Alternativas eficaces

Enfermedad de Crohn: cómo tratarla de forma natural

¿Se puede recurrir a la medicina naturista o a algún tipo de alimentación para aliviar los síntomas de la enfermedad de Crohn? Así es.

La enfermedad de Crohn, una enfermedad caracterizada por la inflamación que puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, puede abordarse con las propuestas de la medicina naturista. Y es que sus síntomas, como el dolor abdominal y las diarreas, pueden aliviarse mediante distintas alternativas naturales.

La dieta para tratar la inflamación intestinal

Algunos cambios en la alimentación habitual pueden ayudar a controlar de forma natural la enfermedad:

  • Dieta líquida. La dieta líquida para tratar los síntomas de la enfermedad de Crohn puede ser de dos tipos: polimérica y elemental. Se trata de estar 3 semanas con dieta líquida calculando los nutrientes esenciales. Se puede preparar con arroz, patatas y frutas, todo en forma líquida o de agua. Se puede tomar bebiendo. Otra opción es colocar una sonda nasal para alimentarse.

Se ha comprobado que su utilización evita el uso de corticoides, ya que ejerce un efecto antiinflamatorio directo sobre la mucosa.

  • Dieta vegana. Una dieta vegana con exclusión de alimentos específicos (aquí tienes algunos de los alimentos específicos) puede en caso de sufrir esta enfermedad.
  • Las dietas de eliminación (que consisten en suprimir los alimentos que producen alergia, como el trigo o los productos lácteos) también pueden resultar de ayuda en estos casos. No obstante, los alimentos que deben eliminarse han de ajustarse a cada caso individual, por lo que debe ser el especialista quien oriente la dieta.

Hábitos que ayudan a controlar los síntomas

Ligeros cambios en el estilo de vida pueden ser igualmente útiles para controlar la enfermedad.

  • Disminuir el consumo de azúcar. La disminución del consumo de sacarosa (azúcar) es útil para el mantenimiento de la remisión de las crisis. No solo se trata de tomar menos azúcar blanco, también conviene evitar al máximo los alimentos procesados, que suelen contenerlo en grandes cantidades.
  • Relajarse y hacer más ejercicio. El entrenamiento autógeno, una mejor adaptación al medio y el refuerzo de autoestima pueden ayudar. Igualmente, actividades que favorezcan la relajación, como yoga, natación, caminar o ejercicios respiratorios. El ejercicio físico debe estar adaptado a las características particulares de cada persona.

Artículo relacionado

meditacion naturaleza

La meditación es eficaz para tratar la inflamación intestinal

Complementos naturales: probióticos, prebióticos, resina de goma y aloe vera

Algunos complementos naturales pueden ser útiles también para tratar esta alteración inflamatoria del tubo digestivo. Antes de recurrir a ellas, consulta con un especialista:

  • Probióticos. Entre los más utilizados están VSL3, Lactobacillus GG y Saccharomyces boulardii. Se toman 250 mg cada 8 horas o bien 500 mg cada 12 horas, en pacientes con enfermedad estable crónica o para ayudar a mantener la remisión en pacientes no sensibles a hongos.
  • Resina de goma y aloe vera. Pueden ser de ayuda las resinas de goma de Boswellia serrata (se toman 350 mg cada 8 horas) y el gel de aloe vera (se toman 100 ml cada 12 horas).
  • Prebióticos. También se habla de prebióticos, entre los que cabe destacar los cereales como arroz, avena, cebada y centeno, siempre integrales. En medicina ayurvédica la planta Boswellia serrata se ha usado para la remisión de la enfermedad.
  • Fitoterapia. En cuanto a la fitoterapia, se ha demostrado que fitofármacos como olmo rojo, manzanilla, malvavisco, fenogreco, garra de diablo, ginkgo, Angelica sinensis y regaliz producen actividad antiinflamatoria y antioxidante.

Artículo relacionado

simbioticos

Simbióticos para tu salud: combina prebióticos y probióticos

Terapias naturales: baños calientes y envoltura abdominal

Además de la aplicación de compresas de arcilla en el vientre, muy útiles para reducir los molestos síntomas de la enfermedad de Crohn, podemos recurrir a otras terapias naturales para reducir la sintomatología.

  • Hidroterapia. Baños calientes con aumento progresivo de temperatura y reposo de una hora.
  • Envoltura abdominal. Se realiza desde el borde inferior de las costillas hasta la porción superior de los muslos. En crisis agudas, pueden ser útiles también los estímulos calientes con chorros en la espalda, con una temperatura de 50-60 grados o envoltura caliente. En personas melancólicas y de tendencias depresivas están indicadas las envolturas frías húmedas, previo baño de asiento de temperatura ascendente; no están recomendados los baños calientes.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?