aire puro

Nuevos hábitos

¿Es sano vapear?

Los cigarrillos electrónicos no dejan de sumar aficionados y muchos quieren saber si están poniendo en riesgo su salud antes de probarlo.

Claudina Navarro

La moda no deja de extenderse, sobre todo entre adolescentes y jóvenes. A los más jóvenes les encanta la posibilidad de practicar un ritual adulto y de paso hacer anillos con el vapor denso o esconderse entre sus volutas misteriosas.

Y acaban comprándose un váper porque "no es malo para la salud", o quieren convencerse de ello. Así estos jóvenes comienzan con el váper, que también interesa a quienes ya están de vuelta y quieren dejar el tabaco. Estos se preguntan si realmente es una práctica saludable o van a salir del fuego para meterse en las brasas.

¿Qué hay en el humo del váper? ¿Es saludable?

Lo primero es saber qué es un váper o cigarrillo electrónico: es un dispositivo que utiliza una batería y una resistencia para calentar y vaporizar una solución líquida con diferentes ingredientes. El humo o, mejor dicho, el vapor, es aspirado por el usuario, que puede hacerlo circular por los pulmones ("tragándoselo") o no.

Con o sin nicotina

Hay que analizar cada una de las características para intentar determinar el efecto sobre la salud. Empecemos por la solución líquida, que parece lo más importante. Esta puede contener nicotina o no.

La que contiene nicotina se utiliza para deshabituarse progresivamente del tabaco, pues se pueden elegir líquidos con diferentes grados de concentración. Por eso se utiliza en terapia para dejar el tabaco de manera similar a los parches o chicles de nicotina.

Hay que recordar que la nicotina es una sustancia estimulante, tóxica a partir de determinadas dosis y adictiva, pero no está probada su carcinogenicidad. El tabaco es cancerígeno por otras sustancias fruto de la combustión, no por la nicotina.

Propilenglicol, glicerina y aromas

La mayoría de líquidos para vapear contienen tres ingredientes más: propilenglicol (en torno al 70%), glicerina vegetal (30%) y aromas.

El propilenglicol es un alcohol aceitoso, muy utilizado en una variedad de productos, desde pinturas a medicamentos. Sus vapores pueden causar irritación de las vías respiratorias de algunas personas sensibles y con más frecuencia en los ojos. Por este motivo se recomienda que no se use en una de sus muchas aplicaciones: la fabricación de niebla en discotecas y teatros.

Existen soluciones líquidas para váper sin propelinglicol que evitarían sus potenciales inconvenientes.

La glicerina vegetal –la misma que sirve para hacer jabones naturales– no parece, en principio, problemática para una persona sana. Se han denunciado un par de casos de neumonía lipoidea en que los médicos la atribuyeron a la glicerina del váper, pero esta etiología ha sido rebatida por otros especialistas y no existe un consenso científico que relacione la glicerina con la enfermedad.

Finalmente, los aromas son generalmente compuestos de origen sintético (derivados del petróleo). Estos aromas suelen ser aditivos alimentarios y algunos expertos advierten que no se tiene seguridad sobre su efecto al ser inhalados.

Además de los ingredientes, es importante tener en cuenta el calentamiento. El váper calienta el líquido para producir el vapor hasta una temperatura máxima de 65 ºC, por lo que no se produce un proceso de combustión comparable al cigarrillo convencional y no se generan los compuestos tóxicos volátiles que están asociados.

Puede haber ingredientes desconocidos

Varios estudios científicos han hallado en el vapor trazas de cancerígenos o neurotóxicos como el formaldehído, el acetaldehído, la acroleína y el diacetilo, pero siempre en concentraciones muy por debajo (entre 10 y 450 veces menos) del cigarrillo de tabaco.

Es difícil saber qué hay realmente en un líquido para vapear. No hay una normativa y bajo el epígrafe "aromas" se pueden incluir compuestos muy diferentes.

Por eso es interesante el estudio que realizó el catedrátido de química ambiental Joan Grimalt en el Instituto de Investigación Ambiental y del Agua, del Consejo Superior de Investigación Científicas.

Grimalt trató de determinar los compuestos orgánicos e inorgánicos que son realmente inhalados por los usuarios del váper y por los vapeadores pasivos, y los comparó con los que se encuentran en el humo del tabaco.

