Consumo responsable

Black Friday: 4 razones por las que no deberías participar

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Desde hace unas semanas en todas partes se ven ofertas y descuentos para el "Black Friday". Es difícil no dejarse tentar, pero antes de dar rienda suelta a la euforia consumista vale la pena detenerse y pensar. En la mayoría de casos las supuestas ofertas no son tan jugosas como nos hacen creer.

El 27 de noviembre es el Black Friday, así que ya tenemos, un año más, la batalla de los descuentos. El comercio genera miles de millones en ventas y muchos consumidores están contentos con las supuestas gangas que consiguen. Sin embargo existen algunos argumentos de peso en contra del Black Friday.

El Black Friday se inventó en Estados Unidos y tiene lugar después del Día de Acción de Gracias, cuando tradicionalmente comienzan allí las rebajas navideñas. El lunes siguiente es el Cyber ​​Monday, el inicio de las rebajas navideñas en las tiendas online. Durante los dos días, las tiendas y los minoristas del comercio online atraen con ofertas especiales y descuentos, y los clientes se lanzan de cabeza.

Por qué el Black Friday no es tan bueno en 4 razones

Estos días de compras también son cada vez más populares aquí. La cuestión es que casi nadie se hace una pregunta esencial antes de comprar: ¿lo necesito? Te damos cinco razones por las que no deberías participar en el Black Friday:

1. Las supuestas gangas no siempre lo son

"La mejor oferta del año", "70 por ciento de descuento"... Durante el Black Friday los minoristas atraen con descuentos y gangas que parecen increíbles. Sin embargo, no todas las ofertas son reales si las comparamos con los precios de meses anteriores.

En muchos comercios los precios suben unas semanas antes del Black Friday para luego presentar el supuestos descuento. Esta es la conclusión a la que han llegado dos medios de comunicación alemanes después de exhaustivas investigaciones.

El portal de comparación Netzsieger observó los precios de televisores, smartphones, neveras y lavadoras de Amazon, MediaMarkt y otros grandes comercializadores durante un mes y encontró fuertes fluctuaciones de precios. Sólo en uno de los ocho dispositivos examinados el precio bajó continuamente. El precio de algunos dispositivos aumentó hasta 70 euros poco antes del Black Friday.

Artículo relacionado

consumo-eco-responsable

11 opciones para un consumo eco-responsable

Un análisis del canal ZDF llegó a un resultado similar: el equipo del programa siguió los precios de 3.068 productos desde dos meses antes del Black Friday del años 2017 hasta cuatro meses después. El resultado fue muy concluyente: el precio se mantuvo igual para la mayoría de los productos.

Sin embargo, uno tiene la impresión de ahorrar dinero en el Black Friday. Una de las estrategemas de los comerciantes es presentar como "precio original" el Precio de Venta al Público sugerido por el fabricante, pero la realidad es que los minoristas casi siempre ofrecen precios sensiblemente más bajos, debido a la competencia.

2. El Black Friday promueve el ciclo consumista

El Black Friday tiene un único objetivo: estimular el consumo y vaciar los almacenes de los minoristas.

El día de las compras, millones de personas en todo el mundo compran cosas que a menudo no necesitan, simplemente porque parecen muy “baratas”. Las industrias de la electrónica y la cosmética, que no son bienes de primera necesidad, son las que más se benefician al generar miles de millones en ventas adicionales en un día.

Es una estrategia contra la sostenibilidad de cualquier economía y a favor de la cultura de usar y tirar. De esta manera contribuye a las emisiones de CO2, que provocan el cambio climático, y de todo tipo de sustancias contaminantes.

Conscientes de esta realidad, las organizaciones ECODES, WWF y Ecoserveis promocionan en España el Green Friday para que los ciudadanos aprendan a consumir de forma que satisfagan sus necesidades respetando el medioambiente.

Artículo relacionado

cooperativas-ecologicas

Consumo sin intermediarios: iniciativas que ofrecen un precio más justo

3. Black Friday nos lleva a una trampa mental

Muchos usan el Black Friday para comprar algo "con descuento" que han querido durante mucho tiempo. Es posible que encuentre ese descuento, pues a veces los comercios utilizan este día para bajar el precio y dar salida a productos que van a ser sustituidos por nuevos modelos. Pero los comercios también saben que el cliente va a "aprovechar" para comparar algo más.

Los neurocientíficos han podido demostrar que la simple visión del signo de porcentaje de descuento en una etiqueta nos abre los ojos como platos y activa el sistema de recompensa en el cerebro. El placer de comprar barato busca repetirse insaciablemente.

También hay otro problema, estos días de descuento son un arma de doble filo. Generan más ventas. Pero estas campañas también refuerzan la cultura del descuento. Esto hace que sea cada vez más difícil vender productos a precios normales. ¿Cómo se puede bajar el precio de un producto de calidad que produce beneficios moderados?

4. El consumo no te hace feliz

Incluso si una (supuesta) oferta del Black Friday te puede crear inicialmente una sensación de euforia, después el consumo por el consumo no te hace feliz.

Según un estudio de Greenpeace, las compras desencadenan emociones negativas después de la euforia inicial. Tras las compras, a menudo se experimentan sentimientos de culpa o un vacío interior, que muchos combaten con más consumo.

Artículo relacionado

Consumo sostenible dentro del presupuesto

5 claves para un consumo sostenible sin salirse de presupuesto

"En Greenpeace estamos en contra del Black Friday, en contra del consumismo masivo y compulsivo que, de alguna manera, nos obligan a hacer. Y este año, igual que el año pasado, te llamamos a boicotearlo", escribe Celia Ojeda en su blog en la web de Greenpeace.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?