Esencial para la coagulación y los huesos

5 cosas que deberías saber sobre la vitamina K

Existen distintos tipos de vitamina K con funciones diferenciadas. Aunque no es habitual sufrir una deficiencia, es importante reconocer los síntomas a tiempo.

La vitamina K es una de las cuatro vitaminas liposolubles, es decir, que necesitan de grasa para ser absorbidas. Se la conoce sobre todo por su papel en la coagulación de la sangre. A pesar de ser tan importante, normalmente no se habla tanto de esta vitamina como de otras.

En este artículo le daremos la importancia que se merece y veremos cuáles son sus funciones en el organismo, en qué alimentos encontrarlos y cómo detectar deficiencias.

1. Existen diferentes tipos de vitamina K

  • K1 filoquinona. La vitamina K1, también llamada filoquinona, es un tipo de vitamina K que encontramos en plantas y productos de origen vegetal, como verduras de hoja verde (espinacas, kale, acelgas, hojas de mostaza, perejil, lechuga romana, etc.), vegetales crucíferos (brócoli, repollo, coles de brusela, etc.), espárragos, bok choy, guisantes, frutas como ciruelas, zarzamoras, uvas, blueberries o mora azul, entre otros. Esta vitamina se encarga sobre todo de regular la coagulación en sangre.
  • K2 menaquinona. La vitamina K2 o menaquinona, es producida por bacterias, por lo que es indispensable tener bacterias sanas en nuestra microbiota para que puedan formar esta vitamina. En los alimentos también la podemos encontrar en comida fermentada como chucrut, tempeh y kombucha, aunque las cantidades varían mucho de acuerdo a la método de producción que haya llevado cada alimento. Entre los beneficios de la vitamina K2 destaca una mejor salud en los huesos. También se asocia a un menor número de casos de cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Artículo relacionado

Fermentados bote

Fermentados vegetales caseros

2. Tiene propiedades antioxidantes

Así como varias de sus "hermanas" (las vitaminas A, C y E), la vitamina K tiene funciones antioxidantes en el cuerpo que previenen la formación de radicales libres y, por lo mismo, evita el envejecimiento prematuro y el desarrollo de cáncer y otras enfermedades.

3. La vitamina K1 es fundamental para la coagulación sanguínea

Pensemos en un día que estás cortando tus vegetales, como cualquier otro día, y por alguna razón el cuchillo que tenías en la mano roza tu dedo y comienza a sangrarte. Esto es normal y no pasará nada cuando es una herida leve, porque no se pierde mucha sangre (a menos de que haya alguna infección, pero ese ya es otro tema); si te das cuenta, casi de inmediato la sangre coagula, justamente para que dejes de perder sangre.

Esta coagulación se debe a muchas reacciones químicas en tu cuerpo , lo que se conoce como cascada de coagulación. En esta cascada los factores de coagulación van desempeñando sus funciones para formar coágulos de fibrina, una proteína fibrosa que actúa como un tapón. Algunos factores de coagulación dependen de la vitamina K1 para poder funcionar y he ahí la importancia de esta vitamina.

Hay personas que deben tomar anticoagulantes por alguna condición médica (por ejemplo, la warfarina) y, dependiendo del tipo de anticoagulante, este va a alterar algún factor en la cascada de coagulación. Estos anticoagulantes, como el nombre lo dice, se usan para prevenir coágulos de sangre o para tratar coágulos ya formados.

Una de las indicaciones médicas cuando se toman anticoagulantes es evitar el consumo excesivo de vitamina K, por lo que mucha gente evita completamente los alimentos ricos en vitamina K1 que mencionábamos anteriormente; el problema es que los alimentos ricos en vitamina K también son ricos en otros nutrientes fundamentales para una buena salud.

Artículo relacionado

pareja

Sintrom: cómo mejorar la calidad de vida de los pacientes

Es crucial que sepas que más que eliminar por completo los alimentos que contienen vitamina K, es mejor que el consumo de estos sea estable, para que tu médico pueda ajustar el medicamento de acuerdo al consumo; es decir, que todos los días consumas más o menos la misma cantidad de alimentos ricos en vitamina K, en vez de eliminar por completo estos alimentos.

Ya existen en la medicina algunos medicamentos anticoagulantes que actúan en otros puntos de la cascada de coagulación donde no es necesario dejar de consumir vitamina K, por lo que es importante hablar con tu médico al respecto para ver las opciones.

4. La microbiota intestinal ayuda a la producción de vitamina K2

Desde hace muchos años se sabe, tal y como demuestran en estudios diversos, que la microbiota intestinal ayuda a producir vitamina K2, lo que contribuye a alcanzar los requerimientos adecuados de vitamina K.

Los alimentos enteros de origen vegetal tienen un alto contenido de fibra, probióticos y prebióticos. Esto significa que, aunque no consumas alimentos ricos en vitamina K2, si sigues una alimentación basada en alimentos enteros de origen vegetal, tu flora intestinal se mantendrá saludable y podrá producir vitamina K2 como la vaya necesitando.

Artículo relacionado

Alimentos vegetales para la microbiota

Prebióticos, probióticos.... y ahora postbióticos

5. Los antibióticos pueden provocar deficiencia

Realmente no hay por qué tener una deficiencia de vitamina K cuando se lleva una alimentación saludable. Como te darás cuenta, una alimentación basada en vegetales incluye una amplia cantidad de alimentos ricos en esta vitamina, por lo que no es común que ocurra una deficiencia de vitamina K en las personas que comen de esta forma.

Sin embargo, existen pacientes que toman una gran cantidad de antibióticos. Los antibióticos eliminan bacterias saludables de su cuerpo y esto provoca una pérdida de capacidad para producir vitamina K de forma adecuada.

Por lo tanto, es importante que si vas a tomar antibióticos, protejas tu flora intestinal con probióticos y prebióticos de alimentos naturales, fermentados y, tal vez, de suplementos. Esto con el objetivo de recuperar las bacterias saludables que mueren por el consumo de antibióticos.

Otra causa de deficiencia de vitamina K es cuando hay enfermedades gastrointestinales o medicamentos que evitan la absorción adecuada de esta vitamina.

Artículo relacionado

Martin J. Blaser

"El abuso de antibióticos nos está enfermando", el Dr. Martin J. Blaser nos alerta

Algunos síntomas de la deficiencia de vitamina K

Si sospechas que puedes tener deficiencia de vitamina K, es importante acudir al médico para hacerte los análisis adecuados y tratar el problema de acuerdo a la causa correspondiente. Estos son las señales de alarma que debes tener en cuenta:

  • Aparición de hematomas (moretones) con facilidad
  • Hemorragias comunes (sangre en heces, orina o por la nariz)
  • Menstruaciones abundantes

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?