Cocina saludable

Haz tus propias "patatas fritas" y pizza sin gluten con polenta

Gracias a la polenta, podrás hacer dos recetas deliciosas que te recordarán las versiones tradicionales pero estas son más sabrosas y más sanas. ¡Pruébalas!

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Las patatas fritas y la pizza de polenta sin gluten son una alternativa interesante a las patatas fritas tradicionales y a las pizzas convencionales. Te mostramos dos recetas veganas y sin gluten que no requiere muchos ingredientes.

La polenta es una pulpa firme hecha de sémola de maíz. Si la cocinas bien, puedes cortarla en tiras, hornearla o saltearla para hacer polenta frita.

Patatas fritas de polenta

Al igual que las patatas fritas convencionales, estas son adecuadas como guarnición de ensaladas, tofu y otras alternativas a la carne. Se pueden servir con una salsa formando parte del plato principal o como tentempié.

También puedes usar la receta para aprovechar polenta del día anterior. Solo asegúrate de que la masa sea lo suficientemente firme como para cortarla.

Receta de patatas fritas de polenta

Ingredientes:

  • 125 g de sémola de maíz
  • 150 ml de leche de soja sin azúcar
  • 150 ml de agua
  • 1 cucharadita de caldo de verduras en polvo
  • 0,5 cucharaditas de sal
  • 1 cucharadita de romero
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 pizca de pimienta
  • Aceite de oliva

Elaboración

  1. Pon la bebida vegetal, el agua, el caldo de verduras en polvo, la sal, el romero, el pimentón en polvo y la pimienta en una cacerola y lleva a ebullición.
  2. Retira la olla del fuego y deja que la sémola de maíz gotee lentamente mientras revuelves vigorosamente. Sigue revolviendo la mezcla hasta que empiece a cuajar.
  3. Transfiere la polenta a una tabla de cortar o una bandeja para hornear. Extiéndela uniformemente. Luego déjala enfriar en el frigorífico durante al menos 20 minutos.
  4. Corta la polenta en tiras. Asegúrate de que no sean demasiado largas, de lo contrario pueden romperse fácilmente.
  5. Engrasa una bandeja para hornear con un poco de aceite de oliva y extiende las polentas cortadas sobre ella. Úntalas con un poco de aceite ayudándote con un pincel de cocina.
  6. Coloca las "patatas de polenta" en el horno a 200 °C de temperatura superior/inferior durante 30 a 40 minutos. Hornéalas hasta que estén doradas.
  7. Déjalas enfriar un poco y sírvelas como plato principal o guarnición.

Patatas fritas de polenta: variaciones

Al enriquecer la polenta con ingredientes adicionales o al servir diferentes acompañamientos, puedes variar la receta y darle diferente sabor:

  • En lugar de romero, por ejemplo, puedes utilizar otras aromáticas (como perejil, orégano o tomillo).
  • También puedes personalizar las especias. Por ejemplo, también son adecuados el chile, el ajo o el curry en polvo.
  • Puedes servir la polenta frita con diferentes aderezos y salsas. Además de la salsa de tomate casera y la mayonesa, también son adecuados hummus, alioli, guacamole, crema de berenjena, crema agria o salsa de yogur.
  • En lugar de las patatas fritas en el horno, también puedes prepararlas en la sartén. Para ello, calienta un poco de aceite de oliva en una sartén y fríe las patatas hasta que estén crujientes por los dos lados.

Artículo relacionado

Cuscús con verduras, manzana, almendras y pipirrana

Cuscús de maíz con verduritas, manzana, almendras y pipirrana

Pizza de polenta

Para una bandeja para horno o una pizza grande y redonda de polenta, necesitarás los siguientes ingredientes para la base:

  • 650 ml de caldo de verduras
  • 250 g de sémola de maíz
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de orégano
  • 3 cucharadas de aceite de oliva

Unta la base de pizza de polenta con salsa de tomate como una pizza normal. Necesitas los siguientes ingredientes:

Ingredientes para la salsa:

  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 200 ml de tomate triturado
  • 1 cucharadita de romero, albahaca y orégano
  • Sal y pimienta

También necesitas un aderezo. Puedes cubrir la pizza de polenta con las verduras que más te gusten, para nuestra receta necesitarás los siguientes:

Ingredientes para cubrir la pizza:

  • 1 calabacín
  • 1 berenjena
  • 150 g de champiñones frescos
  • 50 g de aceitunas negras sin hueso
  • Queso de cabra o vegano

Artículo relacionado

Crema de maíz y anacardos

7 cremas de verduras para tus comidas o cenas

Elaboración:

  1. Lleva el caldo de verduras a ebullición y agrega la sémola de maíz mientras revuelves.
  2. Deja que la mezcla hierva a fuego lento durante unos diez minutos, revolviendo constantemente, luego retírela del fuego.
  3. Agrega la sal, el orégano y el aceite de oliva, luego extiende la polenta en una bandeja para hornear engrasada o cubierta con papel de horno. La base de la pizza de polenta debe reposar allí durante al menos diez minutos.
  4. Durante el tiempo de reposo puedes preparar la salsa para pizza; para ello, saltea brevemente la cebolla y el ajo finamente picados en una cacerola pequeña con un poco de aceite y luego agrega los tomates, las aromáticas y las especias. Tritura todos los ingredientes para hacer una salsa y dejar enfriar un poco.
  5. Mientras tanto, puedes preparar los ingredientes para la cobertura de la pizza. Corta el calabacín, la berenjena y los champiñones en rodajas y corta las aceitunas en aros.
  6. Luego, unta la base de la pizza de polenta con la salsa de tomate y extiende la cobertura uniformemente sobre la pizza.
  7. Por último, esparce el queso o el sustituto de queso vegano sobre la pizza de polenta.
  8. Hornea la pizza a unos 190 ºC durante 20 minutos. Consejo: no es necesario precalentar el horno para ahorrar energía. Luego, el tiempo en el horno se extiende de cinco a diez minutos.
  9. Una vez que la pizza de polenta esté dorada, sácala del horno y déjala enfriar antes de degustarla.

Consulta aquí otras formas de preparar una pizza vegana y saludable a tu medida.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?