La OMS define "salud" como un estado de bienestar físico, psíquico y social, pero ¿quién alcanza ese estado?

Alguna vez alguien en algún orgasmo o en el estado de iluminación, pero ciñéndonos a esta definición el resto del tiempo el resto de gente está enferma. Solo hay que clasificar la enfermedad de manera que entre en el seguro social y jubilarse cobrando una paga por inútil total o parcial.

Sin embargo, el concepto de salud puede ser muy amplio o estrecho según la persona, su cultura, sus posibilidades o sus seguros sociales. Es algo relativo, como la sensación de bienestar.

Estar bien o no estar bien en cuestión de salud

Hay quien está bien pese a padecer una enfermedad grave y por supuesto mortal (se muere aun estando "sano") y hay quien vive sin bienestar aunque no le haya sido diagnosticada ninguna enfermedad.

La salud es un estado de adaptación, una capacidad de sobrevivir a los avatares de la vida hasta que llega la muerte, es un equilibrio para sobrevivir. Incluso la enfermedad solo sería una reacción en busca de ese equilibrio.

El cuerpo siempre tiende a la supervivencia el mayor tiempo posible y en las mejores condiciones posibles.

Hay un concepto de salud "de seguridad social", de gente enferma de verdad a la que pase lo que pase no le dan la baja ni para su entierro, aunque también están los que se hacen los enfermos para no trabajar un día sin otro con mil excusas. Y muchas veces se confunden ambos términos.

Tener salud: qué es la salutogénesis y la patogénesis

Hoy en día se empieza a utilizar el término de "salutogénesis", que significa lo contrario de "patogénesis".

La salutogénesis es un diagnóstico de salud según el cual hay distintos tipos de salud, al igual que hay distintos tipos de enfermedad.

El diagnóstico global de salud depende de la herencia, de nuestra buena relación con el medio ambiente y con los demás, de nuestro grado de satisfacción con la vida, de nuestra capacidad para adaptarnos al mundo externo e interno, de nuestra capacidad para la espiritualidad.

Y sí que hay tipos de salud. Incluso muchas de las patologías que hemos definido como enfermedades en realidad serían lo contrario: una reacción saludable de adaptación con la finalidad de recuperar y mantener la salud.

La salud depende del entorno, del comportamiento, de la cultura y de las condiciones mentales para aceptar la vida.

Y con todas estas definiciones, solo hay una que te define como alguien que está sano: la percepción que tú tienes sobre ti mismo.

Hábitos de vida para estar bien y gozar de salud

La opción de una vida larga se fragua en cada instante, disponiéndose a vivir, como dice el proverbio árabe, "como si fuera el último día y como si se fuera a vivir mil años".

Querer vivir muchos años y con salud es una aspiración normal. Sistemas médicos como la Medicina Tradicional China o el Ayurveda se basan en ella. Sabemos que no podemos ser inmortales, pero sí que hay quienes logran vivir sanos más de cien años.

En genética se ha observado que la longevidad está relacionada con la longitud de los telómeros, la parte distal de los cromosomas. Estos, con cada división celular, se van acortando y llega un momento en que ya no se dividen o lo hacen mal, lo que puede producir tumores u otras enfermedades.

La epigenética estudia las situaciones externas que influyen en el alargamiento de los telómeros.

Los estudios sobre personas longevas apuntan que lo importante no es solo la herencia genética sino, sobre todo, el estilo de vida.

Hay personas que por su estilo de vida podrían ser "viejas" a los 35 años, mientras que hay otras que viven de forma plena y productiva pasados los cien. Muchas personas no definen su edad en función de sus años sino de lo que son capaces de hacer.

Para envejecer sabiendo adaptarse a los cambios y con buena salud, ayuda seguir unas reglas básicas:

  • Llevar una dieta vegetariana y justa en comida, casi hipocalórica y alternando días de ayuno.
  • Hacer ejercicio habitual y variado, sin competiciones ni grandes esfuerzos.
  • Practicar la meditación, la atención plena y el autoconocimiento.
  • Respetar a los demás y llevar una buena convivencia con quienes nos rodean.
  • Y también, alegrarse de la vida y con la vida.

LECTURA RECOMENDADA

Comer poco, vivir más y mejor

Una opción de vida

Una vida larga y feliz es el resultado de la opción personal en asuntos como la alimentación, el ejercicio y la manera de afrontar las adversidades.

Recuerdo el final de la novela de Zorba, El griego de Kazantzakis. El vital Zorba, a punto de morir dice: "Muchas cosas hice en mi vida; sin embargo, no han sido bastantes. Hombres como yo deberían vivir mil años". Luego se levanta y asomado a la ventana, prendido del marco, contempla a lo lejos las montañas, abre desmesuradamente los ojos, lanza una carcajada y relincha como un potro. Una vida plena hasta el último aliento, un instante de vida, una chispa de eternidad en el tiempo infinito del universo.

Lasalud en la vejez se mide más por la capacidad de hacer cosas y ser autónomo que por las enfermedades. Si se es social e intelectualmente activo, uno puede considerarse sano aun cuando tenga una enfermedad crónica.

Dr. Pablo Saz, médico naturista y presidente la Asociación Europea de Medicina Naturista Clásica.

Para estar sano necesitamos de la autocompetencia, de la autoestima, de la autorregulación, de saber balancear un orden de vida. Hemos de situarnos en el mundo, ver la importancia de nuestro cuerpo, tener un sentido y unos valores en la vida, saber dónde están los amigos y el lugar que uno ocupa.