Ideas veganas

Levadura de cerveza desamargada: ¡úsala para darle sabor a tus platos!

Es una buena sustituta del queso, potencia el sabor de muchos ingredientes y es fácil de usar. Con estos trucos conseguirás combinaciones perfectas.

De entre las cosas más versátiles que ha incorporado la cocina vegana a su repertorio está la levadura de cerveza. Es ligera, se puede comer en copos, se conserva estupendamente y es fácil de encontrar.

Pero ¿qué es y para qué querríamos usarla? La levadura de cerveza es un hongo llamado Saccharomyces cerevisiae que se usa mucho en la fabricación de cerveza, vino y pan (de ahí su nombre común). Con este hongo se fermentan preparados y en el caso de líquidos, una vez usada, inactiva, se retira de la producción.

Este "desecho" o subproducto es lo que encontramos, desecado, como levadura de cerveza en copos.

Artículo relacionado

Levadura de cerveza

Levadura de cerveza: qué es y cómo tomarla

Levadura de cerveza en la dieta vegana

  • La levadura de cerveza es rica en proteínas y vitaminas del complejo B (excepto B12, salvo que haya sido fortificada) y contiene otras vitaminas y minerales.
  • Tiene un color tostado suave y un sabor bastante amargo, por eso se suele usar en pequeñas cantidades como condimento al servir, por ejemplo, cremas y sopas.
  • La levadura de cerveza que se usa para dar sabor "a queso" es la desamargada. Es la misma, pero con un sabor mucho más suave y que puede recordar a ciertos tipos de queso. Se puede usar en mayores cantidades porque no está amarga, es más agradable.
  • Contiene una pequeña cantidad de ácido glutámico que se forma en el proceso de desactivación (cuando muere la levadura), cosa que le confiere un ligero sabor "umami", que puede resaltar los sabores de las preparaciones en las que lo pongamos.

Dónde comprar levadura de cerveza

Puedes encontrar levadura de cerveza normal y desamargada en herbolarios, tiendas de dietética, tiendas veganas y algunas tiendas online. En general, sale bien de precio porque se usa en cantidades pequeñas.

También hay preparados con levadura de cerveza, como aderezos y condimentos, pero si quieres ahorrar lo mejor es que lo hagas tú en casa. Resulta tan sencillo como mezclar la levadura de cerveza con especias.

La levadura de cerveza (normal o desamargada, o levadura nutricional) no sirve para leudar. Es levadura que ya está muerta, no va a fermentar nada. Para bizcochos, tartas, etc, utiliza levadura de repostería (es un ácido más bicarbonato), y para panes y masas similares usa levadura de panadería (es levadura que, seca o fresca, sí está viva).

Consejos para usar la levadura de cerveza

  • La puedes usar para espolvorear

Muchos platos se pueden beneficiar del sabor extra de la levadura de cerveza. Solo tienes que espolvorear una pequeña cantidad por encima en el momento de servir (normalmente 1 cucharadita). Por ejemplo, en todo tipo de cremas vegetales.

Le aporta más sabor y es un buen complemento para estas preparaciones. También puedes poner una o dos cucharaditas sobre tus platos de pasta, arroces o legumbres para resaltar su sabor.

En snacks, como palomitas caseras o patatas fritas, también queda genial. Solo tienes que espolvorear la levadura de cerveza por encima y mezclar para servir.

  • Es útil para dar sabor

Cuando hagas seitanes, salsas (por ejemplo boloñesa), puré de patatas, hamburguesas caseras, etc., añade una o dos cucharadas grandes de levadura de cerveza desamargada y mézclalo muy bien. Además del sabor espesará un poquito más.

Queda muy bien para hacer salsas saladas a base de yogur (usa yogur natural de soja sin azucarar y sin sabores) y patés vegetales. Prueba a añadir una o dos cucharaditas de levadura desamargada al hummus cuando lo estés haciendo.

Artículo relacionado

QUESO VIEJO

7 quesos veganos y deliciosos

El más fácil de hacer es el parmesano: solo tienes que moler anacardos con levadura de cerveza desamargada y tendrás un topping exquisito para tus platos de pasta. Ponlo sobre la bechamel de las lasañas, sobre verduras asadas, por encima de tostadas de aguacate, etc. Con una pequeña cantidad ya se nota el sabor.

Si lo quieres en formato salsa, basta con mezclar la levadura de cerveza desamargada con nata vegetal y un poquito de sal. De esta forma tendrás una salsa líquida muy rápida y con un ligero sabor a queso.

Para platos de pasta puedes mezclar directamente la levadura de cerveza desamargada con la pasta, en la misma cacerola, y añadir poco a poco un poquito del agua de cocción para darle cremosidad.

Otras combinaciones perfectas

Hay muchos platos, como los que he comentado antes, que mejoran con un poquito de levadura de cerveza. También hay ciertas combinaciones que potencian su sabor (y al revés, la levadura potencia el sabor de otros ingredientes) y se pueden usar para más cosas.

Estos son algunos ejemplos:

  • Levadura de cerveza más pimentón dulce: Pon una parte de pimentón por cada 3 de levadura de cerveza y tendrá aroma a cheddar.
  • Levadura de cerveza más anacardos molidos: Mézclala en proporción 1:1 y una pizca de sal, parmesano casero.
  • Levadura de cerveza más puré de patatas: Añade aproximadamente una cucharada de levadura desamargada por taza de puré de patatas.
  • Levadura de cerveza más calabaza asada: Asa la calabaza en rodajas y espolvorea por encima mientras aún está caliente.
  • Levadura de cerveza más pan rallado: Pon una parte de levadura desamargada por cada tres de pan rallado. Prueba esta mezcla cuando hagas croquetas, nuggets, aros de cebolla, etc.
  • Levadura de cerveza desamargada más sal kala namak: Mezcla dos partes de levadura desamargada por cada parte de sal kala namak. Espolvoréalo sobre tus revueltos de tofu para darle un impresionante sabor a tortilla.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?