Proteger los dientes

Cómo tratar el bruxismo de forma natural

Dra. Ana Delgado

Apretar y chirriar los dientes de forma inconsciente, ya sea de día o de noche, puede deberse a diferentes causas. Con ejercicios y homeopatía se previene el desgaste y otros problemas.

El bruxismo es el hábito de apretar y chirriar los dientes de una forma inconsciente, ya sea de día o de noche. Durante el sueño hay varias fases, y en la que se denomina REM (rapid eyes movement) es en la que dormimos más profundamente y en la que más se pueden apretar los dientes.

Existen varias causas de bruxismo: descarga de tensiones emocionales, apretar los dientes cuando estamos concentrados... cada una de ellas lleva al desgaste de los dientes, a dolores de la articulación que une la mandíbula con el cráneo, migrañas, acúfenos...

Estas molestias pueden desaparecer progresivamente con las férulas de descarga, tratamientos de osteopatía, fisioterapia y homeopatía. Las férulas son aparatos a medida que se colocan sobre los dientes superiores o los inferiores.

Lo ideal es que se haga sobre los dientes inferiores, ya que la mandíbula es el hueso que se mueve y, a nivel osteopático, es más equilibrado. Las férulas se fabrican con metilmetacrilato, material termoformable que no contiene bisfenol-A ni disruptores endocrinos.

Artículo relacionado

mandibula

6 causas de los problemas de mandíbula

Prevenir el bruxismo

En el bruxismo es muy importante la prevención. Se aconseja mantener durante el día una postura de reposo, no tener los dientes en contacto entre ellos, colocar la lengua en el paladar, los labios cerrados y respirar por la nariz.

También conviene prescindir de excitantes y cenas copiosas. Evita las almohadas demasiado altas, ya que producen una contracción de los músculos masticadores.

Otra medida eficaz es dormir boca abajo, aunque eso puede perjudicar a la espalda, y antes de acostarse, practicar técnicas de relajación muscular.

También son útiles los ejercicios de Rocabado. Se trata de seis posturas que se practican 6 veces al día para liberar tensiones y mejorar el dolor:

  1. Poner la lengua en el paladar detrás de los dientes y respirar profundamente 6 veces.
  2. Sin mover la lengua del paladar, abrir y cerrar la boca 6 veces.
  3. Mantener la lengua en el paladar y, con dos dedos en la barbilla, abrir la boca. Con los dedos se debe hacer un poco de resistencia. Repetir 6 veces.
  4. Bajar la cabeza y moverla hacia atrás, como si se estuviese asintiendo. repetir el movimiento 6 veces.
  5. Retraer la barbilla 6 veces.
  6. Levantar y bajar los hombros. Repetir 6 veces, de forma pausada.

El tratamiento homeopático también puede ser efectivo en determinados casos:

  • Nux vomica 15 CH. Si hay estrés, por distintas causas. Tomar 3 gránulos, por la mañana y la noche.
  • Rhus toxicodendrum 9 CH. Si hay ruidos al abrir y cerrar la boca. 3 gránulos, por la mañana y por la noche.
  • Cuprum metallic 7 CH o Belladonna 5 CH. En caso de limitación de la apertura bucal. 3 gránulos, 3 veces al día.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?