Ya sea para el almuerzo o la cena, con esta lasaña vegana podrás preparar un plato de base vegetal saludable y realmente delicioso que también convencerá a los no veganos. Gracias a la salsa boloñesa vegana elaborada con lentejas rojas, aporta gran cantidad de proteínas y resulta saciante.

Además, te mostramos cómo preparar una bechamel vegana con leche vegetal que es menos grasa que la láctea, pero tiene un sabor tanto o más delicioso.

lasaña sin queso de vaca

Para muchas personas, el queso es la mejor parte de una sustanciosa lasaña. Con nuestros consejos podrás conseguir una capa superior crujiente incluso sin queso.

Lo mejor de esta sencilla receta es que puedes hacerla con diferentes verduras según la temporada y tu gusto.

LECTURA RECOMENDADA

3 lasañas de verduras sin pasta

Lasaña de verduras vegana

Ingredientes (para aproximadamente 6 porciones):

Alrededor de 9 a 12 láminas de lasaña (dependiendo del tamaño de la fuente para hornear)

  • 2 chalotes o cebollas pequeñas
  • 1 diente de ajo
  • 1 calabacín
  • 500 g de tomate triturado
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • 150 g de lentejas rojas
  • 300 ml de caldo de verduras
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal, pimienta de cayena, albahaca y orégano al gusto
  • Opcional: Queso vegano, tipo mozzarella

También puedes cocinar la lasaña con lentejas pardas, pero las rojas se cocinan más rápido y tienen una consistencia blanda que es ideal para una salsa boloñesa.

Si usas lentejas marrones, cocínalas a fuego lento durante más tiempo (de 20 a 30 minutos) o déjalas durante unas horas en remojo de antemano.

Ingredientes (para la salsa bechamel):

  • 300 ml de leche de avena o leche de soja
  • 2 cucharadas rasas de harina blanca
  • 2 cucharadas de margarina (vegana, sin ingredientes hidrogenados; si es posible, ecológica) 
  • Sal, pimienta blanca, nuez moscada (molida)
  • Opcional: 1 cucharadita copos de levadura de cerveza desamargada

Elaboración:

Primero preparas las dos salsas: la boloñesa vegana y la salsa bechamel vegana.

Boloñesa vegana:

  1. Para las lentejas a la boloñesa, pica finamente las chalotas y el ajo y saltea en aceite de oliva hasta que estén transparentes.
  2. Ahora desglasa las chalotas con el caldo y añade la pasta de tomate y el tomate triturado. Remueve todo bien y sazona al gusto.
  3. Añade las lentejas y cocina a fuego medio hasta que las lentejas estén al dente. Luego retira del fuego y reserva.

Bechamel vegana:  

  1. Calienta la margarina vegana en un cazo pequeño.
  2. Cuando la margarina se haya derretido, agrega la harina y revuelve vigorosamente con un batidor o un tenedor para evitar que la mezcla se pegue o se apelmace.
  3. Desglasa la mezcla con la leche vegetal en cuanto adquiera un color amarillo dorado. Revuelve vigorosamente de nuevo. Ahora pon el fuego al nivel más bajo para que la salsa no se queme.
  4. Deja que la bechamel hierva a fuego lento durante 2 minutos más, revolviendo constantemente, y sazona con sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. Opcionalmente puedes darle un sabor especial con copos de levadura.

Y ahora es el momento de aplicar las capas:

  1. Engrasa la fuente para horno con un poco de margarina y precalienta el horno a 180 grados centígrados (con función ventilador).
  2. Corta el calabacín en rodajas finas o a lo largo en tiras.
  3. Para la capa inferior, coloca un cucharón de boloñesa vegetal en el plato y extiéndela uniformemente.
  4. Luego, pon las láminas de lasaña encima.
  5. Ahora vierte un cucharón de salsa bechamel sobre las láminas de lasaña. Coloca encima unas rodajas de calabacín.
  6. Después vuelve a poner salsa de tomate y coloca capas en el mismo orden hasta que la fuente para hornear esté llena. Pon la salsa bechamel sobre la lasaña como última capa y opcionalmente espolvorea un poco de sustituto de queso encima. Esto le dará una corteza fina y dorada.
  7. Ahora mete la lasaña al horno durante 20 a 30 minutos. Cuando las láminas de lasaña estén blandas y la corteza dorada, la lasaña vegana estará lista.

Cómo variar la receta de lasaña

Lo bueno de esta deliciosa receta es que puedes variarla fácilmente según el gusto y la temporada. Y para todos los que no tienen mucho tiempo, además hay algunos consejos.

  • Puedes ser creativo a la hora de elegir verduras para la lasaña vegana. Sustituye el calabacín por berenjena o en invierno por col, espinacas, coles de Bruselas o calabaza. Si las preparas con calabaza, primero debes cocinarla al dente o cortarla en rodajas muy finas.
  • Un chorrito de vino tinto le da ese toque especial a tu lasaña. Para ello, añade unos 100 ml de vino vegano a la salsa boloñesa y déjala hervir a fuego lento un minuto. Si sigues una dieta consistentemente vegana, también deberías utilizar el sello vegano al comprar vino. El vino a menudo se filtra con la ayuda de productos animales como proteínas o gelatina para evitar que se enturbie.
  • También se pueden utilizar 3 rodajas finas de tomate o berenjena como capa superior de la lasaña.
  • Para una lasaña puramente vegetal, también puedes omitir las láminas de lasaña y sustituirlas por rodajas de berenjena.
  • Si tienes prisa, también puedes comprar la salsa boloñesa vegetariana, que se suele elaborar con tofu o champiñones en lugar de lentejas.