Zumos y batidos ricos en vitaminas

¡Refréscate con salud! 13 bebidas naturales llenas de sabor

Existen muchas bebidas naturales y refrescantes que se pueden preparar en casa. Aportan al organismo vitaminas, minerales y fitonutrientes fáciles de asimilar.

Mercedes Blasco
Mercedes Blasco

Máster en Nutrición y Salud. Dietista y cocinera.

Existen muchos refrescos que en los meses calurosos sacian la sed y aportan nutrientes valiosos para el organismo.

Las propuestas de este artículo son en su mayoría sencillas recetas de elaboración casera que admiten muchas combinaciones, como licuados de frutas, solas o combinadas con hortalizas.

La clave del éxito radica en la calidad de las materias primas. Lo ideal es elegir ingredientes de temporada recogidos en su punto de sazón, sanos, variados, nutritivos y de cultivo ecológico.

Artículo relacionado

JARABE-DE-ARCE

9 sustitutos del azúcar blanco más sanos y nutritivos

13 bebidas naturales para hidratarse y cuidarse en verano

1 / 13
lassi

1 / 13

Lassi

Ingredientes

  • 2 yogures naturales veganos
  • 200 ml de agua fría
  • 1 mango o 1 melocotón
  • 1 plátano
  • una pizca de jengibre, canela, cardamomo o nuez moscada pétalos de rosa.

Preparación

  1. Coloca el yogur junto con las frutas en la batidora y añade el agua para hacerlo menos denso.
  2. Vierte en vasos y espolvorea con las especias bien molidas.
  3. Deja enfriar antes de servir y decóralo con los pétalos de rosa.

Facilita la digestión de los alimentos, por lo que en la India se suele servir entre un plato y otro, o al final de las comidas, como postre.

Es muy adecuado especialmente para la gente de constitución calurosa (Pitta, según la medicina ayurvédica) ya que tiende a refrescar el organismo.

Fotografía: Gtres/Stockfood
sangria-sin-alcohol

2 / 13

Sangría sin alcohol

Ingredientes

  • 1 litro de mosto de uva negra
  • 400 g de piña
  • 2 pomelos
  • 4 naranjas
  • 1 melocotón
  • 1 manzana
  • 1 pera
  • 2 plátanos
  • 2 limones
  • 1 rama de canela
  • 6 clavos de olor
  • cubitos de hielo

Preparación

  1. Calienta los clavos de olor con el zumo de un limón y déjalo reposar tapado.
  2. Licua la piña, exprime los pomelos y tres naranjas. Los zumos resultantes agrégalos al mosto.
  3. Corta el melocotón, la pera, la manzana y los plátanos en taquitos, así como un limón y la naranja sobrante en rodajas e incorpora también, junto con la rama de canela.
  4. Deja enfriar un par de horas y añade el zumo de limón de las especias, bien colado, y los cubitos de hielo. Ya puedes servirlo.

La sangría tiene gran tradición alegrando celebraciones estivales. Si se prepara con zumos frescos, sin alcohol, se convierte en una divertida forma de aprovechar el festival de frutas de esta época apta para todas las edades.

No solo sacia la sed y transmite de alegres sabores, sino que constituye una notable fuente de vitaminas, minerales y micronutrientes.

kefir-ciruela

3 / 13

Kéfir de agua y frutas

Ingredientes

  • 3 cucharadas de nódulos de kéfir de agua (imprescindible)
  • 3 cucharadas de azúcar integral de caña
  • medio limón de cultivo biológico
  • 1 higo seco o ciruela pasa curados sin aditivos
  • 1 litro de agua mineral

Preparación

  1. Introduce todos los ingredientes en un bote de vidrio, dejando un espacio de 3 cm hasta el borde. Tapa herméticamente y déjalo 2 días a temperatura ambiente. Los azúcares de las frutas dan vida a los nódulos.
  2. Pasados los dos días, cuélalo, retira el higo o la pasa y exprime el medio limón para añadirlo al líquido.
  3. El líquido se puede tomar al momento o dejar refrescar en la nevera. Los nódulos se reservan para una nueva preparación.

Este kéfir es un refresco levemente gasificado que contiene microorganismos que refuerzan la flora intestinal y el sistema inmunitario del organismo.

Otras propuestas interesantes para prepararlo son:

  • Sin azúcar ni limón, sino exclusivamente a base de 6 higos secos o 6 ciruelas pasas.
  • Sustituyendo el limón por una naranja u otra fruta.
  • Elaborarlo con zumos de frutas en lugar de agua. Con mosto de uva es ideal.

