Beneficios de los colores en los alimentos

Anticáncer

6 beneficios de las verduras según su color

Disfrutar de las hortalizas de la huerta tradicional, cocinadas con cariño y sin prisas, nos protege frente al cáncer y las enfermedades crónicas.

Dra. Odile Fernández

La dieta saludable es equilibrada, variada y rica en vegetales.

Más colores en tus platos significa nutrirse con más sustancias beneficiosas. Verduras y hortalizas contienen fitoquímicos, sustancias que protegen frente al cáncer y las enfermedades crónicas.

Los fitoquímicos son los responsables del color, olor y sabor de los vegetales. En nuestro organismo bloquean aquellos mecanismos que producen y propagan las células tumorales.

Los beneficios de los vegetales según sus colores

Las hortalizas y verduras pueden clasificarse según sus colores. A cada uno de ellos se les asocian determinados beneficios para la salud.

1. Blanco, antiinflamatorio

Toma 2 dientes de ajo al día, mejor crudo. Si lo cocinas, antes aplástalo con un cuchillo. También incluye en tu dieta 1 cebolla diaria.

Los compuestos azufrados de ajos y cebollas poseen actividad antiinflamatoria, antibacteriana y antivírica.

Los flavonoides reducen la inflamación y el crecimiento tumoral. Estimulan el sistema inmunitario.

2. Amarillo, antioxidante

Toma el pimiento amarillo crudo, cortado en tiras, 2 veces por semana.

Las calabazas y los calabacines son ideales para elaborar cremas, también 2 veces cada semana.

Los pigmentos amarillos como la luteína son casi siempre carotenoides de acción antioxidante. En general evitan el daño celular en tejidos y mucosas.

3. Naranja, protector del sistema inmunitario

Disfruta de la zanahoria y el boniato 2 veces cada semana. La zanahoria puedes usarla como base en los licuados vegetales.

El betacaroteno anaranjado inhibe el crecimiento de las células cancerígenas y previene el cáncer de pulmón. Actúa como antioxidante y mejora la respuesta del sistema inmunitario.

4. Rojo, anticáncer

El licopeno que da el color rojo al tomate se asocia a la prevención de los cánceres de mama, color rectal, cuello de útero, pulmón y páncreas. Otros alimentos rojizos pueden contener carotenoides similares.

Al cocinarlo aumenta la cantidad y disponibilidad del licopeno, prepáralo en salsa con aceite de oliva.

No dejes de tomar una cucharada de salsa de tomate al día.

5. Verde, estimulante de las defensas

Al menos 3 veces por semana toma crucíferas: brócoli, coles de Bruselas, col verde, kale. Deben cocinarse lo mínimo posible, o mejor, comerlas crudas, escaldadas o al vapor. Los glucosinolatos de las crucíferas pasan al agua, por lo que es importante aprovechar el caldo.

Los glucosinolatos son blancos o amarillentos, pero se hallan en abundancia en alimentos verdes. Limitan la producción de las hormonas relacionadas con el cáncer, el crecimiento de los tumores e inhiben los carcinógenos.

Toma apio, 2 veces por semana. Es ideal en licuados. También en caldos y cremas.

Consume 100 gramos diarios de hojas verdes: espinacas, perejil, acelgas, lechugas, rúcula, canónigos...

La clorofila estimula las defensas del organismo y la flora bacteriana intestinal. Estos alimentos verdes poseen otros antioxidantes potentes como el betacaroteno, el selenio y las vitaminas C y E que previenen el daño celular.

6. Morado, antocianinas beneficiosas

Es aconsejable tomar 2 veces a la semana alimentos morados: lombarda, berenjena, cebolla morada.

Conviene comerlos poco cocinados, pues las antocianinas se disuelven en el agua y se degradan con las temperaturas altas.

Las antocianinas son los pigmentos que les confieren su característico color. Luchan contra la inflamación y la aparición de células precancerígenas. Estos alimentos suelen contener también betacaroteno.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?