Con plantas medicinales

5 remedios naturales para cuando empieza el otoño

Conoce los remedios naturales con plantas medicinales más eficaces para prevenir y aliviar los trastornos y enfermedades más comunes de esta época.

Annalisa Porru
Annalisa Porru

Comunicadora y experta en fitoterapia

Hay plantas medicinales que resultan especialmente útiles en otoño como remedios naturales para aliviar y prevenir algunas de las enfermedades más comunes de este periodo del año.

El cambio de temperaturas y de hábitos en otoño puede producir algunos desajustes en el organismo que, a la vez, pueden inducir algunos achaques típicos de esta estación.

Hablamos de los cambios de temperaturas, que empiezan a bajar después del verano, pero también de los cambios en las horas de luz, y de cambios en la dieta y en los hábitos del día a día que pueden afectar directa o indirectamente a nuestra salud.

Entre las dolencias más frecuentes en otoño hay algunas que suelen aparecer o acentuarse en esta estación:

  1. Resfriados
  2. Digestiones pesadas
  3. Problemas de piel y alergia a los ácaros
  4. Dolores articulares
  5. Astenia otoñal

Toma nota de las plantas medicinales que no deben faltar en tu botiquín natural para prevenir y aliviar estas y otras dolencias muy comunes en los meses otoñales.

1 / 5
remedios-naturales-otono-yemas-pino

1 / 5

Yemas de pino para gripes y resfriados

El pino es un árbol originario de Europa occidental que se adapta a diferentes hábitats. Podemos encontrar diferentes especies de pino que crecen a nivel del mar o en alta montaña (Pinus pinasterPinus nigraPinus sylvestris, etc.). La mayoría se aprovecha por sus hojas, yemas y corteza, ricas en sustancias medicinales.

En los meses de otoño pueden resultar especialmente útiles las yemas de pino para cuidar el sistema respiratorio aliviando dolencias frecuentes que aparecen con la bajada de temperaturas.

Propiedades de las yemas de pino: Los aceites esenciales y la trementina, una sustancia resinosa de color amarillo muy aromática, otorgan a las yemas de pino propiedades mucolíticas y expectorantes.

Para qué sirven: Son un remedio natural coadyuvante en el alivio de catarros y constipado del tracto respiratorio alto.

Cómo se utilizan: En los herbolarios y tiendas de dietética encontrarás extractos y otros productos a base de yemas de pino (jarabes, comprimidos o grageas) para calmar la tos y aliviar síntomas de faringitis, bronquitis y gripe.

No obstante, si dispones de esta planta y quieres preparar un remedio natural para aliviar síntomas leves, puedes aplicar compresas empapadas en decocción de yemas de pino. Se obtiene hirviendo un puñado de yemas de pino en 2 litros de agua durante 30 minutos. Apagado el fuego, tapas y dejas reposar 15 minutos antes de colar. Antes de empapar un paño limpio o una gasa en la decocción, asegúrate de que haya alcanzado una temperatura ideal para prevenir quemaduras y aplica sobre el pecho durante unos 15 minutos. Repite hasta 2 veces al día.

Precauciones: evitar la exposición al sol después de aplicaciones tópicas. Puede aumentar la intensidad del broncoespasmo, por lo que se desaconseja el uso en niños menores de 6 años.

Foto: Unsplash
remedios-naturales-otono-hinojo

2 / 5

Hinojo para mejorar la digestión

Desde luego, podemos aprovechar los principios activos digestivos del hinojo durante todo el año, pero con la llegada del otoño y durante el invierno esta hierba medicinal se convierte en un fantástico aliado, indispensable en tu botiquín natural. ¿Por qué?

En primer lugar, porque los frutos del hinojo (Foeniculum vulgare) se cosechan en esta estación, y en esta época podrás disfrutar el aroma intenso de la cosecha reciente. Además, la misma planta también tiene efecto expectorante y con un solo remedio natural cuidas tu sistema digestivo y aparato respiratorio.

Propiedades del hinojo: El fruto del hinojo, rico en aceites esenciales, tiene acción carminativa, espasmolítica, antiséptica y expectorante.

Para qué sirve: Alivia los síntomas típicos de las digestiones pesadas (distensión abdominal, gases, espasmos leves); actúa como expectorante en caso de tos en resfriados estacionales.

Cómo se usa: Se toma en infusión preparada con una cucharadita de té de frutos de hinojo por taza de agua. Se pueden tomar hasta tres tazas al día.

Precauciones: En los niños las dosis se calculan según el peso y la edad. Utilizar con precaución durante el embarazo y la lactancia.

