Plantas en casa

Reconoce y trata las deficiencias nutricionales de tus plantas

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Ante una planta que muestra síntomas de que algo le sucede solemos quedarnos bastante perplejos sin saber qué hacer. A veces las causas son déficits concretos que podemos solventar en casa.

Si las plantas de tu balcón o jardín no crecen de forma óptima, enferman con frecuencia o apenas producen flores o frutos, la falta de nutrientes puede ser la causa. Recurrir a los fertilizantes no siempre es la mejor idea, pues si hay una deficiencia en un nutriente concreto, añadir de todo puede provocar excesos perjudiciales.

Cómo reconocer las deficiencias de nutrientes en las plantas

Los tres nutrientes más importantes que necesitan las plantas son nitrógeno, potasio y fósforo. Otros nutrientes principales son el magnesio, el calcio y el azufre. Si hay una deficiencia o un exceso de uno o más de estos nutrientes, las consecuencias será visibles en las plantas.

Hojas amarillas avejentadas y poco crecimiento

Si las plantas muestran hojas pálidas o amarillas y un crecimiento deficiente a pesar de tener suficiente luz y agua, puede haber una deficiencia de nitrógeno. El nitrógeno asegura que la planta crezca vigorosamente.

Para remediar una deficiencia de nitrógeno, ayuda emplear fertilizantes orgánicos ricos en nitrógeno, como recortes de césped fresco, purín de ortigas o compost. Aplicar estas soluciones producen además efectos secundarios beneficiosos: una capa de mantillo alrededor de las plantas protege el suelo de la desecación y suprime naturalmente las malas hierbas no deseadas.

Artículo relacionado

Café

Ahorra dinero reutilizando los restos del café de 13 maneras diferentes

Crecimiento rápido, brotes retorcidos

El crecimiento rápido con hojas de color verde oscuro de gran tamaño y brotes largos y delgados que se pliegan rápidamente es una indicación de un posible exceso de suministro de nitrógeno. La planta forma células grandes con paredes celulares demasiado delgadas, lo que también las hace más susceptibles a las enfermedades.

Si la planta está sobreabastecida de nitrógeno, es aconsejable no fertilizar hasta que la planta se haya recuperado. En este caso también es mejor eliminar el fertilizante aplicado en la superficie, como compost o recortes de césped fresco. Las plantas generalmente se recuperan de este exceso a corto plazo sin ninguna acción adicional, ya que usan más nitrógeno a medida que crecen y reducen el la cantidad extra.

Un exceso de nitrógeno también puede provocar una falta de fósforo o calcio, ya que las plantas tienden a preferir el nitrógeno a otros nutrientes.

Hojas marchitas a pesar de tener suficiente agua

Las plantas que desarrollan hojas flácidas y marchitas, cogollos deformados y se vuelven susceptibles a enfermedades y plagas, a pesar de un suministro regular de agua, pueden tener una deficiencia de potasio. Una carencia de potasio también tiene un efecto negativo sobre el sabor y el contenido vitamínico de la fruta.

El potasio es crucial para el suministro de agua de la planta, promueve la resistencia a las heladas y a las plagas de insectos.

La ceniza de madera o la harina de roca son adecuadas como fertilizantes para contrarrestar esta deficiencia.

Márgenes de las hojas marchitas, crecimiento deficiente

Cuando los bordes de las hojas de una planta se vuelven marrones y mueren, la causa puede ser un exceso severo de potasio. En casos extremos, demasiado potasio también causa quemaduras en las raíces, lo que conduce a un crecimiento deficiente. Sin embargo, un exceso de potasio es bastante raro. Las plantas suelen hacer frente a un exceso moderado de nutrientes sin daños permanentes.

Falta de flores o frutos

Si una planta apenas produce flores y frutos y desarrolla hojas de color verde muy oscuro o azulado con un envés rojizo o marrón, probablemente sufre de falta de fósforo.

El fósforo interviene en los procesos metabólicos de las plantas, favorece la formación de raíces, flores, frutos y semillas. El fósforo también fortalece a las plantas contra las enfermedades. La ceniza de madera y la harina de roca se pueden utilizar para remediar una deficiencia de fósforo.

Artículo relacionado

Planta con tierra

Por qué es importante comprar tierra para plantas "sin turba"

Retraso en el crecimiento

Los trastornos generales del crecimiento de la planta, que no pueden atribuirse a ninguna de las causas antes mencionadas, podrían deberse a un exceso de suministro de fósforo. Demasiado fósforo significa que algunos oligoelementos no se absorben adecuadamente. Sin embargo, un exceso de fósforo es muy raro, ya que las plantas solo absorben fósforo como fosfato disuelto en agua.

Hojas enrolladas, frutos con manchas

Si las frutas del árbol están "moteadas", es decir, presentan manchas marrones hundidas en la piel y en la pulpa, la causa puede ser una deficiencia de calcio. Otros signos son hojas rizadas con bordes marrones y hojas jóvenes amarillentas.

Es raro que haya muy poco calcio en el suelo, pero un suelo demasiado ácido puede dificultar la absorción del nutriente. Esto se puede remediar aumentando el valor del pH. Por ejemplo, es adecuado un fertilizante líquido rico en cal elaborado con cáscaras de huevo.

Crecimiento débil, hojas de color verde pálido

Las plantas que tienden a crecer débilmente con hojas de color verde opaco pueden verse afectadas por un exceso de calcio. Un exceso de calcio no suele causar daños graves a las plantas, pero puede provocar una deficiencia de magnesio y potasio.

Hojas amarillentas con venas verdes

Si una planta muestra hojas amarillentas con venas de hojas verdes, la deficiencia de magnesio puede ser la causa. Las coníferas también sufren a menudo de una deficiencia de magnesio, que se nota en las puntas de las agujas inicialmente de color amarillo claro y luego de color marrón.

Una fertilización con sal de Epsom, que también asegura el suministro de azufre, puede ser el remedio. La sal de Epsom se coloca en el suelo o, disuelta en agua, se rocía directamente sobre las hojas o agujas.

Un exceso de suministro de magnesio es muy raro, pero puede provocar una deficiencia de calcio con síntomas similares. Es aconsejable tratar la deficiencia de calcio principalmente dando cal.

Hojas jóvenes de color amarillo claro

Si las hojas jóvenes de la planta están descoloridas y amarillentas, la falta de azufre es una posible causa. Sin embargo, una cantidad insuficiente de azufre es bastante inusual. Puede remediarse empleando compost o agregando sal de Epsom.

Artículo relacionado

Empieza tu huerto urbano

11 frutas y hortalizas ideales para tu balcón o terraza

Abonos orgánicos para un suministro uniforme

Si deseas proporcionar a tus plantas todos los nutrientes que necesitan, independientemente de una deficiencia, lo mejor es utilizar un fertilizante orgánico como el compost, cuyos componentes se descomponen por la acción de los microorganismos. De esta manera, los nutrientes que contiene el compost llegan al suelo de manera uniforme durante un período de tiempo más largo.

Por el contrario, los fertilizantes inorgánicos o sintéticos convencionales están disponibles inmediatamente para las plantas, pero se asimilan o eliminan con la misma rapidez. En el caso de una deficiencia, generalmente brindan una ayuda rápida, pero no son la mejor solución a largo plazo y tienden a desequelibrar la composición del suelo.

La sobredosis de fertilizante inorgánico puede provocar la quema y muerte de raíces finas y, por lo tanto, daños graves a la planta. Algunos de estos fertilizantes también son tóxicos para animales como perros o gatos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?