mamas silicona

Alternativa: la solución salina

Los pechos de silicona favorecen los trastornos autoinmunes

Un estudio del MD Anderson Cancer Center asocia los implantes mamarios de silicona con un riesgo de sufrir varias enfermedades, entre ellas cáncer y diversos trastornos autoinmunes.

Claudina Navarro

Un estudio realizado por investigadores del prestigioso MD Anderson Cancer Center en la Universidad de Texas sugieren que los implantes de mama de silicona están relacionados con un aumento del riesgo de sufrir muerte fetal (aborto con más de 20 semanas de gestación) y varios trastornos, como artritis, cáncer de piel y enfermedades autoinmunes.

La investigación ha seguido la incidencia de enfermedades en 80.000 mujeres con implantes de silicona y 20.000 con implantes de solución salina, y ha podido cuantificar el incremento del riesgo de los primeros en relación con la media de las mujeres.

Los riesgos de ponerse implantes de silicona en los senos

Según el estudio, el riesgo de ponerse implantes de silicona frente a los implantes de solución salina aumenta de la siguiente manera en diferentes trastornos:

  • Multiplica por 8 el riesgo de sufrir síndrome de Sjogren (una enfermedad autoinmune).
  • Por 7 las probabilidades de padecer escleroderma.
  • En el caso de la artritis, el riesgo se multiplica por seis.
  • La muerte fetal es 4,5 veces más probable.
  • La posibilidad de sufrir cáncer maligno de piel (melanoma) se multiplica por 4.
  • También se asocian con un mayor riesgo de complicaciones postquirúrgicas que los implantes de solución salina (aunque estos sufren más fugas).

Los implantes de solución salina pueden ser más seguros

El director del estudio, el profesor y cirujano plástico Mark Clemens, afirma que el estudio es el más grande realizado hasta la fecha y que los hallazgos deben servir a las mujeres para elegir el tipo de implante más adecuado en caso de necesidad. En este sentido, los implantes de solución salina parecen más seguros.

El estudio, que ha sido publicado en la revista Annals of Surgery, ha tenido un respuesta inmediata por parte de las autoridades sanitarias de los Estados Unidos. La portavoz y doctora Binita Ashar ha manifestado que el estudio tiene limitaciones metodológicas y que sus conclusiones deben ser vistas con precaución.

Los implantes de silicona fueron prohibidos en Estados Unidos en 1990 debido a las sospechas de su relación con el riesgo de cáncer, enfermedades del tejido conectivo y trastornos autoinmunes. En 2006 se descartaron estas asociaciones y se aprobó de nuevo su utilización.

Una información valiosa para elegir el implante correcto

Sin embargo, el doctor Clemens insiste en la importancia del estudio: "estamos compartiendo una información crítica sobre asociaciones infrecuentes con daños sistémicos. Estos datos proporcionan a las mujeres una información importante sobre la seguridad de los implantes de silicona para ayudarles a elegir el correcto".

El investigador matiza que, aunque ciertos riesgos son más comunes en las mujeres con implantes de silicona, "las tasas absolutas de los efectos adversos son bajos". Por ello las mujeres que los lleven no deben entrar en pánico.

Reacción de los cirujanos estéticos españoles

El doctor Jesús Benito-Ruiz, presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica, considera que los implantes mamarios son seguros, pero tienen efectos secundarios muy raros, a veces graves. "Las mujeres que presentan estos efectos secundarios deben tomarse en serio, recibir apoyo y examinarse", afirma.

Uno de estos efectos graves, ya conocido antes del estudio de Clemens, es el linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios. Esta enfermedad generalmente se presenta con un agrandamiento rápido de la mama y se puede tratar con cirugía y terapias oncológicas.

Sobre el riesgo relacionado con enfermedades autoinmunes y otros síntmoas, "se necesita más investigación sobre el papel de los implantes mamarios", según el doctor Benito-Ruiz, que recomienda a las pacientes que se informen con fuentes confiables antes de someterse a una cirugía y que se aseguren de que el implante y la operación queden registrados en la base de datos nacional.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?