adelgazar sin efecto rebote

Adelgazar con salud

Sobrepeso: 4 causas ocultas que debes abordar

Hay otros factores que favorecen el aumento de peso aparte del consumo excesivo de calorías. Abordarlos es el primer paso para frenar la tendencia y poder tomar medidas efectivas que te ayuden a perder kilos de forma saludable.

Rosa Guerrero

La cifra de personas que padecen hoy en día sobrepeso es el doble de la que se estimó en 1980. La obesidad infantil también se ha disparado a un ritmo del 10% anual. ¿Qué está pasando?

Las causas ocultas del aumento de peso

La exposición a sustancias tóxicas que son inductoras de la obesidad, las frecuentes alteraciones de la flora intestinal o la falta de sueño pueden explicar en parte este aumento, pero también hay otros factores.

1. Demasiados tóxicos

La continua exposición a disruptores endocrinos es un factor de gran importancia, pues pueden ser inductores de la obesidad. Por eso es importante reducir en la medida de los posible nuestra exposición.

Esta clase de disruptores endocrinos se hallan en envases plásticos alimentarios, en carnes y productos lácteos no ecológicos, en detergentes sintéticos, en la contaminación ambiental, en medicamentos, en los cosméticos convencionales, etc.

2. Una flora intestinal que te predispone

Las alteraciones de la microbiota pueden ser otro factor que favorece el exceso de peso. Las personas con sobrepeso presentan carencia de determinas especies antiinflamatorias y proliferación de bacterias patógenas en la flora intestinal.

Este desequilibrio incide en una mayor vulnerabilidad al estrés y alteraciones del estado de ánimo, lo que a su vez promueve comportamientos compensatorios que contribuyen al aumento de peso.

3. Falta de sueño

Un sueño insuficiente o poco reparador produce un aumento del índice de masa corporal (IMC) tanto en adultos como en niños.

4. Un círculo vicioso

El sobrepeso nos hace entrar en un círculo vicioso que nos afecta sin que nos demos cuenta. La grasa alrededor de las vísceras libera un flujo de ácidos grasos en la sangre que hace aumentar los triglicéridos circulantes y desestabiliza los receptores de insulina, una hormona pancreática.

Esto hace que a su vez sea necesaria más cantidad de insulina para que entre la glucosa en las células. La insulina tiene un efecto acelerador de la ganancia de masa grasa.

La acumulación de grasa provoca a su vez una reacción inmunitaria silenciosa, por lo que el sobrepeso se considera una patología de tipo inflamatorio.

Finalmente, el tejido adiposo actúa como un auténtico "ladrón de vitaminas", es decir, como una esponja que absorbe ciertos nutrientes como la vitamina E y los betacarotenos. Esto hace que la persona con sobrepeso presente carencias que merman la salud y a su vez puede hacer que tenga más hambre.

Ayudas eficaces para perder kilos de forma saludable

Tener en cuenta los factores anteriores y abordarlos es el primer paso para empezar a poner remedio al aumento de peso de forma saludable. Conviene, por tanto, reducir nuestra exposición a disruptores endocrinos, cuidar el equilibrio de la flora intestinal, asegurarse suficientes horas de descanso y combatir la inflamación.

Además, hay otras medidas que nos pueden ayudar:

Una dieta vegetal y equilibrada

A igual número de calorías, el consumo de carne, productos lácteos y azúcares refinados estimula una mayor secreción de insulina, principal responsable del almacenamiento de grasas.

En cambio, una alimentación a base de legumbres, cereales integrales, frutos secos, frutas y verduras produce una reducción significativa de peso y del síndrome metabólico.

Asegurarse nutrientes indispensables

El déficit de magnesio, zinc, vitamina C, D y del grupo B reducen la capacidad de producir energía y masa muscular, lo que propicia la acumulación de la grasa.

Conviene asegurarse estos nutrientes a través de la alimentación, pero también puede ser recomendable tomar a un multinutriente que incluya estos minerales y vitaminas para cubrir las carencias. Las dosis recomendadas serían de unos 300-350 mg de magnesio al día, 15 mg de zinc, 1.000 mg de vitamina C y de 400 a 5.000 UI de vitamina D, y los mínimos necesarios de las vitaminas del grupo B.

Tirosina para un primer impulso

Si uno se siente decaído y con falta de motivación, puede tomar 1.000 mg del aminoácido tirosina veinte minutos antes de desayunar durante un tiempo breve, de 15 días a un mes.

Le ayudará a recobrar el optimismo, además de impulsar la salida de las grasas del tejido adiposo.

El ejercicio que no falte

Incorporar el ejercicio a la vida diaria es imprescindible para recuperar una composición corporal adecuada con menos grasa y más masa muscular.

Subir escaleras, caminar media hora, ir a la piscina, hacer bicicleta, bailar… cualquier actividad física que forme parte de su rutina habitual contribuirá a alcanzar su peso ideal.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?