Hogar ecológico

10 usos sorprendentes de la maicena

La maicena es un producto multiusos que te conviene tener en tu hogar porque puede solucionarte muchos problemas. Descubre todas sus posibilidades.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Apenas hay un hogar en cuya cocina no esté disponible la maicena. Se utiliza para espesar salsas, para cremas o para mezclar con harina y así darles un toque muy suelto a pasteles y tartas, pero además tiene muchos otros usos en el hogar. La maicena es un producto todoterreno con multitud de usos que seguro que te van a sorprender.

La fécula de patata no es un producto tan frecuente, pero sus aplicaciones fuera de las recetas culinarias también es muy amplia y similares a las de la maicena. Atención a estos 10 usos de la maicen ay la fécula de patata en casa totalmente sorprendentes:

1. Maicena para eliminar manchas de todo tipo

Una buena forma de eliminar las manchas de tinta o sangre de la ropa es hacer una pasta de agua y maicena y frotarla sobre la mancha.

Deja que la mezcla se seque bien al sol y cepíllala. Si es necesario, puedes repetir el proceso y luego lavar la prenda manchada como de costumbre. Este remedio funciona bien porque el almidón es un buen desengrasante y arrastra la suciedad.

También puedes eliminar todo tipo de manchas de las alfombras con almidón. Para ello, espolvorea el polvo puro sobre las manchas, frótalas con un paño limpio y deja actuar la maicena durante unos 15-20 minutos. Luego, simplemente pasa la aspiradora y, en la mayoría de los casos, la mancha desaparecerá.

La aplicación de almidón también funcionará bien si hay manchas de grasa en las paredes o en el suelo. Procede de la misma manera que para tratar las manchas en la alfombra: aplica la maicena con un paño, frota, limpia y listo.

2. Pulir madera o metal con maicena

La maicena es ideal para pulir. Para un pulido eficaz de los muebles, frótalos con almidón y un paño suave, y a continuación púlelos con un trapo limpio hasta obtener un brillo intenso. ¡El mismo método funciona incluso para pulir coches!

Artículo relacionado

Café

Ahorra dinero reutilizando los restos del café de 13 maneras diferentes

3. Limpiar la plata con maicena

También puedes usar almidón para hacer tu propio limpiador de plata. Para ello tendrás que volver a hacer la pasta a base de almidón y agua. Para limpiar los objetos de plata, frótalos con la pasta, déjalos secar, elimina la pasta con un trapo y pule la superficie con un paño suave.

4. Pegamento artesanal no tóxico de maicena para niños

Es muy fácil hacer un pegamento artesanal no tóxico, que incluso es comestible y muy duradero con almidón de maíz. Los niños pequeños tienden a llevarse todo a la boca o a lamerse los dedos. Por esta razón, no se recomienda el uso de adhesivos tradicionales cuando se hace manualidades con sus hijos. Aquí tienes la receta de pegamento caseor de maicena para niños:

Ingredientes:

  • 55 g de fécula de maíz
  • 1 cucharada de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • 500 ml de agua hirviendo
  • 1 cacerola pequeña
  • 1 tarro con tapa de rosca

Elaboración:

  1. Pon el agua caliente, el vinagre y la sal en la cacerola y revuelva hasta que la sal se haya disuelto por completo.
  2. Agrega almidón y remueve. La masa de almidón todavía es dura al principio, pero si la remueves constantemente, se disuelve rápido y se convierte en un líquido lechoso y espeso. Para evitar grumos, es recomendable remover primero el almidón en un poco de agua fría y solo luego agregarlo al agua caliente (reduce la cantidad en consecuencia).
  3. Calienta y remueve continuamente para que no queden grumos. Deje espesar a fuego lento sin dejar de remover hasta que todo se haya convertido en una masa parecida al yogur.
  4. Retira la olla de la estufa y vierte el pegamento en frascos preparados mientras está caliente. Cierre las tapas mientras aún estén calientes, como lo harías al envasar mermelada.

Llenando dos frascos pequeños, siempre tendrás un suministro sellado al vacío sin usar y así aumentas su durabilidad

5. Un truco para deshacer nudos

¿Cuántas veces se te han enredado los cordones de los zapatos de manera que no podías deshacerlos? Si aplicas almidón sobre el nudo, el cordón se deslizará mejor y se aflojará lo suficiente para que puedas desenredarlo con facilidad.

Artículo relacionado

vinagre limon cocina

13 usos sorprendentes del vinagre para limpiar en la cocina

6. Limpieza y desodorización de peluches con maicena

Los niños a menudo tienen un peluche favorito que se llevan a todas partes y se ve o huele sucio. Algunos peluches se pueden meter en la lavadora pero otros no, en este caso pon estos peluches junto con un poco de almidón en una bolsa, ciérrala bien y agita con fuerza. Deja el peluche en la bolsa durante 24 horas y luego aspíralo bien. El almidón absorbe tanto la suciedad grasa como los malos olores y hace que los peluches queden casi como nuevos, sin lavarlos.

7. Desodorante casero con maicena

Si sudas mucho durante la actividad física, lo mejor es empolvarse las axilas con maicena. Previene la sudoración excesiva y al mismo tiempo elimina el olor a sudor. De la misma manera, puedes desodorizar bolsas de gimnasia y zapatos deportivos malolientes.

8. Un remedio contra el dolor

La maicena también es una buena ayuda para prevenir el dolor de pies. Si espolvoreas con maicena el interior de los calcetines de senderismo, reduces la fricción y previenes ampollas y llagas en los pies. También es una ayuda indispensable si existe fricción entre los muslos.

9. Para aliviar quemaduras solares y picaduras de mosquitos

¿Has estado tumbada al sol durante demasiado tiempo o te ha picado una avispa o un mosquito? Vuelve a hacer la pasta de almidón y agua y extiéndala sobre las áreas afectadas. Cuando esté seca, lava la zona suavemente con agua tibia. Se siente un alivio inmediato.

10. Maicena para el cabello graso

Si tienes el cabello sucio y no tienes tiempo de lavártelo, espolvorea un poco de almidón en el pelo, déjalo actuar un momento y cepíllalo vigorosamente. También puedes usar el mismo método con tu perro: espolvorea el talco sobre su pelaje y luego cepíllalo; el pelaje de tu mascota volverá a brillar sin que tengas que bañarlo de inmediato.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?