Ahorra en la cocina

¡No lo tires! 10 formas curiosas de aprovechar los desperdicios vegetales

Las hojas de las zanahorias o el apio, la parte verde de las cebolletas, el tallo del brócoli... Hay partes de los vegetales que solemos tirar a la basura pero que, en realidad, pueden ser aprovechadas en la cocina. Te contamos 10 formas sorprendentes de dar uso a los restos vegetales.

Muchas veces aprovechamos poco los vegetales, por desconocimiento o por no saber qué hacer con ciertas partes como troncos, hojas o pieles. Lo cierto es que muchas de estas cosas son perfectamente comestibles y podemos aprovecharlas para hacer preparaciones muy interesantes. Vamos a ver algunos ejemplos.

10 formas de aprovechar los restos vegetales

1 / 10
1. El tallo del brócoli

1 / 10

1. El tallo del brócoli

Lo mejor del brócoli es la cabeza con sus “arbolitos”, pero ¿sabías que el tronco también es comestible y tiene un sabor similar pero más suave? Para aprovecharlo lo mejor es pelarlo con un pelador, quitar solo las partes duras y cortarlo en trozos medianos.

  • Consejo: Utilízalo en platos que requieran un rato de cocción, como guisos, potajes, estofados, curris, cremas y sopas, y así nos aseguramos de que quede bien cocido. La parte más gruesa puede resultar fibrosa, así que si quieres puedes cortar un poquito y descartarlo.
Fotografía: Gtres/Stockfood
2. Las hojas de la zanahoria

2 / 10

2. Las hojas de la zanahoria

Muchas veces venden las zanahorias con hojas y todo, y es que también son comestibles. Como verás son bastante parecidas a las hojas de algunas aromáticas. Saben parecidas al perejil, pero un poco más amargas.

  • Consejo: Cuando compres zanahorias con hojas, córtalas y guarda por un lado las zanahorias y por otro las hojas, como si fuesen verduras frescas. Utiliza pequeñas cantidades en sopas y caldos o hazte un pesto de hojas de zanahoria utilizando las hojas en lugar (o junto con) albahaca. Si te gustan crudas, échatelas en ensaladas, batidos y smoothies.
Fotografía: Gtres/Stockfood
3. Las partes verdes de puerros, ajetes, cebolletas...

3 / 10

3. Las partes verdes de puerros, ajetes, cebolletas...

En muchos mercados y verdulerías te quitan la parte verde porque lo que solemos usar es la blanca, pero lo cierto es que la parte verde es super sabrosa y no sabe tan fuerte.

  • Consejo: Requieren menos tiempo de cocción y se pueden añadir al final de nuestras preparaciones como guisos, salteados, sopas, cremas... o utilizarlas crudas, picándolas finitas, en ensaladas. Dan un toque muy fresco y un sabor suave muy agradable.

Artículo relacionado

Iniciativas uggly food

8 iniciativas que aprovechan las frutas y verduras feas

Fotografía: Gtres/Stockfood
4. Las hojas del apio

4 / 10

4. Las hojas del apio

Al igual que otras verduras, las hojas del apio son comestibles. De hecho se pueden utilizar como hierba estupendamente. Saben parecido al perejil pero más anisado, así que quedan genial en todo tipo de platos, desde sopas hasta ensaladas, y sirven para decorar platos antes de servirlos.

  • Consejo: Prueba a picar unas hojas de apio y añadirlas a tus estofados de lentejas justo antes de servirlas. Son sabores que se complementan perfectamente.
Fotografía: Gtres/Stockfood
5. Las pipas de la calabaza

5 / 10

5. Las pipas de la calabaza

Las pipas de calabaza que venden han salido de algún sitio, ¿verdad? Pues salen de calabazas como las que compramos normalmente.

  • Consejo: Cuando vacíes una calabaza pon las pipas en un colador, lávalas bien, déjalas secar en papel de cocina y tuéstalas al horno. ¡Ya tienes tus propias pipas de calabaza!
Fotografía: Gtres/Stockfood
6. Las pieles de los cítricos

6 / 10

6. Las pieles de los cítricos

En la cocina española (y en particular en los dulces) la piel de naranja y limón se utiliza mucho para dar sabor, y es que las pieles de cítricos como naranjas, limones y mandarinas son super aromáticas, están llenas de aceites aromáticos que impregnan todo con su sabor.

Como normalmente se utiliza poca cantidad, quizá no caigamos en ello y todas las pieles vayan a la basura, pero cuando veas que te ha salido una naranja (o un limón) con la piel super aromática, guarda las peladuras en un bote bien cerrado (en la nevera 3-4 días, en el congelador meses).

  • Consejo: Las puedes utilizar cuando te apetezca para aromatizar bebidas, dulces, salteados, etc. Si necesitas rallarlas, como es más complicado con la piel sola, lo que puedes hacer es quitar todo lo que puedas de la parte blanca interior y el resto pasarlo por la picadora.
Fotografía: Gtres/Stockfood
7. Las hojas de la coliflor

7 / 10

7. Las hojas de la coliflor

La coliflor suele venir con unas cuantas hojas frescas que quitamos para acceder bien a toda la hortaliza. Sin embrago, estas hojas saben a col y se pueden utilizar exactamente igual que las coles o repollo:

  • Consejo: Puedes picarlas y hacer un coleslaw, puedes saltearlas, cocerlas, añadirlas a guisos, etc.

Artículo relacionado

Apio en maceta

7 formas de aprovechar el apio en tus comidas

Fotografía: Gtres/Stockfood
8. Las hojas de nabos, rábanos y rabanitos

8 / 10

8. Las hojas de nabos, rábanos y rabanitos

Las hojas de estas verduras son más gruesas (y algunas son un poco aterciopeladas), pero son comestibles también. Si son hojas duras, blanquéalas 1 minuto en agua hirviendo antes de saltearlas o añadirlas a tus preparaciones. Puedes comerlas crudas en ensaladas también.

  • Consejo: Ten en cuenta que algunas, como las de los rabanitos, pueden picar un poco. Las hojas de los nabos es lo que llamamos “grelos” o “nabiza”, una verdura muy apreciada sobre todo en Galicia. Tienen un sabor parecido a las espinacas y las acelgas, pero más dulzón, así que lo puedes usar igual que estas verduras.
Fotografía: Gtres/Stockfood
9. Las hojas del hinojo

9 / 10

9. Las hojas del hinojo

Cuando compras un hinojo entero suele venir con un ramillete de tallos con hojas muy pequeñitas, que es lo que llamaríamos hinojo especia (también están las semillas de hinojo como especia). Esta melena de hojas sabe anisada y es genial para hacer encurtidos y ensaladas (y en general todo a lo que quieras dar un toque anisado).

  • Consejo: Guárdalo en la nevera, junto con el hinojo, y úsalo siempre que quieras dar un toque de sabor. Si no das abasto usándolo, siempre puedes desecarlo y guardarlo en botecitos.
Fotografía: Gtres/Stockfood
10. Las hojas de la remolacha

10 / 10

10. Las hojas de la remolacha

Cuando compremos remolachas con hojas tendremos además sus hojas como verdura. Son muy parecidas a las acelgas rojas, con una penca más dura y unas hojas tiernas, y en general un color vibrante.

  • Consejo: En muchos mix de ensaladas vienen brotes de remolacha (unas hojitas verdes con tallos rosas), que son exactamente estas hojas pero cuando la planta estaba empezando a crecer. Úsalas en ensaladas, salteados, guisos, potajes y todo lo que quieras, se usan igual que unas acelgas frescas.
Fotografía: Gtres/Stockfood

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?