Ahorran tiempo y compliaciones

8 trucos de cocina curiosos que te facilitarán la vida

Los buenos cocineros tienen algunos buenos secretos, atajos culinarios, para conseguir los mejores platos. Te revelamos 8 trucos de cocina curiosos que te van a facilitar la vida.

A la hora de cocinar nos pueden asaltar muchas dudas tanto sobre los ingredientes como sobre los procesos. Por eso hoy te doy unos cuantos tips para la cocina del día a día. Son trucos de cocina muy curiosos que te van a resultar muy útiles. Con ellos ahorrarás tiempo al cocinar y conseguirás mejores cocciones. ¡Una vez los conozcas, no podrás dejar de ponerlos en práctica!

1. Cómo sustituir el alcohol en las recetas

Este truco de cocina puede salvarte más de una vez. En muchas recetas verás que te piden vino blanco, vino tinto o cerveza. Con la cocción se evapora la mayoría del alcohol, y al ser cantidades pequeñas lo que añadimos, el plato resultante no contendrá prácticamente nada de alcohol. Pero si no tienes o no quieres usarlo, solo tienes que fijarte en qué tipo de bebida te están pidiendo para sustituirlo. Por ejemplo

  • Vino blanco: se puede cambiar por vinagre de manzana o arroz con agua a partes iguales
  • Vino tinto: puedes utilizar vinagre de vino tinto y agua
  • Cerveza: todas las recetas funcionan añadiendo una cerveza sin alcohol o 0,0
  • Brandy y licores similares: puedes añadir en su lugar una cucharadita de azúcar moreno disuelto en un poquito de agua.

2. Cocinar al dente: tiempos perfectos

Al dente quiere decir que el alimento está cocido en su punto, sin deshacerse pero sin estar duro. Aunque el término es muy popular con la pasta, también se utiliza con las verduras. Pero, ¿cómo conseguir exactamente ese punto? Atención al truco:

  • En el caso de la pasta, debemos mirar las instrucciones del paquete. Si solo indica un tiempo (por ejemplo: listo en 8 minutos), probaremos la pasta un minuto antes. Si indica un rango de tiempos (por ejemplo: listo en 7-9 minutos), sacaremos la pasta en el tiempo más corto indicado.
  • Tanto la pasta como las verduras al dente tienen muy buena textura, sabor y color gracias a que no nos hemos pasado cociéndolas. Ante la duda, prueba siempre una pieza, y si se puede comer perfectamente (no tiene partes duras), es que ya está lista, no es necesario seguir cocinándolo más.

3. Truco para asar verduras sin usar papel de hornear

Si utilizas papel de hornear para asar las verduras al final de la cocción te pierdes el jugo de las verduras, que son ideales para dar sabor a cualquier preparación. Toma nota de este truco de cocina para que no te vuelva a ocurrir:

  • Cuando vayas a asar verduras utiliza recipientes de pyrex (los de cristal resistente). Así evitas poner papel de hornear y a la vez puedes recoger los jugos de las verduras.

4. Cómo cocinar con verduras de lata

Las alcachofas en conserva vienen ya peladas, cortadas y cocidas, envasadas en agua de cocción con algún ácido para conservarlas (como vinagre o limón). Sin embargo, a la hora de utilizarlas, se nos queda ese sabor en las alcachofas. Para evitarlo:

  • Escurre las alcachofas.
  • Lávalas con cuidado bajo el grifo.
  • Escúrrelas bien otra vez.

Este mismo método sirve para judías verdes y otras verduras cocidas en conserva listas para usar.

5. Preparar pan rallado casero

El pan rallado nos sirve para hacer albóndigas, hamburguesas, empanados, o para poner un topping crujiente en platos al horno o gratinados. Para hacerlo en casa:

  • Deja secar el pan que te sobre, hasta que esté duro y después rállalo.
  • Guárdalo en un bote hermético para que no coja humedad.
  • No es necesario que sea siempre el mismo pan, puedes mezclar todos los trocitos de pan que te sobren (integrales, con semillas, de centeno, de maíz, etc).

6. Legumbres remojadas siempre a punto

Cuando vayas a hacer legumbres, deja en remojo todo el paquete, no solo lo que vayas a usar. Pasado el tiempo de remojo (8 horas normalmente), escúrrelo, coge la parte que vayas a usar y el resto congélalo. La próxima vez que vayas a hacer legumbres ya las tienes remojadas y puedes ponerlas directamente, congeladas, en la olla para cocerlas.

7. La mejor forma de congelar verduras

La mejor forma de congelar verduras y que tengan buena textura es someterlas a un blanqueado. El blanqueado es un método que consiste en cocinar parcialmente los ingredientes en agua hirviendo, y después cortar rápidamente la cocción sacándolos a un bol con agua muy fría (y hielos si tenemos). Estos consejos culinarios te servirán para conseguir un blanqueado perfecto:

  • Cuando se trata de coliflor, brócoli o romanesco, deshazlos en floretes y lávalos antes de blanquear.
  • Todas las verduras y hortalizas tardarán 1-4 minutos en estar blanqueadas, según el tamaño que tengan.
  • Recuerda siempre escurrirlas muy bien antes de meterlas recipientes de congelación y escribe la fecha en la que las guardas para que no se te olvide usarlas en los próximos 3 meses.

8. Caldos más sabrosos

Si quieres que tus caldos caseros tengan un sabor más rico, añade verduras asadas. En especial chirivías, apionabo, apio, puerro, cebolla, zanahoria o hinojo. Con añadir dos o tres trozos (uno de cada) al caldo es suficiente para tener un caldo de sabor y color profundos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?