Evitar el efecto rebote

5 claves naturales para curar el eccema sin corticoides

El uso continuado de cremas con corticoides en el tratamiento de dermatitis o eccemas puede acabar agravando los síntomas. La medicina natural propone otras soluciones.

Pablo Saz
Dr. Pablo Saz

Médico naturista. Investigador en la Universidad de Zaragoza

Mayra Paterson
Mayra Paterson

Periodista y traductora especializada en salud, bienestar y alimentación natural

Las cremas con corticoides que se prescriben en el tratamiento del eccema o dermatitis no solo no los curan, sino que podrían agravar el problema o incluso provocarlo a medio y largo plazo.

De hecho, uno de cada ocho afectados podrían dejar de sufrir el eccema si dejaran de utilizar la crema, según un estudio publicado en la revista Drug, health and patient safety por un equipo de investigadores japoneses.

Se trataría de personas afectadas de lo que se conoce como "síndrome de abstinencia a los esteroides tópicos". La teoría es que, con el tiempo, la piel se vuelve "adicta" a los corticoesteroides tópicos. En el momento en que se deja de utilizar la crema con corticoides empleada para tratar el eccema, se dispara una reacción que empeora el problema, lo que lleva a volver a utilizarla.

Efectos secundarios de los corticoides en la piel atópica

Para entender por qué ocurre esto, hay que comprender primero cómo actúan las cremas con corticoides utilizadas contra el eccema.

Los corticoesteroides tópicos impiden a las células de la piel liberar las sustancias inflamatorias que se suelen producir ante una reacción alérgica o una irritación. Se pretende así evitar el enrojecimiento y la inflamación y, a corto plazo, resultan efectivas y pueden mejorar el eccema o la dermatitis. Pero para ello comprimen los capilares sanguíneos que irrigan la piel.

Se cree que el uso continuado de las cremas con corticoides durante años puede llegar a obstruir esos capilares y causar un enrojecimiento que se confunde con el eccema, pero que es, en realidad, un problema vascular.

Un efecto secundario conocido como eritrodermia o síndrome del hombre rojo que a menudo se confunde con un rebrote de la dermatitis por haberse interrumpido la medicación.

Artículo relacionado

Los autores del estudio señalan que la similitud de las lesiones de la piel con las de la dermatitis o el eccema inicial hace que esta confusión sea habitual entre los dermatólogos, entre los que hay resistencia a aceptar y diagnosticar este síndrome. De hecho, muchos ponen en duda que exista tal síndrome.

Algo que puede ayudar a diferenciarlos es que, en general, la dermatitis atópica afecta sobre todo al cuello, las rodillas y los codos, mientras que en la adicción a los corticoesteroides tópicos se extiende a otras zonas del cuerpo (salvo las palmas de las manos y las suelas de los pies).

¿Hay que dejar los corticoesteroides?

Dejar los corticoesteroides podría a la larga devolver a la piel su aspecto normal en muchos casos, o en el peor de ellos, al de una piel con dermatitis atópica, pero sin el agravamiento generado por las cremas.

Ahora bien, el hecho de que la retirada de las cremas provoque inicialmente una exacerbación de síntomas disuade a muchos de intentarlo. De hecho ese "efecto rebote" puede durar desde varios días a varios meses: a una primera fase de exudación le sigue otra de picor, sequedad y descamación que puede resultar desesperante, sobre todo cuando el único tratamiento que se ofrece es retomar el uso de las cremas con corticoesteroides.

Artículo relacionado

Tratar el eccema de forma natural

Frente al uso de corticoesteroides, la medicina natural recomienda métodos menos agresivos de tratar el eccema. El tratamiento natural incluye especialmente:

1. Cambios en la alimentación

Evitar los productos lácteos y aumentar las raciones de alimentos antiinflamatorios: lino, cúrcuma, jengibre, setas…

2. Reducción del estrés

Los brotes de dermatitis se asocian al estrés. Por ello se recomienda aprender técnicas de relajación y meditación y practicarlas a diario.

3. Avena y manzanilla

Si se han estado utilizando corticoesteroides, al dejar la medicación conviene realizar un ayuno de 3 a 7 días y aplicar compresas de cocimiento de avena y manzanillas frescas sobre la zona afectada, para calmar y combatir la inflamación.

Artículo relacionado

4. Cremas naturales

Las cremas a base de aloe vera o caléndula hidratan y suavizan la piel. Elige un producto con una certificación natural o ecológica.

5. Suplementos que ayudan

La suplementación con ácido gamma-linolénico es eficaz en muchos casos. La homeopatía y la medicina china también pueden ayudar.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?