Entrevista a Pepe Serrano y Maria Blanquer

"El vegeterianismo en niños es compatible con una buena salud"

Sira Robles

El vegetarianismo y el veganismo en niños es cada vez más habitual pero siguen surgiendo dudas al respecto. Algunos de los dietistas-nutricionistas y pediatras más reputados de España han escrito el libro "Alimentación vegetariana en la infancia" para dar las respuestas definitivas a todas las veggie-dudas.

La idea de alimentar a un niño siguiendo una dieta basada en vegetales tiene adeptos y simpatizantes pero también genera escepticismo y rechazo en determinadas personas.

Para resolver las dudas que pueden surgir respecto al vegetarianismo y veganismo en la infancia, algunos de los dietistas-nutricionistas y pediatras más reputados del país (Julio Basulto, Maria Blanquer, Pepe Serrano y Maria Manera), han presentado el libro Alimentación vegetariana en la infancia. Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas. (DEBOLS!LLO). El libro pretende ser un manual de referencia sobre cómo alimentar a los niños y niñas con una dieta saludable basada en vegetales, con todas las variantes y circunstancias que rodean a este modo de alimentación.

Los diferentes pediatras que han participado en este libro subrayan que, teniendo en cuenta las enormes tasas de sobrepeso y obesidad que se presentan en niños menores de 5 años en nuestro país, no hay que olvidar que los patrones alimentarios más saludables se caracterizan por una dieta basada especialmente en alimentos de origen vegetal frescos y sin apenas procesar (frutas, hortalizas, legumbres, pan, arroz, pasta, maíz, mijo, avena, frutos secos, aceite de oliva virgen...). En base a ello nos ofrecen información para despejar todas las dudas que giran entorno a la dieta basada en vegetales en la infancia.

Dieta vegetariana o vegana en niños: una opción saludable

Pepe Serrano, coautor del libro Alimentación vegetariana basada en al infancia. Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas es un pediatra especializado en nutrición infantil, referente del grupo investigador Infancia y Dieta Mediterránea. Ha focalizado parte de su interés en temas de alimentación y obesidad infantil.

–¿Qué le diría a quienes descartan la dieta basada en los vegetales en niños por miedo a que sufran carencias?
–En cualquier patrón alimentario es importante estar vigilante tanto frente a posibles carencias como a los demasiado frecuentes excesos. Es importante hacer esta puntualización ya que en ocasiones ponemos el punto de mira en una poco probable carencia en pequeños vegetarianos, que no debería existir si hay una mínima planificación, sin darnos cuenta que el 40% de la población infantil, en su gran mayoría omnívora, sufre sobrepeso u obesidad, producto, sin duda de excesos, de entre los que destacaría los productos ultraprocesados.

Artículo relacionado

pizza sana

Mi hijo quiere ser vegano y yo que esté sano

–¿Qué deberíamos considerar antes de tomar esta decisión?
Es muy importante tener en cuenta de la edad del niño o niña a la que hagamos referencia. Los bebés que se inician en una alimentación vegetariana lo suelen hacer porque sus familias ya practican este tipo de alimentación. Muchas de esas familias ya tienen conocimientos de sobra al respecto, pero nunca está de más que con la llegada de un nuevo miembro a la familia se asesoren por un profesional.

–¿La alimentación de un niño puede basarse en los vegetales desde su nacimiento?
–La alimentación vegetariana es perfectamente compatible con un estado de salud satisfactorio en cualquier época de la vida, lo que, sin margen de duda, incluye a los bebés. Es más, lo es desde el preciso instante de la concepción, ya que ha demostrado ser una dieta segura y perfectamente adecuada tanto para la gestante, como para el feto en desarrollo. En referencia al recién nacido no perdamos de vista que hasta los seis meses de vida el único alimento que debería tomar es la leche materna (o de fórmula si la lactancia materna no fuera posible) y que, a partir de ahí, la inclusión de nuevos alimentos en forma de alimentación complementaria en nuestro medio se inicia por los vegetales en la gran mayoría de bebés.

Hacer un balance de la ingesta de esos vegetales para adecuarlos a las necesidades del pequeño, algo que no debería resultar complicado a ningún profesional de la dietética o de la pediatría, es lo que hará que podamos dejar de lado el miedo a hipotéticas complicaciones.

–¿Y si la decisión la toma el niño?
En el caso de los más mayores, cuando son ellos los que toman la decisión de no comer animales, creo que el principal de los aspectos a tener en cuenta es respetar su decisión. A partir de ahí todo será mucho más fácil.