Artículo relacionado

Kéfir de agua

Kéfir de agua: ¿qué es y cómo utilizarlo en la cocina vegana?

Fotografía: Gtres/Stockfood
horchata

4 / 13

Horchata de chufa

Ingredientes

  • 250 g de chufas
  • 1 litro de agua bien fría
  • 4 cucharadas de sirope de ágave
  • canela en rama

Preparación

  1. Lava bien las chufas y ponlas en remojo durante 12 horas, en la nevera. Después vuelve a lavarlas y escurre bien.
  2. Tritúralas con una parte del litro de agua hasta que estén muy molidas. Agrega una rama de canela y déjalo así durante unas 3 horas.
  3. Pásala por un tamiz o un colador de tela, apretándola bien para extraer todo el jugo de las chufas.
  4. Añade el resto del agua, endulza con el sirope de ágave, bate con energía y métela en la nevera para servir bien fría. También se puede preparar con una máquina especial para elaborar bebidas vegetales.

Resulta muy beneficiosa para la salud por ser altamente energética y por facilitar la digestión gracias a sus enzimas.

Además, es rica en minerales, entre ellos el fósforo, el magnesio, el potasio, el calcio y el hierro, así como en vitaminas antioxidantes C y E. No conviene endulzarla demasiado.

Fotografía: Gtres/Stockfood
Mango

5 / 13

Zumo tropical de mango y papaya

Ingredientes

  • 150 ml de jugo de papaya
  • 70 ml de jugo de lima
  • medio mango mediano, pelado, deshuesado y troceado
  • 1 cucharada de miel
  • hielo picado

Preparación

  1. Pon los ingredientes en la batidora con un poco de hielo picado y bate hasta conseguir una consistencia como de nieve a punto de derretirse.
  2. Sirve el resultado en un vaso grande, helado si lo deseas.

El mayor tesoro nutritivo del mango son sus vitaminas –en particular, las tres antioxidantes, A, C y E–, algunos minerales, enzimas digestivas y variadas sustancias de efecto antioxidante y protector.

Este zumo es óptimo para recuperarse tras un esfuerzo físico o preparar la piel para el sol. Por su abundancia en fibra, ejerce también un ligero efecto laxante.

La papaya es igualmente espléndida en vitaminas antioxidantes y aporta abundante ácido fólico y potasio.

Sin embargo, su principal virtud reside en la papaína, una enzima que solo ella posee y que ayuda a descomponer las proteínas, lo que la convierte en una gran ayuda digestiva.

Foto: Pixabay
bebida-de-arroz-y-manzana

6 / 13

Bebida de arroz y manzana

Ingredientes

  • 2 cucharadas de arroz blanco
  • 1 litro de agua
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 cucharada de aceite de girasol prensado en frío
  • 2 cucharadas de concentrado de manzana
  • 2 manzanas

Preparación

  1. Deja el arroz en remojo durante una hora, luego escurre y ponlo a hervir en medio litro de agua fría junto con la vaina de vainilla, el concentrado de manzana y el aceite de girasol. Déjalo cocer 35 minutos, hasta que los granos comiencen a deshacerse.
  2. Retira la vainilla, bate en la batidora a velocidad máxima e incorpora el resto del agua. Déjalo enfriar y cuélalo.
  3. Licua las dos manzanas y añade su zumo a la bebida de arroz.

Esta bebida tan agradable y digestiva resulta muy apropiada para combatir los cólicos intestinales de la época estival.

Es muy ligera y tiene interesantes propiedades como hipotensora, depurativa y reductora del ácido úrico de la sangre.

Artículo relacionado

La leche vegetal más completa

De soja, arroz, almendras o coco: ¿qué leche es más completa?

Fotografía: Gtres/Stockfood
smoothie-de-bayas

7 / 13

Smoothie de bayas de verano

Ingredientes

  • 150 g de moras o arándanos
  • 100 g de frambuesas o grosellas
  • 600 ml de bebida de soja o de avena con sabor a vainilla
  • 2 cucharadas de sirope de arce

Preparación

  1. Reserva 50 g de bayas variadas para adornar y bate el resto junto con la bebida de soja o avena hasta obtener una mezcla espesa. Si lo deseas puedes endulzarlo con sirope de arce.
  2. Vierte el smoothie en los vasos y decora con las bayas reservadas.

