Los suavizantes de ropa sugieren frescura y limpieza. A menudo tenemos la sensación de que la ropa no está realmente limpia si no huele a fresco.

Además, el suavizante de telas en realidad hace que la ropa se sienta más suave. ¿Cómo funciona este tipo de producto?

¿qué contienen los suavizantes?

Los suavizantes de telas comerciales generalmente contienen tensioactivos catiónicos. Estos aseguran que la ropa no se endurece porque envuelven las fibras como una cubierta flexible.

Al mismo tiempo, evitan químicamente que los colores se desvanezcan. Pero los componentes de los suavizantes no son inofensivos.

¿Cuáles son las desventajas de los suavizantes?

Aunque los suavizantes aseguran que la ropa sea muy suave y fácil de planchar, el uso de suavizantes químicos también tiene algunas desventajas:

  • Efectos nocivos en el medio ambiente: aunque muchos fabricantes de suavizantes se aseguran de que sus productos y especialmente los tensioactivos que contienen sean biodegradables, la mayoría de las fragancias y colorantes no se pueden filtrar de las aguas residuales. Además, no existen requisitos legales al respecto.
  • Contienen fraganciasque pueden desencadenar alergias.
  • El uso frecuente de suavizantes significa que las toallas de mano y los paños de cocina van perdiendo su capacidad de absorción. La ropa deportiva también puede perder sus propiedades especiales, lo que significa que se seca menos y el sudor ya no se absorbe de manera óptima. Por lo tanto, la ropa deportiva debe lavarse sin suavizante.

A menudo usamos demasiados productos diferentes cuando lavamos la ropa. Limítate a lo que sea necesario para ahorrar residuos, dinero y energía.

Tensioactivos catiónicos a partir de residuos de matadero

La revista SWR Marktcheck mostró en un artículo que los tensioactivos catiónicos en los suavizantes a menudo se obtienen de los desechos de los mataderos. Por lo tanto, muchos suavizantes de telas no son aptos para personas veganas.

Los tensioactivos se depositan en la lavadora y allí pueden nutrir bacterias y hongos. Los ciclos de lavado mantienen húmeda la biopelícula y esto puede hacer que la lavadora comience a oler mal.

En lugar de suavizanteconvencional, usa remedios caseros

Tu misma puedes suavizar las telas con productos para el hogar. Esto es más sostenible y generalmente más barato. Además, se puede ahorrar una gran cantidad de residuos de embalaje totalmente innecesarios.

  • Usa vinagre o esencia de vinagre. Incluso una pequeña cantidad (aprox. 30 ml) por lavado es suficiente para que la ropa quede agradablemente suave. Simplemente pon el vinagre en el compartimento del suavizante. No te preocupes por el olor: desaparecerá. Al mismo tiempo, el vinagre protege la máquina de los depósitos de cal.
  • El bicarbonato o el carbonato sodio también son un buen sustituto. Disuelve 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio o carbonato de sodio en 100 ml de agua, luego vierte la solución en el compartimento del suavizante. El bicarbonato aumenta el efecto de limpieza del detergente.

Perfuma tu ropa naturalmente

1. Con cáscaras de naranja

Unas pocas cáscaras de naranja secas son suficientes para dar un toque de fragancia fresca a la ropa. No te preocupes, el aroma no es molesto, sino agradablemente afrutado.

Para esta alternativa al suavizante necesitas dos cosas:

  • Unas cuantas cáscaras de naranja secas (pon las cáscaras frescas en el calentador o en una toalla de cocina por unos días)
  • Calcetines viejos

Simplemente pon las cáscaras en los calcetines y cuelga o pon los calcetines llenos en tu armario.

 Si no te gusta el aroma de las naranjas, también puedes colgar una ramita de lavanda seca en tu armario. El aroma de la lavanda no solo tiene un efecto calmante, sino que también mantiene alejadas las polillas de la ropa.

2. Lavado perfumado con aceite esencial

Los aceites esenciales puros se obtienen de forma natural, por ejemplo, por destilación al vapor o por prensado de las hojas. Además de sus numerosas propiedades curativas en enfermedades, también se utilizan como fragancia.vPuedes usar aceites esenciales como pomelo y limón.

Para emplear aceites esenciales:

  • Rocía una toallita con unas gotas de aceite esencial. El aroma que uses depende totalmente de ti.
  • Coloca la toallita en el tambor durante el ciclo de lavado y lava la ropa como de costumbre.
  • Alternativamente, puedes rociar un pequeño paño de algodón con el aceite y colgarlo en tu armario.

Si usas una secadora, también puedes poner la toallita que ha sido rociada con aceite. Pero ten en cuenta que las secadoras no son muy respetuosas con el medio ambiente debido a su enorme consumo de energía.

3. Pastilla de jabón para fragancia de lavandería

Los jabones vienen en una amplia variedad de aromas. Simplemente coloca tu jabón favorito en el armario entre los montones de ropa.

La ventaja de este método es que puedes cambiar la pastilla de jabón para cambiar el aroma y luego usarla como jabón normal para lavarte las manos o ducharte.

Si el olor a jabón desaparece después de un tiempo, puedes romper o cortar la barra y el olor volverá a ser más intenso.