Superalimentos

Descubre el saludable aceite de semillas de calabaza (y tres recetas únicas)

El aceite de semilla de calabaza no solo aporta un sabor delicioso en aderezos y ensaladas, sino que también produce un efecto positivo sobre la salud debido a su densidad nutricional.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Las semillas de calabaza son deliciosas y saludables. Lo mismo ocurre con el aceite de semilla de calabaza que se obtiene de ellas. Se caracteriza por su intenso sabor a nuez que lo convierte en una delicatesen en la cocina. Además es rico en antioxidantes como la vitamina E y carotenoides y puede utilizarse, incluso, en la higiene personal.

¿Por qué es saludable el aceite de semilla de calabaza?

El aceite de semilla de calabaza destaca por su contenido en vitamina E, carotenos y, sobre todo, ácidos grasos poliinsaturados esenciales de la familia omega-6 (ácido alfalinoleico).

Para potenciar su efecto saludable, puedes mezclarlo con aceite de oliva y aceite de lino, que aportará su ácido alfalinolénico, precursor de la familia omega-3.

Según los científicos de la Universidad Tecnológica de Graz, ningún otros aceite contiene tantos antioxidantes como el aceite de semilla de calabaza. Los antioxidantes combaten los radicales libres en el cuerpo, que son en parte responsables del desarrollo de ciertas enfermedades.

Artículo relacionado

semillas de calabaza

Las semillas de calabaza mejoran la hiperplasia benigna de próstata

Propiedades del aceite de semillas de calabaza

Ayuda a controlar el colesterol LDL

Las grasas que componen el aceite de semillas de calabaza tienen un efecto positivo sobre el nivel de colesterol LDL. Cuando este es demasiado alto puede favorecer trastornos graves como como los infartos de corazón y cerebro.

En buena parte los efectos beneficiosos son debidos a su riqueza en ácido oleico, el mismo que predomina en el aceite de oliva, que puede reducir el colesterol LDL malo y aumentar el colesterol HDL bueno.

Nutre la piel y el cabello

Debido a sus valiosas propiedades, el aceite no solo es apto para el consumo interno, sino también para su uso sobre la piel y el cabello.

Puedes agregar el aceite a tu champú o masajearlo sobre el cabello sec. De esta manera da brillo al cabello, reduce la caspa y favorece el mantenimiento de la hidratación del cuero cabelludo.

Artículo relacionado

Cómo tostar semillas de calabaza

Cómo secar las pipas de calabaza en casa

Es bueno para la próstata

El aceite de semilla de calabaza ha mostrado resultados prometedores como terapia alternativa para la hipertrofia benigna de próstata (HPB), según un estudio de la Universidad Sangmyung, de Corea del Sur. La HPB es una afección común en la que la próstata se agranda.

También sirve para tratar la vejiga hiperactiva. Para conseguir resultados es suficiente con una cantidad mínima: de 500 a 1.000 mg, que se pueden tomar en forma de perla de aceite.

Comprar y usar aceite de semilla de calabaza

Asegúrate de que el aceite de semilla de calabaza sea de calidad ecológica, para evitar el riesgo de que contenga residuos de pesticidas. Por otra parte, un buen aceite de calabaza es de color oscuro y espeso.

Dado que el aceite de semilla de calabaza solo se puede hacer a partir de un cierto tipo de semillas y se requieren 30 calabazas por litro, es uno de los aceites más caros.

Para que no se pierdan los valiosos principios activos ni se alteren las grasas, el aceite solo debe usarse frío. Es adecuado, por ejemplo, para ensaladas, verduras crudas o pesto.

3 recetas con aceite de semillas de calabaza

Pesto de aceite de semilla de calabaza

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 cucharadas de aceite de semilla de calabaza
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 100 g de semillas de calabaza
  • 1 diente de ajo
  • 1 manojo de albahaca
  • 2 cucharadas de parmesano
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Zumo de medio limón
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra gruesa

Elaboración:

  1. Tuesta las semillas de calabaza en una sartén antiadherente sin añadir aceite.
  2. Lava la albahaca, agítala para secarla y coloca las hojas en la procesadora de alimentos.
  3. Ralla el parmesano en trozos grandes.
  4. Lava el limón con agua caliente, córtalo por la mitad y exprime el jugo.
  5. Pela y pica los ajos.
  6. Agrega al vaso de tu procesadora las semillas de calabaza, el ajo, el aceite de semilla de calabaza, el queso, el aceite de oliva y el zumo de limón y mezcla finamente junto a la albahaca.
  7. Sazona al gusto con sal y pimienta.
  8. Puedes guardarlo en un tarro de cristal con tapa de rosca. El pesto se mantendrá durante 2-3 días.

Aderezo de aceite de semilla de calabaza

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 cucharadas de aceite de semilla de calabaza
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • 1 cucharadita de miel líquida
  • 1 cucharada de crema agria
  • 1 cucharada de yogur griego
  • 1 chalota
  • 2-3 tallos de perejil
  • 1 lima
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra gruesa

Elaboración:

  1. Lava la lima con agua caliente y exprime el zumo.
  2. Pela y pica finamente la chalota.
  3. Lava el perejil, arráncalo del tallo y pica las hojas en trozos pequeños.
  4. Mezcla el aceite de semilla de calabaza y el vinagre de manzana con la crema agria y el yogur hasta que quede homogéneo.
  5. Agrega el zumo de limón y la miel y luego incorpora la chalota y el perejil. Sazona al gusto con sal y pimienta.

Adobo de aceite de semilla de calabaza

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 cucharadas de aceite de semilla de calabaza
  • 1 cucharada de aceite de colza
  • 1 cucharadita de mostaza Dijon
  • 1 naranja ecológica
  • 1 trozo pequeño de jengibre
  • 1 diente de ajo
  • 2 tallos de cilantro
  • 1 cucharada de salsa Worcestershire
  • 1 cucharadita de romero seco
  • 1 cucharadita de tomillo, frotado
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta de cayena

Elaboración:

  1. Lava la naranja, córtala por la mitad, rállala y toma de esta ralladura dos cucharadas, después exprímela. Pela y pica finamente el jengibre el ajo. Lava y pica finamente el cilantro.
  2. Mezcla todos los ingredientes y sazona con sal, pimienta de cayena y las plantas aromáticas. Deja en el adobo el tempeh o el tofu en el frigorífico durante 6-12 horas, según la intensidad de sabor deseada. Y prepara a tu gusto.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?