En el vapor del váper solo encontró cantidades significativas de propilenglicol, glicerina, nicotina y, en algún caso, vainilla. También había otros compuestos tóxicos, pero en proporciones similares a las que se encuentran en el aire de una ciudad.

Como un parche de nicotina

En cambio, en el humo de tabaco detectó más de 1.200 compuestos, entre ellos varias formas de nicotina, y algunos cancerígenos y neurotóxicos. Para Grimalt, el váper es comparable a los chicles o parches de nicotina.

A los compuestos mencionados hasta ahora habría que sumar la eventual presencia en el vapor de partículas metálicas procedentes de la resistencia.

El químico Miroslaw Dworniczak considera que los usuarios deben tenerlo en cuenta y evitar la práctica de poner al rojo las resistencias para limpiarlas, lo que podría alterar el comportamiento del metal y facilitar la liberación de partículas.

Las autoridades sanitarias no se ponen de acuerdo

Hemos intentado resumir los factores esenciales para valorar si vapear es saludable o no. Pero el tema es suficientemente complejo como para que se hayan publicado decenas de estudios científicos que han obtenido a veces resultados contradictorios (algunos estudios han encontrado compuestos cancerígenos en el vapor y otros no, lo que puede deberse a la variedad de dispositivos y soluciones líquidas presentes en el mercado).

Sería de esperar que las autoridades sanitarias nacionales e internacionales hubieran analizado a fondo la cuestión y ofrecieran a los ciudadanos una conclusión útil, pero la verdad es que hasta ahora las reacciones han sido diferentes y contradictorias.

En España, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, dependiente del Ministerio de Sanidad, dio a conocer una comunicación el pasado mes de febrero en la que indicaba que "no pueden excluirse los riesgos para la salud" de los cigarrillos electrónicos y advirtió de que "generan un aerosol que contiene nicotina en igual o mayor medida que el cigarrillo tradicional" y aconsejó "no consumir ninguno de estos productos".

De esta manera el gobierno español se centraba en el problema de la nicotina y no aclaraba nada a los usuarios interesados en los vapers sin esta sustancia.

Una herramienta para dejar de fumar

En el Reino Unido el tema llegó recientemente a la cámara de los Comunes y la conclusión de la comisión de ciencia y tecnología fue que los vapers pueden ser un medio eficaz para dejar de fumar (justo lo contrario de lo que piensan las autoridades españolas, que lo consideran una puerta de entrada al tabaco).

Los Comunes estiman que en el Reino Unido hay medio millón de personas que están en proceso de abandonar el tabaco con la ayuda del váper.

Por esta razón creen que no deben imponerse las mismas normas a los vapeadores que a los fumadores, y recomiendan que se les permita vapear en medios de transporte y otros espacios públicos donde fumar está prohibido.

No es como el tabaco

No es que estén seguros de que vapear sea seguro y saludable, pero afirman que todavía no existe un nivel de evidencia de los riesgos al mismo nivel que los del tabaco. Su postura es que la ventaja que supone ahora frente al tabaco supera a un posible riesgo que se acabe de probar en el futuro.

¿Qué puede pensar un ciudadano de a pie que cuide su salud?

Si fuma, en este caso el fin puede justificar los medios. Si vapear le sirve para dejar de fumar, bienvenido sea temporalmente.

Si no se fuma tabaco, vale la pena preguntarse si tiene sentido iniciarse en un hábito que representa inhalar una mezcla de sustancias cuya composición incluye ingredientes sintéticos y probablemente algunos desconocidos, cuando no supone ninguna ventaja para la salud, implica un gasto económico y provoca cierta alarma a nuestro alrededor en otras personas convencidas de que ese humo les hace daño.

Si el placer está en el aroma, ¿realmente no tenemos suficiente y no son más seguros la miríada de sabores y olores que proporcionan los alimentos, las especias, las plantas medicinales, las flores o los aceites esenciales?

Si lo que te atrae es el ritual, pregúntate si estás buscando demostrar que no eres un niño, atraer la atención, formar parte de un grupo o calmar tu ansiedad con un sustituto de cálido alimento emocional. Todas estas cuestiones se pueden abordar sin someter a tu cuerpo a una dosis innecesaria de riesgo.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?