Remedios naturales otitis

Dolor de oído

4 remedios naturales para la otitis

Orégano, gordolobo, fenogreco... plantas que te ayudan a librarte de la otitis y las molestias en los oídos. Expectoran, desinflaman y tratan la infección.

Jordi Cebrián

Los niños son, sin duda, los más proclives a la otitis y al dolor de oídos, a menudo motivo de lloros. Pero también los alérgicos, nadadores, excursionistas y quienes viajan mucho en avión la sufren a menudo, en general con carácter leve.

Existen varios niveles de infección. La otitis externa suele cebarse con los practicantes de natación y buceo, sobre todo si nadan en piscinas no bien depuradas, ríos o lagos. El tipo de otitis más común es la otitis media, una inflamación e infección del oído medio, justo detrás del tímpano, que en ocasiones se cronifica.

Alergias, resfriados y exceso de mucosidad son posibles desencadenantes. En los niños se suma la sobresalivación que acompaña a la aparición de los dientes.

La fitoterapia puede servir de solución, o cuanto menos de apoyo, para aliviar las molestias y reducir la inflamación. En bebés y niños de corta edad, consulta con el otorrino antes de decidirte por una u otra opción. Consulta siempre también si vas a utilizar remedios externos en el oído.

Líbrate del dolor de oído con plantas

La fitoterapia puede ayudarnos en el tratamiento de la infección y la inflamación de oidos. Es eficaz tanto en infusión como en aplicaciones externas.

1. Alcaravea para eliminar la mucosidad

La alcaravea (Carum carvi), pariente del anís, le debe a su aceite esencial un alto poder antiséptico y mucolítico.

Bebida en infusión ayuda a eliminar la mucosidad acumulada que afecta de manera refractaria al oído medio. El aceite esencial en gotas por vía tópica combate la infección.

Para ayuda a neutralizar la infección puedes usar flores de saúco y las hojas de eucalipto, aplicadas juntas en vahos (20 g de cada por litro de agua).

2. Gordolobo, una solución tradicional

El gordolobo (Verbascum thapsus), expectorante y antiséptico.

Para preparar gotas, macera 20 g de flores en 50 ml de aceite de oliva 15 días y cuela.

También se toma en infusión, prepárala con las flores y toma 2 tazas al día.

Un remedio equivalente te lo ofrece el clavo (Eugenia caryophyllata,) que actúa a nivel local como un potente analgésico, antibacteriano y antiinflamatorio.

3. Orégano y otras plantas labiadas

Las plantas labiadas, como la menta, la lavanda y en especial el orégano (Origanum vulgare), son todas útiles.

Son ricas en aceite esencial antibacteriano, antiviral y antiinflamatorio.

El orégano es útil a nivel externo y se comporta como analgésico, antiséptico y antiinflamatorio.

Se usan las sumidades floridas para elaborar una infusión para compresas, aplicadas sobre la oreja.

El oleato en uso tópico, 2 gotas 2 veces al día como máximo.

4. Harinas de fenogreco y de lino

Las harinas de fenogreco y de lino ofrecen otro remedio tradicional eficaz: antiséptico, antibacteriano y antiinflamatorio.

Aplicadas calientes en cataplasma por vía externa, ayudan a licuar, por efecto del calor, la mucosidad del conducto auditivo.

Este artículo se ha elaborado con la asesoría de Josep Maria Teixé, herborista de El Manantial de Salud.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?