Este cremoso batido de fruta ofrece gran cantidad de antioxidantes, como las antocianinas que dan un color azulado a moras y arándanos, así como betacarotenos y vitamina C en el caso de frambuesas y grosellas.

Además, estas frutas actúan de manera muy eficaz en la prevención de dolencias degenerativas, y facilitan procesos depurativos, especialmente del sistema urinario. En particular, los arándanos ayudan a prevenir y combatir las infecciones urinarias.

Fotografía: Gtres/Stockfood
bebida-de-cebada-al-limon

8 / 13

Hordiate (bebida de cebada) al limón

Ingredientes

  • 1 limón de cultivo ecológico
  • 50 g de cebada perlada
  • 1,5 litros de agua hirviendo
  • 50 g de melaza de cebada
  • hielo picado

Preparación

  1. Lava y seca bien el limón. Con un cuchillo bien afilado, sácale la corteza.
  2. Corta el limón en juliana (bien fina) y colócalo junto a la cebada en un recipiente. Añade el agua hirviendo, endulza, remueve bien, cúbrelo y déjalo en reposo durante toda la noche.
  3. Al día siguiente cuela y vierte la bebida en vasos con hielo. Decora el vaso con tiras finas de corteza de limón.

Esta bebida es muy refrescante y tiene una raíz tradicional.

La cebada es el cereal que más sacia la sed. Desde la prehistoria se ha usado para elaborar malta y cerveza. Resulta muy diurética y limpiadora, ideal para estados febriles.

Por su parte, la corteza de limón en infusión caliente ayuda a entonar el estómago y a evitar los gases.

Fotografía: Gtres/Stockfood
zumo-tomate-albahaca

9 / 13

Zumo de tomate a la albahaca

Ingredientes

  • 2 tallos de apio bien tiernos
  • 8 tomates maduros
  • 2 manzanas
  • 2 ramitas de albahaca
  • 2 cucharadas de zumo de lima o limón
  • cubitos de hielo

Preparación

  1. Quita la punta a los tallos de apio y córtalos en trozos.
  2. Limpia bien los tomates y las manzanas, y trocéalos. Licua con el apio e incorpora el zumo de lima.
  3. Pica bien finas las hojas de albahaca. Sirve la mezcla en vasos con las hojas de albahaca y los cubitos de hielo, para tomar recién hecho.

Este zumo resulta aperitivo, energético y remineralizante.

El tomate es rico en antioxidantes: uno grande (200 g) cubre el 80% de las necesidades diarias de vitamina C, el 27% de la A y el 13% de la E, además de aportar licopeno, un pigmento carotenoide que ayuda a proteger del cáncer de colon.

Por su parte el apio es un buen depurativo y muy conveniente para regular la presión sanguínea. La albahaca aporta aroma y vitalidad.

Artículo relacionado

Albahaca sagrada tulsi

6 propiedades demostradas de la albahaca sagrada

Fotografía: Gtres/Stockfood
te-cardamomo-menta

10 / 13

Té con cardamomo y menta

Ingredientes

  • 5 vainas de cardamomo verde
  • 4 pizcas de semillas de comino
  • 12 ramitas de menta o hierbabuena
  • 4 bolsitas de té verde
  • 4 cucharaditas de miel
  • 1 litro de agua hirviendo

Preparación

  1. Pica en un mortero el cardamomo y el comino. Agrega la menta y machaca un poco para que suelte el aroma.
  2. Échalo todo en una tetera, junto con las bolsitas de té verde. Añade el litro de agua hirviendo y deja reposar 5 minutos en infusión.
  3. Cuélalo antes de servir y endulza con miel. Decora las bebidas con hojitas de menta.

A pesar de servirse en caliente, el té a la menta o con cardamomo, típico de los países árabes, brinda una sensación muy refrescante.

El aroma de la hierbabuena eleva el nivel energético y ayuda a afrontar las tareas diarias. Además, resulta ideal como remedio casero frente a afecciones pulmonares y dificultades en la respiración.

Fotografía: Gtres/Stockfood
ponche-manzana-jengibre

11 / 13

Ponche de manzanas con jengibre

Ingredientes

  • 1 limón
  • 50 g de pasas de Corinto
  • 1 cucharada de miel
  • 1 naranja
  • 6 manzanas
  • 1 rodaja de jengibre
  • cubitos de hielo
  • hojas de hierbabuena

Preparación

  1. Lava y exprime el limón. En ese zumo deja macerar la cáscara del limón, la miel y las pasas de Corinto durante dos horas.
  2. Pasado este tiempo, licua cinco manzanas con el jengibre y mézclalo con la maceración.
  3. Añade la manzana restante y la naranja en dados, e incorpora el hielo con hojitas de hierbabuena.

