Alternativas saludables

¿Pedir comida a domicilio es una opción saludable?

Que te traigan la comida a casa es una opción cada vez más habitual pero no puede representar un descenso en la calidad de la alimentación. Te explicamos algunos factores que puedes tener en cuenta para realizar una buena elección.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Pedir comida a domicilio o para comer en la oficina es una opción que cada día tiene más seguidores por todo tipo de razones. Muchas personas dicen que no tienen tiempo para cocinar o simplemente no les gusta hacerlo. También hay que reconocer que es muy cómodo.

Un estudio publicado en el European Journal of Clinical Nutrition ha analizado la calidad nutricional de las comidas entregadas en tres ciudades, una en los Estados Unidos, otra en Australia y la tercera en los Países Bajos, y ha concluido que la mayoría no son saludables.

Aunque existe un gran variedad de platos disponibles para ser entregado a domicilio (1.668 en Chicago, 1.159 en Melbourne y 1.496 en Amsterdam), la mayoría de encargos son hamburguesas y pizzas con un exceso de grasas saturadas y calorías, y deficiencia de micronutrientes esenciales como la vitamina C.

Cómo pedir una comida a domicilio saludable

Si todavía piensas que la comida a domicilio puede ser una buena opción para ti, ten en cuenta las siguientes ideas antes realizar un pedido.

  • ¿El restaurante online proporciona alimentos frescos? Los alimentos más nutritivos son los frescos, no procesados. Los mejores servicios de entrega de comidas proporcionarán alimentos frescos en la comida, como ensaladas y frutas.
  • ¿Hay variedad de alimentos? Si un servicio incluye una cantidad pequeña de ingredientes es muy probable que no llegue a satisfacer tus necesidades nutritivas. Este aspecto es muy importante si vas a recurrir al servicio varios días a la semana. Averigua cuántas comidas diferentes puedes elegir.
  • ¿Incluye abundantes frutas y verduras? Una dieta antiinflamatoria saludable incluye bayas, verduras de hoja verde y frutas y verduras de todo el espectro de colores.
  • ¿Cuánta grasa hay en el menú y de qué tipo es? Comprueba que las grasas no son exclusivamente lácteas (queso, mantequilla) o vegetales de poca calidad (palma, girasol o maíz refinados o parcialmente hidrogenados). La grasa principal debe ser el aceite de oliva virgen extra y debe incluir fuentes de omega-3.
  • ¿Los hidratos de carbono son saludables? Busca restaurantes o servicios de comida a domicilio que incluyan entre sus opciones el arroz integral, las legumbres y otros alimentos con una carga glucémica baja. No son recomendables los productos elaborados con harinas blancas o que incluyan azúcar o jarabes de glucosa-fructosa.
  • ¿Contiene suficiente fibra? El principal defecto de las comidas que se sirven a domicilio es que no aportan la suficiente cantidad de fibra. En cambio, suelen contener hidratos de carbono y proteínas en abundancia. Para asegurarte la fibra, recuerda que en el plato ideal, la mitad del espacio debe estar ocupara por hortalizas. La otra mitad se reparte a partes iguales entre alimentos ricos en hidratos de carbono (pasta, arroz, patata) y proteínas. En general, la cocina orienta y especialmente la tailandesa contienen más verduras que las cocinas norteamericana o italiana.
  • ¿Proporciona la cantidad de calorías adecuada? Para diseñar una buena dieta hay que fijarse en la calidad de los ingredientes, más que coger la calculadora para contar el número de calorías. En cualquier caso, un exceso de calorías tiene consecuencias sobre el peso corporal. Para evitar que el menú contenga demasiadas calorías, evita los lácteos, los panes y pastas blancos y las carnes grasas.
  • ¿Los envases son ecológicos? La comida a domicilio en bolsas y envases de plástico representa una enorme amenaza para el medio ambiente por la cantidad de residuos tóxicos que se generan. Elige solo servicios que entreguen en bolsas compostables, envases de papel o cartón encerado reciclado y reciclable.
  • ¿Es un servicio local? Da preferencia a las pequeñas empresas locales frente a las grandes cadenas multinacionales. Si trabajan con alimentos ecológicos, aún mejor. Es una manera de reforzar la economía en tu entorno y de reducir las emisiones de CO2 que contribuyen al cambio climático.

5 consejos para mejorar el menú a domicilio

Por otra parte, algunos consejos te pueden ayudar a que el pedido sea más saludable:

  • No pidas salsas o pídelas por separado, porque representan un aporte extra e innecesario de grasas y suelen contener una variedad de aditivos.
  • Elige siempre la opción vegetariana, si se encuentra disponible en el servicio de comida a domicilio de tu elección.
  • Completa el menú con una o dos piezas de fruta fresca que siempre puedes tener en casa o en la oficina (también la puedes llevar en el bolso).
  • Si existe la opción de "en bocadillo" o "en plato", esta última siempre es recomendable.
  • Evita las frituras. Aportan un exceso de grasa y es difícil saber con qué aceite se ha realizado y cuántas veces se ha reutilizado.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?