LECTURA RECOMENDADA

Cómo curar una herida

Nuestra piel es la barrera protectora más importante del cuerpo. En el peor de los casos, las violaciones de esta barrera permiten que gérmenes, bacterias y patógenos penetren en nuestro organismo. Por tanto, es de interés para nuestra salud que las pequeñas heridas de nuestra piel sanen lo más rápido posible.

Por lo general, solo se necesitan unas pocas horas para que los procesos de curación naturales cierren por completo las pequeñas heridas que se producen en la piel. Este proceso se conoce como hemostasia.

Las plaquetas sanguíneas se adhieren a los bordes de la herida y la cierran físicamente de forma gradual. Los factores de coagulación de la sangre, como la fibrina, ayudan a que la herida se cierre y se cure en pocos días. 

 

El requisito previo para la curación de heridas es que protejamos adecuadamente la zona afectada. Los remedios caseros también pueden ayudar a que las heridas pequeñas sanen más rápido al matar las bacterias y reducir la inflamación.

1. Aloe Vera

El gel calmante y refrescante elaborado a partir de las hojas de la planta del cactus aloe vera es rico en vitaminas y minerales.

El gel también contiene glucomanano, una sustancia que estimula la producción de colágeno y, por tanto, puede favorecer la cicatrización de las heridas.

Una revisión de estudios encontró que el aloe vera funciona realmente. La aplicación tiene efectos positivos en la cicatrización de heridas, especialmente en heridas pequeñas, quemaduras, psoriasis o desgarros en la piel de los pezones. 

Puedes extraer el gel directamente de una hoja de aloe vera. Corta una hoja fresca, elimina completamente la sustancia amarilla (acíbar) y exprime el gel en un recipiente limpio.

Antes de aplicar el gel de aloe vera, asegúrate de limpiar bien la herida con agua y jabón suave. Esto ayudará a prevenir infecciones. Para aplicar el gel puedes usar un algodón estéril.

2. Miel

Esta sustancia natural se utiliza en la medicina natural desde hace miles de años. La miel tiene efectos antibacterianos y antiinflamatorios.

Es ideal para usar en heridas pequeñas. En estudios de laboratorio, los geles y cremas con miel lograron acelerar significativamente la cicatrización de heridas en animales.

Puedes aplicar la miel directamente sobre la herida, formando una capa fina. 

3. Aceite de coco

En un estudio, los investigadores descubrieron que los aceites y mantecas de ciertas plantas pueden tener un efecto positivo en la cicatrización de heridas.

Los ácidos grasos poliinsaturados del aceite de coco en particular parecen acelerar la cicatrización de heridas. 

4. Ajo

Los bulbos aromáticos y picantes son frenos antes la infección. El ingrediente activo alicina actúa contra las bacterias y puede fortalecer nuestro sistema inmunológico.

En un estudio, los investigadores descubrieron que los ungüentos que contenían extracto de ajo eran eficaces contra las verrugas y promovían la cicatrización de heridas. 

¿Qué hacer si tienes heridas profundas?

Los consejos de este artículo sólo se aplican a cortes menores y abrasiones superficiales. Si has sufrido heridas profundas y que sangran profusamente, llama a una ambulancia o ve directamente al servicio de urgencias más cercano.

En general, definitivamente debes buscar ayuda médica si tienes las siguientes heridas:

  • Heridas grandes
  • Heridas profundas
  • Heridas muy sangrantes
  • Cuando hay un cuerpo extraño en la herida
  • La herida está muy sucia
  • Tienes un dolor intenso

En muchos casos, las heridas graves necesitan que se suturen y desinfecten en un hospital.

¿Cómo puedo cuidar pequeñas heridas en casa?

El tratamiento adecuado de las heridas pequeñas es importante para evitar infecciones y complicaciones. Los pasos más importantes son:

1. Lávate las manos

Lávate bien con agua y jabón para eliminar los gérmenes.

2. Herida limpia

Enjuaga la herida con agua limpia. No utilices jabón ni otros productos de limpieza, ya que pueden irritar la herida. Retira con cuidado la suciedad y los cuerpos extraños con unas pinzas

3. Desinfecta la herida

Utilizae un desinfectante adecuado de farmacia o aplica remedios caseros. Aplica sobre la herida y deja actuar unos minutos. 

4. Cubre la herida

Cubre la spequeñas heridas con una tirita. Cubre las heridas más grandes con una compresa y un vendaje esterilizados. Cambia el vendaje con regularidad para mantener la herida limpia y seca.

Controla de cerca el proceso de curación durante los próximos días. Si notas enrojecimiento e hinchazón de la piel, si se forma pus o si la herida comienza a doler y está caliente al tacto, no dejes  de consultar a un médico.

Referencias científicas: