"La felicidad está en los pequeños pasos que damos cada día para llegar a ella"

El escritor Ferran Cases acaba de publicar el libro "En la cumbre de la felicidad" (Grijalbo), una novela con un mensaje de fondo: que podemos vivir más serenos aprendiendo a gozar de las pequeñas cosas.

ferran cases

Con tres libros anteriores sobre la ansiedad, Ferran Cases acaba de publicar su primera novela, En la cumbre de la felicidad (Grijalbo). Es un cambio para vivir con serenidad y reconectar con tu propósito vital, una historia que inspira y que te acompaña a conocerte mejor, a conocer cómo funciona la ansiedad, qué ocurre en el cerebro y en el cuerpo cuando sus síntomas aparecen, y qué recursos ayudan a volver a la calma.

–¿Qué te ha llevado a escribir esta novela?
–Justo esto, que sea una novela. Me apetecía mucho inventar una historia donde todo el mundo pueda sentirse reflejado. Al final creo que contar cuentos es una manera de aprendizaje que tenemos desde hace siglos y que siempre a funcionado muy bien.

Desde las historias de los hermanos Grimm hasta cuentos como los de Quim Monzó, pasando por otros más cercanos a mi género como Robin Sharma o Eduardo Galeano, han calado hondo en mi vida como lector y espero poder hacerlo yo con esta bonita historia a muchos otros.

–Con unas estadísticas que indican que 2 de cada 5 personas sufren de ansiedad y que España encabeza el consumo mundial de benzodiacepinas, ¿cuéntanos cómo te han ayudado las muchas herramientas que das en esta novela para hacer frente a la ansiedad?
–Todas aquellas herramientas de las que hablo, no solo en esta novela que nos ocupa, si no en todos mis libros, me sacaron de unas parálisis corporales por ansiedad. Y con los años rodeado de psicólogos, neurocientíficos y filósofos, me he dado cuenta de que tenemos más que demostrado que funcionan.

La idea es crear hábitos con ellas y así poder crear nuevas conexiones neuronales que nos generen unos niveles óptimos de oxitocina, dopamina, serotonina y endorfinas, 4 hormonas que sabemos que nos llevan directos a un estado de felicidad.

–¿Con cuál de ellas recomendarías empezar?
–La más importante, desde mi punto de vista, es la respiración del bostezo. Porque todas las otras ya sean la meditación, el yoga el chi kung… beben de aquí.

La idea es respirar imitando un bostezo. Una inspiración corta y una exhalación larga, y sacar el aire como si tirases vaho a un cristal. Parece magia cuando la practicas un par de semanas cada día.

–Este libro es mucho más que una novela que habla de ansiedad... ¿Si tuvieras que quedarte con uno de los mensajes que das en el libro, ¿cuál sería?
–Valora lo que ya has conseguido y ves directo hacia aquello que quieres. Paso a paso y trabajando duro, los sueños hay que sudarlos, puedes conseguir lo que te propongas siempre que tengas una pizca de realismo.

Al final yo con mis casi 40 años puedo proponerme mañana ser campeón olímpico de salto de pértiga, pero no es nada realista y me esforzaré mucho por algo que en un 99,9% no va a llegar.

Pero muchas veces no nos a atrevemos a soñar ni en trabajar de otra cosa, cambiar de pareja, de ciudad hasta de médico… Y eso son objetivos que, si sientes que te van a hacer más feliz, puedes ir a por ellos, aunque tienen un precio, por supuesto.

ESCUELA CUERPOMENTE

¿Te gustaría vivir sin ansiedad? Consíguelo con el “Curso de Mindfulness: reduce el estrés y la ansiedad en 8 semanas”

–Sin hacer spoiler, Salva, el coprotagonista de la novela, más allá de sus episodios de ansiedad, podría representar una forma de vida muy extendida actualmente. ¿Podríamos decir que se vive de una forma que lleva a vivir con ansiedad?
–La sociedad actual, la tecnología, las prisas, el FOMO… son el día a día de nuestra sociedad y no ayudan, sin duda. La cuestión no es eliminar estas cosas si no aprender el punto de equilibrio perfecto para poder disfrutarlas y que no te provoquen sensación de ansiedad.

Tenemos que aprender a parar, y a conectar con nosotros, a escucharnos, ya decía Marco Aurelio que “En ninguna parte puede hallar el ser humano un retiro tan apacible y tranquilo como en la intimidad de su alma”.

Nos falta aplicar algo de la filosofía clásica, para hallar una manera de vivir en serenidad. En la novela he puesto mucho de lo que yo he aprendido de los clásicos para que el que lo lea lo pueda aplicar en el siglo XXI.

–En el libro, el personaje Salva dice que la ansiedad le ha ayudado a conocerse mejor, a ganar autoestima, a tener menos miedo... ¿Qué herramientas de conocimiento personal propones?
–Da igual la herramienta, la que cada uno considere que mejor le funciona. La cuestión es que para encontrarla tendrás que buscar, y eso es lo que aporta Salva en esta historia, alguien que ha buscado durante años y ha entendido que somos como una jarra “Brita”, esas que filtran el agua ¿sabes?

Nos entra mucha información por arriba y tenemos que filtrarla para que nos pueda funcionar. A mi, como te decía, los clásicos me encantan, pero a lo mejor hay gente que entra mejor con filosofía oriental, o que en gurú de YouTube de turno, da igual mientras funcione.

–También hablas de los hábitos, de pequeños cambios que son motor de cambio hacia una vida más plena... Cuéntanos...
–Los hábitos son muy muy importantes decía Ghandi “Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino”.

Aquello que haces cada día tu cerebro lo incorpora como un método válido de supervivencia y así no te cuesta aplicarlo. De esta manera podemos convertir aquello que nos cuesta mucho hacer, como ir al gimnasio, en algo que nos agrada y que el cuerpo nos pide. La clave es llegar a ese punto. Dicen los últimos estudios en neurociencia que son más o menos 66 días, un precio pequeño por todo lo que nos aportan.

Lo bonito del formato novela es cómo el personaje se cuenta las claves para mantener la calma y alejar la ansiedad, por ejemplo, cuando escribe: "la respiración es el idioma que puede utilizarse para hablar con el cerebro"... explicado así, ¿crees que va a calar más hondo el mensaje?

Deseo que sí, que la historia personal de estos personajes ayude a muchos lectores a poder entender el mensaje y empezar a aplicarlo a sus vidas. Al final la novela pretende ser un bonito espejo donde muchos se puedan reflejar y inspirarse para iniciar un camino personal de autoconocimiento y superación personal.

–Hay una frase que dices en tu libro y que divulgan psicólogos y psiquiatras: "el 90% de las cosas que nos preocupan jamás sucederán"... Ahí está la clave. Para una persona que sufre ansiedad, ¿cómo puede integrar que esos miedos, que en realidad, es muy improbable que se cumplan...?
–Mirándolos a la cara, y yendo a por ellos. Desgraciadamente no hay otra, no existe la varita mágica contra el miedo, todos sufrimos miedo y ya está bien, es un mecanismo de supervivencia que nos ha hecho llegar hasta aquí. Y el miedo a cosas que no van a suceder estará siempre. El secreto es entrar en un modo de “nada es tan importante”. Me explico. Si aprendemos a relativizar y entender que todo aquello que nos sucede no es para nada transcendental, este miedo se debilita y nosotros nos empezamos a ver fuertes y poderosos. Hay que vivir un poco más pasando de todo, hablando mal.

–Detrás de esta historia, hay muchas historias.Hablas de amor, de amistad, de superación, de encontrar el propósito de vida... Clasificas a las personas que llegan a nuestra vida en 5 tipos y das 5 claves para alcanzar la felicidad. ¿Qué te gustaría destacar para el lector de esta entrevista de todo esto que encontrarán en tu novela?
–Que al final es un puzzle de muchas piezas, y la gracia está en ir encajándolas poco a poco. Estos días me preguntan mucho sobre estas 5 personas que llegan a nuestra vida, en el libro Salva comparte las suyas, pero cada uno debe tener las suyas, que pueden ser distintas a las de Salva o a las mías. Y con la felicidad pasa lo mismo, hay algunas que son comunes como la aceptación o el amor incondicional, de las que se ha hablado mucho a lo largo de la historia, pero cada uno tiene que encontrar las suyas, como decíamos al inicio lo importante es la búsqueda no la cumbre.

–¿Qué aporta este nuevo libro?
–Pienso que es muy complejo aportar algo nuevo. Hace más de 2000 años ya estaba todo dicho. Al menos así lo veo yo. Las grandes películas de Marvel beben de La Odisea, y las mejores sitcoms posiblemente de Dante. Con el crecimiento personal sucede igual, ya está todo dicho… mi reto es contarlo de una manera asequible para todos y que no se quede en el mundo de las ideas, que sea fácil de aplicar en la época que nos ha tocado vivir.

–¿Qué mensaje quieres hacer llegar a tus lectores?
–Que la vida es corta, aunque ahora la tecnología nos prometa la “inmortalidad en unos años”. Por el momento lo que sabemos es que estamos aquí de paso. ¿mejor disfrutarlo no? Aprender a gozar de las pequeñas cosas que tiene la vida y no hacer de todo una montaña. La idea no es llegar a la cumbre de la felicidad, si no, entender que la cumbre no existe, la felicidad está en los pequeños pasos que das cada día para llegar a ella.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?