El jengibre estimula y favorece la digestión. También resulta diurético, febrífugo y antiséptico, así como útil para los catarros y los dolores reumáticos. Además, actúa como un excelente tónico general.

Fotografía: Gtres/Stockfood
zumo-de-verduras

12 / 13

Zumo de 7 verduras

Ingredientes

  • 50 g de pimiento verde
  • 50 g de apio
  • 90 g de zanahoria
  • 25 g de espinacas
  • 25 g de cebolla
  • 90 g de pepino
  • 50 g de tomates y unos trozos más para servir
  • sal de mar y pimienta negra

Preparación

  1. Quita el corazón y las semillas al pimiento. Quita también las puntas al apio y córtalos en trozos largos.
  2. Licua la zanahoria, la cebolla, las espinacas, el pepino y el tomate con el pimiento y el apio, poniendo cuidado en que las hojas de las espinacas no atasquen la licuadora.
  3. Vierte el zumo en vasos y sazónalo con sal y pimienta negra. Decora con cuartos de tomate y sirve inmediatamente.

Este zumo es un concentrado remineralizante muy apropiado para recuperarse después de haber realizado ejercicio físico o de haber padecido insolación y deshidratación.

Artículo relacionado

Chica con sombrero

Cómo prevenir y tratar una insolación

Fotografía: Gtres/Stockfood
zumo-frambuesas-sandia

13 / 13

Jugo de sandía y frambuesas

Ingredientes

  • 500 g de frambuesas
  • 300 g de fresitas de bosque
  • 1 kg de sandía
  • hojas de melisa
  • cubitos de hielo

Preparación

  1. Lava las frambuesas, pela la sandía (quitándole las pepitas) y córtala en dados. Bate las dos frutas en la batidora.
  2. Coloca las fresitas en los vasos y añade el jugo. Decora con cubitos de hielo y hojas de melisa. También se puede agregar unas rodajas de lima.

Es especialmente fresco, depurativo y apetecible cuando hace calor. Las frambuesas constituyen una buena fuente de vitamina C.

Fotografía: Gtres/Stockfood

¿Cuáles son los mejores utensilios para preparar estas bebidas?

Las bebidas caseras pueden ser muy fáciles y rápidas de preparar si se cuenta con unos pocos utensilios básicos y algún electrodoméstico sencillo de cocina:

  • Exprimidor de cítricos. Para limones, pomelos, naranjas y mandarinas. Los hay manuales, que exprimen las dos mitades al modo tradicional, y eléctricos.
  • Batidora. Sirve para reducir a puré frutas y verduras bien lavadas y cortadas en trozos. Permite mezclar los diferentes ingredientes de una receta, enfriar un zumo con hielo picado o hacer batidos y smoothies homogéneos y cremosos. El resultado es espeso, porque contiene toda la pulpa, pero se puede diluir con agua u otro líquido. Las hay de de dos tipos: de vaso y de brazo.
  • Licuadora. Se usa para extraer el zumo de las frutas y hortalizas por centrifugación, de modo que el jugo queda separado de la pulpa. Permite usar los ingredientes solo lavados y troceados, sin necesidad de pelarlos. Los zumos deben tomarse recién hechos para que conserven todas sus vitaminas y antioxidantes.
  • Robot de cocina básico. Hace todo lo que hacen las batidoras de vaso y además puede llevar exprimidor, licuadora, discos para rallar, picar y cortar –en rodajas de distinto grosor o en tiras– y brazos para amasar, entre otros usos y según las marcas.
  • Procesador de alimentos. Es un electrodoméstico de altas prestaciones que, además de realizar las habituales funciones de un robot de cocina, puede cocer los alimentos. Destaca también por su gran potencia, que permite, por ejemplo, triturar cubitos de hielo junto con frutas para hacer granizados y sorbetes en el acto.
  • Máquina para elaborar bebidas vegetales. Permite preparar bebidas de soja, cereales, frutos secos y todo tipo de horchatas de una forma sencilla y rápida. Tiene la ventaja de abaratar mucho el precio del producto sobre las marcas comerciales, y de facilitar su proceso y acabado sobre otros métodos caseros de elaboración.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?