Foto: Unsplash
remedios-naturales-otono-escaramujo

3 / 5

Rosal silvestre o escaramujo para el cansancio y la apatía

El rosal silvestre es una planta arbustiva que crece espontánea, florece en primavera y en la época de otoño-invierno nos ofrece sus frutos. En realidad, se trata de unos pseudofrutos, que también reciben el nombre de escaramujo o cinorrodón. Estos pequeños frutos de color rojo intenso y carnosos concentran sustancias nutritivas y medicinales que podemos aprovechar para cuidar nuestra salud y prevenir ciertos trastornos típicos del otoño.

Propiedades del escaramujo: destaca por su contenido en vitamina C, antioxidantes y vitaminas (B1 y E). El conjunto de sustancias otorga al escaramujo acción antioxidante, antiinflamatoria y gastroprotectora.

Para qué sirve: En la prevención de gripes y resfriados y atenuar los síntomas de la astenia otoñal.

Cómo se usa: En decocción con 30 g de escaramujos por litro de agua, se hierve 2 minutos. Se toman hasta 3 tazas al día. Como alternativa, puedes tomar el polvo del fruto del rosal silvestre.

Precauciones: Si utilizas la droga pulverizada u otros preparados a base de escaramujo, sigue las dosis indicadas por el fabricante.

Con los cambios de estación, nuestro organismo debe acostumbrarse a nuevas temperaturas, horarios, hábitos, alimentos y, a veces, la adaptación puede perjudicar nuestro equilibrio psicofísico y facilitar la aparición de padecimientos comunes de este período. La selección de plantas medicinales para el otoño que te hemos presentado en este post es ideal para prevenir y aliviar los síntomas de las enfermedades más comunes del otoño y coadyuvar en el tratamiento de dolencias que se acentúan en este período.

Foto: Unsplash
remedios-naturales-otono-nogal

4 / 5

Nogal para problemas de piel

El nogal (Juglans regia L.) es un árbol muy renombrado por sus frutos, las nueces, ricas en nutrientes y por su madera robusta, pero también sus hojas se pueden aprovechar. De hecho, en las hojas de nogal se concentran altos porcentajes de taninos y otros compuestos que resultan muy útiles para atenuar afecciones leves de la piel de forma natural. Las hojas se recogen frescas y se secan para ser aprovechadas durante el año hasta la siguiente cosecha.

Propiedades del nogal: Contiene sobre todo taninos, compuestos aromáticos y flavonoides que producen una acción antiinflamatoria, cicatrizante y antiséptica.

Para qué sirve: Tener esta planta en nuestro botiquín natural en otoño puede ser útil para aliviar las irritaciones de la piel como las dermatitis y otras reacciones cutáneas leves provocadas por los ácaros. La hoja de nogal también ayuda a reducir la sudoración excesiva de manos y pies.

Cómo se usa: Se prepara una infusión para uso tópico con 20 g de hojas desecadas de nogal por litro de agua. Esta infusión, que es solo para uso tópico, se puede aprovechar en forma de baños o compresas sobre las zonas de la piel afectadas.

Precauciones: Por su alto contenido en taninos, potencialmente irritante de la mucosa gástrica, se desaconseja tomar la infusión de hoja de nogal por vía interna.

Foto: Unsplash
remedios-naturales-otono-ortiga

5 / 5

Ortiga para proteger las articulaciones

Bien conocida por el potente sistema de defensa en sus hojas y tallos, que produce un fuerte picor cuando se rozan, la ortiga (Urtica dioica) también posee interesantes efectos medicinales. De esta planta herbácea se aprovecha todo, desde las raíces hasta las sumidades floridas. Sin embargo, para la temporada de otoño te sugerimos tener hojas de ortiga en la despensa si sueles sufrir de problemas articulares.

Propiedades de la ortiga: La hoja fresca de esta planta es rica en clorofila, antioxidantes y sales minerales como hierro, calcio y magnesio. Tiene acción antiinflamatoria y antioxidante.

Para qué sirve: Favorece la atenuación del dolor articular relacionado con artritis, artrosis u otras afecciones reumáticas.

Cómo se usa: Hay extractos y preparados a base de hoja de ortiga que se pueden adquirir en herbolarios y farmacias. Con las hojas desecadas se prepara una infusión (2 g de hojas por taza de agua) y se toma hasta tres veces al día.

Precauciones: Es recomendada en caso de molestias leves. Las personas con insuficiencia cardíaca o renal deben consultar con un médico antes de tomar esta droga.

Foto: Unsplash

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?