Hogar sano

10 ideas originales para usar la aromaterapia en casa

Antonia Jover

La aromaterapia no solo es útil para aplicar en la piel, los aceites esenciales se pueden usar para preparar productos de limbieza y de higiene personal saludables, para alejar los insectos o incluso para perfumar cojines que nos ayuden a dormir. Descubre sus aplicaciones más originales.

Más allá de los beneficios que la aromaterapia puede provocar en el organismo, muchos aceites esenciales son útiles para diferentes propósitos dentro del hogar. Aquí os proponemos algunas sencillas ideas para utilizar la aromateria en casa para mantener las habitaciones, la cocina y la ropa limpias y desodorizadas de forma natural.

1. Preparar un antipolillas natural casero

Si tienes polillas en casa, la aromaterapia te puede ayudar a alejar su presencia. Es muy sencillo:

  • Se impregnan unas bolitas de madera, barro o algodón con el aceite esencial de lavanda y se colocan en los armarios.

2. Alejar las hormigas (sin matarlas)

Otra de las utilidades de los aceites esenciales es que pueden resultar útiles para alejar la presencia de las hormigas de determinados espacios, como la cocina.

  • Se disponen unas gotas de aceite esencial de albahaca exótica en los lugares por donde suelen entrar.

3. Perfumar la ropa de forma natural

Sobre todo si la ropa está almacenada en armarios que se abren poco o en habitaciones algo húmedas, puede adquirir un olor poco agradable. Para evitarlo:

  • Coloca 5 gotas de aceite esencial de lavandín en la lavadora dejan un olor muy agradable y natural en la ropa.

4. Preparar un spray desodorizante casero

Elaborar un spray desodorizante casero es una alternativa saludable a los desodorantes comerciales:

  • En un vaporizador de cristal de 100 ml se vierten 50 gotas de esencia de limón, 25 gotas de esencia de bergamota y 25 gotas de esencia de lima. Se llena el frasco con agua destilada.
  • Antes de cada uso se agita enérgicamente el frasco y se vaporiza de inmediato.

5. Hacer un limpiador desinfectante casero

Los limpiadores comerciales y agresivos a menudo contienen sustancias poco saludables. ¿Cómo preparar un limpiador desinfectante con aceite esencial?

  • Se echan 30 gotas de aceite esencial de árbol del té (o esencia de limón) en un litro de vinagre de vino blanco.

6. Quitar el olor del cubo de la basura

Para desodorizar el cubo de la basura, una vez limpio y seco, podemos recurrir a la aromaterapia:

  • Se coloca una bola de madera o de barro impregnado con aceite esencial de lavandín o con esencia de limón.

Artículo relacionado

preparar-saquitos-termicos

Cómo preparar tus propios saquitos y cojines térmicos

7. Coser bolsitas desodorizantes

La alacena, los cajones de la cocina o los armarios del trastero pueden ser focos de mal olor en el hogar. Para remediarlo:

  • Se hacen bolsitas con restos de tela y se rellenan con espliego seco o trozos de tela. Se cierran y se vierten unas gotas de aceite esencial de lavandín, lavanda o geranio de Egipto y se colocan en cajones y armarios.

8. Preparar un minicojín relajante

Si eres de las personas que tienen dificultades para conciliar el sueño, puedes utilizar cojines aromatizados con aromas cítricos para conciliar el sueño:

  • Se usan pequeños cojines cuadrados de 10 x 10 cm para aplicar unas gotas de aceites esenciales relajantes antes de acostarse.

9. Hacer que el aspirador sea desodorizante

¿Se te ha ocurrido alguna vez añadir gotas de aceite esencial en el aspirador? Cada vez que se pase el aspirador, la casa se llenará de un agradable olor.

  • Tras limpiar el filtro del aspirador se colocan en él unas gotas de aceite esencial de lavandín, de limón o de naranja dulce.

10. Esencias para quitar malos olores de la nevera

La nevera es otro foco en el hogar de malos olores. A menudo, tras retirar un alimento en mal estado, el olor permanece.

  • Para eliminar olores desagradables, se vierten un par de gotas de esencia de limón en una bola de madera, barro u otra superficie porosa y se deposita en la nevera.

Sanear el ambiente con difusores

La difusión atmosférica de aceites esenciales reduce la propagación de bacterias, hongos y virus; ayuda a la relajación, despeja la mente y mejora la concentración. Además, promueve la secreción de endorfinas y estimula ciertos neurotransmisores.

Existen diferentes tipos de difusores:

  • Los clásicos funcionan por microdifusión. Incorporan un pequeño motor que comprime el aire para propulsar los aceites esenciales contra un recipiente de vidrio donde estallan en millones de micropartículas que se difunden en el aire.
  • La difusión ultrasónica permite la suspensión de los aceites esenciales en el aire a través de una fina niebla creada por las frecuencias ultrasónicas del difusor. Presenta la ventaja de humedecer ligeramente el ambiente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?