Reciclaje en casa

9 maneras de aprovechar las cáscaras de limón

Claudina Navarro

El destino de las cáscaras de limón no es la basura. Te pueden resultar muy útiles en la cocina y en el hogar. ¡Aprende a sacarles todo el jugo!

Cuando compramos limones en el mercado no solemos verlos como un "todo aprovechable". Los usamos para exprimir su zumo y la cáscara la tiremos sin miramientos. El caso del limón no es aislado, hay muchos alimentos de los que podemos sacar usos más allá de los simplemente culinarios. Te mostramos maneras de utilizar la cáscara del limón para cocinar, limpiar y más cosas.

Como sacar todo el partido a la cáscara del limón

En lugar de tirar los limones después de haberlos exprimido, puedes guardar las mitades, pelarlas o rallar la cáscara y guardarla para darle uso posteriormente.

1. Ralladura de limón para cocinar y hornear

La cáscara de limón fresca o seca se usa a menudo en pasteles u otros postres (como en estos bizcochos o en mermeladas). El requisito previo para un consumo seguro es que la piel sea de fruta ecológica sin tratar.

La cáscara también se puede secar y almacenar en trozos toscos, que utilizaremos de manera similar a las hojas de laurel, añadiéndolos a lo que estés cocinando y retirándolos antes de servir.

Dependiendo del tipo de secado (en el deshidratador automático, horno o al aire), el tiempo de secado para trozos de cáscara más grandes es de unas horas o incluso días. La cáscara rallada se seca antes. Los trozos de piel están completamente secos cuando son muy ligeros y quebradizos.

2. Infusión de cáscara de limón

A menudo se agregan al té unas gotas de zumo de limón o una rodaja entera para darle un mejor sabor, sin embargo la piel es la parte más aromática de toda la fruta. Puedes añadirla en el proceso de preparación de la infusión y retirarla al servierla.

También puedes preparar una infusión exclusivamente con cáscara de limón. Vierta agua caliente y déjela reposar para obtener una infusión de limón afrutado. Las cáscaras de cítricos también son adecuadas para mezclas de infusiones caseras para niños.

El té helado con sabor a limón es particularmente popular. Simplemente condimenta un vaso de té negro enfriado con una o dos cucharadas de cáscara de limón seca: déjelo reposar en el refrigerador durante al menos una hora, endulza al gusto y ¡listo!

3. Aceite de cítricos para marinar

Los aceites aromatizados para marinar y condimentar son, para todos los que los conocen, una parte indispensable de la cocina. Prueba a hacer tu misma un aceite de limón afrutado, todo lo que necesitas es la cáscara de limón y aceite de oliva virgen extra. Deja la cáscara en la botella de aceite hasta que se te acabe.

Artículo relacionado

Productos de limpieza naturales hechos en casa

13 productos de limpieza naturales que puedes hacer en casa

4. Mascarilla de avena con piel de limón

La vitamina C no solo es importante para la nutrición. Cuando se aplica externamente, también produce un efecto positivo en la piel. Esta vitamina antioxidante retrasa el envejecimiento, actúa contra las impurezas e ilumina ligeramente las manchas de pigmento de forma natural.

Puedes aprovechar la vitamina C para tu piel en forma de mascarilla de limón y avena. Para ello necesitarás:

Ingredientes:

  • 1 cucharada de cáscara de limón rallada, seca y triturada finamente
  • 2 cucharadas de avena
  • 2-3 cucharadas de agua

Elaboración:

  1. Muele o tritura las hojuelas de avena y mézclalas con la cáscara de limón en polvo.
  2. Mezcla con suficiente agua para hacer una pasta cremosa.
  3. Aplica uniformemente sobre el rostro y escote limpios con los dedos o un cepillo, evitando la zona de la boca y los ojos. Déjala actuar de 10 a 15 minutos.
  4. Retira con un paño húmedo y tibio.

La mascarilla también se puede mezclar con media cucharadita de jugo de limón y unas gotas de aceite esencial de lavanda. De esta manera tendrá un efecto particularmente calmante y antiinflamatorio para la piel.

5. Cáscara de limón para limpiar

El ácido cítrico es un potente eliminador de cal, que también se puede utilizar para limpiar. Para que los grifos de cocina y baño vuelvan a estar libres de manchas, no necesitas nada más que una mitad de limón ya exprimido. Limpia las manchas de cal con la parte interna del limón, enjuaga con un poco de agua y verás como los grifos vuelven a brillar como nuevos.

6. Limpiador multiusos con piel de limón

Para obtener un limpiador multiusos, también te servirán las cáscaras de limón. Recolecta la suficiente cantidad de cáscaras y una vez tengas bastantes colócalas en un tarro y cúbrelas de vinagre de limpieza. Después de dos o tres semanas de maceración, tendrás un limpiador que huele agradablemente fresco y a limón. Contiene una gran cantidad de aceite esencial de limón de la cáscara, que no solo disuelve eficazmente la cal, sino que también funciona de manera excelente contra las manchas de grasa.

Artículo relacionado

Limpieza con productos caseros

Limpieza con productos caseros

7. Desodorante para lavavajillas elaborado con piel de limón

Para que no queden olores desagradables en el lavavajillas se suelen usar ambientados sintéticos. Es mucho más fácil e igual de efectivo si usas cáscara de limón como desodorante para lavavajillas. Simplemente coloca una o dos mitades de limón exprimido en la canasta de cubiertos antes del próximo ciclo de lavado.

Los limones desprenden un agradable aroma fresco en el lavavajillas, y el ácido cítrico ablanda el agua. Según el grado de dureza del agua, puedes sustituir total o parcialmente al abrillantador.

8. Cáscara de limón contra los malos olores

Las cáscaras de limón no sólo son eficaces contra los malos olores en el lavavajillas. Colocados sobre la estufa en invierno desprenden un agradable aroma cítrico por toda la habitación.

Si te frotas los dedos con mitades de limón exprimido al lavarte las manos te ayudará a eliminar olores persistentes. También puedes colocar mitades de limón exprimido en el calzado deportivo maloliente. Verás que sorpresa.

9. Cáscara de limón contra hormigas y caracoles

Las cáscaras de limón también son útiles en el jardín. Coloca las mitades prensadas entre las plantas como trampa para caracoles, por ejemplo. Los caracoles son atraídos por el olor y se ponen debajo de las cáscaras. Así puedas recogerlos de una vez y sacarlos de tus plantas sin dañar a los animales.

Un simple trozo de cáscara de limón es una frontera que no cruzan las atareadas hormigas porque evitan su olor fuerte que las desorienta. ¡Ya puedes ahuyentar a las hormigas sin veneno!

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?