Cómo reconocerlas y utilizarlas

4 plantas silvestres deliciosas que encontrarás en otoño

Estas plantas silvestres comestibles de otoño, muy fáciles de encontrar, darán variedad a tus recetas y las enriquecerán con sus nutrientes.

La recogida y consumo de plantas silvestres es una práctica que, aunque ahora sea minoritaria, antaño era muy común, sobre todo en las zonas rurales. En encontramos plantas en bosques, campos y prados que se pueden comer y que están buenas, que nos aportan nutrientes igual que las verduras que encontramos en el mercado, y que hacen más variadas nuestras comidas.

Como todas las plantas, cada planta silvestre comestible tiene su temporada, y en otoño se pueden recoger unas cuantas muy interesantes para nuestros platos. Aunque no sea tan complicado como recoger setas, no puedes garantizar la seguridad de las plantas que recoges salvo que sepas lo que haces, así que es una buena idea ir con alguien que sepa. Pregunta a tus familiares mayores, porque seguramente sea una actividad que podáis hacer juntos.

Artículo relacionado

Bernard recogiendo plantas

Una planta silvestre es más nutritiva que la cultivada

Hazte con un libro de plantas silvestres ilustrado y así puedes ver e identificar las plantas que te vas encontrando y familiarizándote con ellas. En muchas guías también se especifica el mejor momento para su recolección, ya que hay algunas que, cuando están muy maduras, pueden ser tóxicas. En caso de dudas, no las recojas.

A continuación encontrarás una pequeña selección de plantas silvestres comestibles y trucos para emplearlas en la cocina. Pero antes ten en cuenta estos consejos para cuando salgas al campo a recoger plantas silvestres para comértelas y respeta siempre el entorno:

  • Recoge solo lo que necesites, para consumirlo en el mismo día o el día después.
  • Llévate unas tijeras porque normalmente solo se consumen los tallos y hojas, y se dejan las raíces. No arranques plantas si no es para consumir la raíz.
  • Infórmate de las plantas de la zona a la que vayas, porque pueden estar en zonas protegidas o ser plantas protegidas en esa región en concreto.
  • No recojas plantas por la ciudad ni por los márgenes de carreteras, porque estarán bastante contaminadas.
  • Si alguna te gusta mucho, compra semillas y cultívala en macetas en casa siempre que sea posible.
plantas-silvestres-comestibles-pamplinas-montia-fontanta
Creative Commons

Morujas o pamplinas

Esta planta crece silvestre en charcas, fuentes, bordes de ríos y acequias, etc. Son plantas acuáticas de hojas carnosas y pequeñas flores blancas muy conocidas en regiones como Zamora, donde también se llama "ensalada de pastores". En otros sitios se conocen como pamplinas.

Para que estén bien buenas lo suyo es recogerlas una vez hayan germinado, igual que los brotes que podemos encontrar en cualquier supermercado. Tienen un sabor ligeramente amargo, como entre canónigos y rúcula, pero sin esa pungencia.

Prepararlas es muy fácil. Una vez recogidas, lávalas bien bajo el grifo, escúrrelas y trátalas como si fuesen canónigos. Es decir, preferiblemente crudas, en ensalada o como acompañamiento de cualquier plato.

plantas-silvestres-comestibles-bledos-amaranthus
Creative Commons

Bledos o piras

Seguro que has escuchado alguna vez aquello de "me importa un bledo", pero sin saber qué es un bledo. Pues es una planta que antaño se consumía como verdura común, de la familia Amaranthaceae, la misma del amaranto. Se considera "mala hierba", es decir, es una planta adventicia que suele salir, por ejemplo, en los campos de cereales una vez recolectados.

Aunque no son una fiesta de sabores, los bledos se asemejan a la espinaca y la lechuga. Se recogen las hojas más tiernas y jóvenes, que contienen menos oxalatos, y se usan cocinadas, igual que haríamos con unas espinacas baby.

Tradicionalmente se usa en platos de verduras y salteados, para hacer tortillas y potajes.

Las semillas se recolectan en otoño, cuando la planta se ha secado y las semillas están maduras, y son amaranto, es decir, el mismo pseudocereal que podemos encontrar en paquetes. Puedes usar las semillas para comerlas o para sembrar bledos en macetas.

plantas-silvestres-comestibles-acederas
Pixabay

Acederas o vinagreras

Se recogen en primavera y otoño, solo las hojas frescas, cuando están tiernas y de unos 10 cm de longitud. Se parecen bastante a las espinacas y a las acelgas en sabor y textura, aunque son un poco más ácidas.

Te sonarán bastante porque hay ensaladas de bolsa que llevan acedera roja, son esas hojas verdes redondeadas con venas rojas.

Se usa mucho como verdura para ensaladas, fresca y bien lavada.

plantas-silvestres-comestibles-una-gato-raim-pastor-sedum-sediforme
Wikimedia Commons

Uña de gato o "raïm de pastor"

La uña de gato, también conocida como "raïm de pastor", una crasulácea perenne que podemos encontrar todo el año en lugares secos y pedregosos. También es una de las típicas plantitas que crecen en los tejados de teja. Aunque se suele recoger en abril-mayo, puedes recogerla todo el año antes de que espigue.

Lo bueno de esta planta es que es muy fácil de cultivar en casa, solo necesitas una macetita y un esqueje o trozo de la planta y crecerá y se multiplicará rápidamente. No necesita mucho riego y le gusta estar al sol.

En la Comunidad Valenciana, donde se la conoce también como raïm de pastor, es muy común, y aunque ya no se consume tanto, es fácil de encontrar. Una de las mejores formas de hacerla es, una vez recogida y bien limpiada, blanqueada 3 minutos y encurtida con tomillo o pebrella (Thymus piperella), limón, vinagre y sal. En unos días está lista para consumir.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?