–¿Hay algún tipo de dieta vegetariana no recomendada en la infancia?
–Sí, hay algunas dietas derivadas de la vegetariana que no son recomendables en la edad infantil. Estaríamos hablando de la dieta crudivegana o raw diet, la frugívora o la macrobiótica que, más allá de una dieta es un estilo de vida. Ninguna de ellas sería apta para la edad pediátrica por los riesgos que podría conllevar su compleja planificación. En el libro, Alimentación Vegetariana en la Infancia, ampliamos con mayor detalle esas justificaciones.

Artículo relacionado

bebés vegetarianos

Los vegetarianos tienen derecho a buenos consejos sobre alimentación infantil

Dieta basada en plantas para niños: por dónde empezar

Una vez tomada la decisión de alimentar a nuestros hijos en base a una dieta vegetariana o vegana, empiezan a surgir las dudas. Maria Blanquer, máster en Salud Pública y diplomada en Nutrición Humana y Dietética, responde a las más comunes en el nuevo libro sobre dietas basadas en plantas para niños.

–¿Cómo deben ser las primeras comidas en un niño vegetariano?
A partir de aproximadamente los 6 meses de edad, empieza el periodo llamado alimentación complementaria, en el que podemos ofrecerle alimentos diferentes a la leche materna (o de fórmula), manteniendo la leche como la principal fuente de energía y calorías hasta el año de edad. A partir del año, la leche materna sigue aportando muchas ventajas.

La alimentación complementaria consiste en ofrecerle los alimentos saludables (frescos o mínimamente procesados, evitando, en todos los casos, añadir sal, azúcar o edulcorantes artificiales), con las texturas adecuadas, ya sea con el método baby-led weaning (alimentos que puede coger con las manos y masticar o chafar) y/o alimentos en forma de puré o chafados, y respetando su sensación de hambre: las y los bebés saben cuánto deben comer.

Su capacidad y sus gustos deberían determinar la elección, tanto del método como de la textura o el orden de los alimentos que le ofrezcamos. Sin olvidar que las y los bebés vegetarianos deben tomar suplementos de vitamina B12 de forma regular una vez iniciado el período de alimentación complementaria.

Artículo relacionado

familias-veganas

Familias veganas, sanas y felices: una opción que crece

–¿Son recomendables las carnes plant-based en una dieta infantil vegetariana?
–Aunque la composición nutricional y presentación de las carnes plant-based es muy variable, en general, son una buena fuente de proteínas, vitaminas y minerales. No obstante, no son productos cuyo consumo se deba fomentar, especialmente en una dieta infantil, por su alto contenido en sal y porque las grasas utilizadas no siempre son de la mejor calidad.

No son un ejemplo de alimentos saludables–algunos son ultraprocesados–, pero son aptas para un consumo de forma ocasional por tener un menor impacto ambiental que sus homologas de origen animal, y porque amplían el abanico de posibilidades gastronómicas en cuanto a proteína vegetal se refiere.

–¿Cuál es la mejor forma de ofrecer la proteína en una dieta vegetariana para niños?
–Para garantizar el aporte de proteínas en niños/as vegetarianos/as, en el momento de incorporar los alimentos proteicos, como la carne y el pescado, se les pueden ofrecer legumbres bien cocidas y sus derivados (tofu, tempeh, soja texturizada, harina de garbanzos, etc.), seitan (masa de gluten hervida), huevo (en dieta ovo vegetariana y ovo lácteo vegetariana), bebida de soja fermentada (“yogur” de soja) sin azucarar, frutos secos triturados o en crema y sin sal, entre otros.

Mas adelante, hacia los 9-10 meses, y en caso de dieta lácteo vegetariana o ovo láctea vergetariana, se les puede empezar a ofrecer pequeñas cantidades de yogur sin azucarar y queso fresco o tierno sin sal.

Las necesidades proteicas de niños y niñas vegetarianas y veganas se cubren cuando su alimentación incluye sobre todo legumbres, y también frutos secos.

Los cereales (pan pasta, arroz, etc.), en menor grado, contribuyen a cubrir dichos requerimientos. También es importante evitar un consumo elevado de alimentos malsanos, y garantizar que se cubren los requerimientos calóricos. Es decir, cubren sus necesidades proteicas si comen alimentos saludables en cantidad suficiente.

Si te ha interesado este tema...

Puedes comprar el libro Alimentación vegetariana en la infancia. Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas. (DEBOLS!LLO) aquí.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?