De toda la vida

Tortilla de patatas vegana: la receta perfecta 4 en pasos

La tortilla de patatas es uno de nuestros platos favoritos, ¿verdad? Igual nos gusta para una comida o cena como para un pincho, un picoteo o un bocadillo. Pero ¿qué pasa cuando te haces vegano?

Si eres vegano/a también puedes hacer una tortilla de patatas. Hay alternativas. Por suerte, entre los miles de ingredientes vegetales que tenemos a nuestra disposición hay unos cuantos que nos permiten hacer tortillas de patata sin huevo, completamente vegetales. Con gluten, sin gluten, con o sin soja, las posibilidades son numerosas.

Primer paso: La mezcla para sustituir el huevo

La mezcla de ingredientes más popular para hacer la parte líquida que sustituye al huevo es la de harina de garbanzo con agua y vinagre o limón. La harina de garbanzos es un ingrediente muy usado en la cocina hindú en rebozados, empanados y tortitas.

No cuaja exactamente como el huevo pero sirve para sustituirlo en las tortillas. El vinagre se añade para quitar el sabor a legumbre seca que queda tras cocinarlo. Además, sustituye al huevo en su función nutricional, ya que es una buena fuente de proteínas de calidad, además aportar fibra y vitaminas.

Para mejorar la textura y que sea más elástica, más parecida a la del huevo, se puede usar almidón de maíz (maicena), de tapioca o de patata. Con una pequeña cantidad ayudas a que tu tortilla de patatas vegana quede tierna, esponjosa y no reseca, arenosa o quebradiza.

Hay algunos sustitutos comerciales del huevo que también nos pueden servir, aunque son bastante más caros y el resultado es igual o muy parecido. Aún así podemos mezclar un poco de estos productos con la harina de garbanzo para mejorar la textura y el sabor.

Artículo relacionado

Como cocinar sin huevos

Cómo sustituir el huevo en la cocina

Paso dos: cómo imitar el sabor a huevo

La sal kala namak es una curiosa sal que contiene compuestos sulfurados que hacen que huela y sepa a huevo cocido. Es de color morado oscuro y se puede encontrar ya en muchas tiendas. Lo malo es que con el calor desaparece su característico sabor, así que es mejor añadirla por encima de la tortilla en el momento de servir.

Paso tres: ¿qué hacemos con el resto de ingredientes?

Las patatas y la cebolla (si la usas) se hacen exactamente igual. Puedes añadir a estas medio calabacín pelado y cortado en lonchitas para hacer tu tortilla más jugosa, especialmente si te gustan las tortillas no demasiado hechas por dentro.

Artículo relacionado

alternativas huevo

5 motivos para cocinar sin huevo (y cómo sustituirlo)

Receta: tortilla de patatas vegana

Ingredientes

  • 500 g de patatas
  • ½ cebolla
  • ½ calabacín
  • Aceite de girasol alto oleico o de oliva para freír

Para la mezcla que sustituye al huevo

  • 75 g de harina de garbanzos
  • 25 g de almidón de maíz (maicena) o de tapioca
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • 250 ml de agua
  • ½ cucharadita de sal

Artículo relacionado

como cocinar patatas

Cómo preparar las patatas según su tipo (y que te queden perfectas)

Preparación

  1. Primero pela las patatas, cebolla y calabacín y córtalo todo en rodajitas.
  2. Calienta en una sartén grande abundante aceite y fríe las patatas con la cebolla y el calabacín a fuego medio-bajo para favorecer que queden tiernas más que crujientes. Remuévelo de vez en cuando. Tardarán unos 25 minutos.
  3. Para la mezcla líquida, pon todos los ingredientes en un bol para batir o en la batidora y bátelo todo junto. Debe tener la consistencia de una bechamel líquida. Si es necesario añade más agua.
  4. Cuando las patatas estén hechas sácalas a un colador o escurridor para quitar el máximo posible de aceite y pásalas a la mezcla líquida. Remuévelo muy bien para mezclar.
  5. En una sartén grande pon un poco de aceite de oliva, lo justo para crear una pátina fina en el fondo, a fuego medio-alto y vierte toda la mezcla.
  6. Deja que se cueza a fuego lento, tapada, unos 10 minutos, y dale la vuelta con un plato grande o un girador de tortillas (es como un plato grande con un agarrador para evitar que se nos caiga).
  7. Hazla otros 8-10 minutos por el otro lado, hasta que quede cuajada y doradita. Apaga el fuego y deja que repose unos minutos antes de sacar y servir.
  8. Sírvela como lo harías con cualquier tortilla de patatas normal y corriente, pero con un salero con sal kala namak para quien quiera un extra de sabor a huevo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?