Aprovéchalo

6 recetas con melón para alegrarte el verano

Más allá de comerlo en rodajas, hay una infinidad de ideas para añadirlo en platos dulces y salados. ¿Te animas?

El melón es una fruta de verano que ya está buena por sí sola. Además, tenemos unas cuantas variedades para elegir, desde el piel de sapo hasta los amarillos y los pequeños cantalupos. Sé que suena raro el "cocinar" con esta fruta, pero en realidad es un recurso culinario muy interesante que nos resultará muy útil en los meses de más calor.

Te damos algunas recetas con melón para este verano, ¡que las disfrutes!

Ensaladas con melón

Si quieres una ensalada bien refrescante y original, elige melón cantalupo o Galia y córtalo en bolitas con un sacabocados. Mezcla las bolitas de melón con otros ingredientes de ensalada que le van bien, como rúcula y canónigos, y alíñalo con zumo de limón y menta o hierbabuena fresca. Si no tienes sacabocados para hacer las bolitas, también vale cortarlo en daditos pequeños.

Con melón también puedes hacer un pico de gallo diferente. Elige melón piel de sapo o melón amarillo y córtalo en daditos pequeños, como el resto de ingredientes. Además de dulce le dará un toque refrescante a tu pico de gallo, y podrás usarlo, por ejemplo, como acompañamiento de otros platos o como base para un ceviche vegetal con garbanzos.

El melón también puede ser el protagonista de una ensalada, sin más ingredientes. Basta con cortarlo en triángulos y ponerle un buen aliño. Utiliza melones más carnosos, como el Galia o el cantalupo, y vístelos con piñones o cacahuetes troceados, una pizca de aceite de oliva aromático, albahaca fresca y zumo de lima o limón.

Por supuesto, también queda muy bien poner bolitas o daditos de melón en una ensalada de cuscús, especialmente si va acompañada también de uvas y/o aguacate.

Artículo relacionado

Batido rouge performance

4 batidos refrescantes que te aportan muchas vitaminas

Batidos con melón

Una forma muy fácil de aprovechar los melones, especialmente los grandes o los que hayas comprado de más, es hacerlos en batidos, con otras frutas, con bebidas vegetales, etc.

Yo te propongo que lo hagas en lassi:

  1. Bate una buena rodaja de melón (sin piel y sin semillas) con un yogur de soja y bebida vegetal.
  2. Añádele una pizca de nuez moscada, canela y cúrcuma, y unos hielos, y tendrás una bebida fresquita, saludable y saciante en un momento.

El gazpacho de melón también es un básico del verano. Lo bueno es que los gazpachos o sopas frías de hortalizas, admiten un montón de variaciones, así que solo tienes que añadir una buena rodaja de melón a tu gazpacho y batirlo todo junto.

Para mejorar el sabor, omite la cebolla y añade un poquito de pepino, que marida estupendamente con el melón. También puedes reducir la cantidad de tomate y poner más melón en su lugar. Para esto puedes usar cualquier melón, pero te gustará probarlo con melón piel de sapo.

Artículo relacionado

figues

6 alimentos que cuidan tu piel desde dentro

Aperitivos y tapas con melón

Una raja de melón no viste mucho, pero si la cortamos en triángulos y le ponemos un poquito de labneh vegano (queso de untar hecho escurriendo yogur de soja) o algún queso vegano de untar comercial, unas hojitas de menta y un chorrito de limón o lima, se convierte en una tapa digna de un buen gourmet.

Hielo aromatizado con melón

Esto es algo que me gusta mucho hacer cuando compro unos melones de más. Los pelo, los corto en daditos y los congelo. Así cuando me preparo un té, por ejemplo, y lo quiero fresquito, solo tengo que ponerle unos daditos de melón congelado y obtengo, en un momento, un té fresquito, aromatizado y con un pinchito para comer cuando acabe.

También sirve para aguas aromatizadas y otras bebidas. Úsalo como los cubitos de hielo normales. Para esto es mejor utilizar melón Galia o cantalupo, más densos y dulces.

Artículo relacionado

Helados caseros sanos

8 helados sanos que puedes hacer fácilmente en casa

Helados de melón

El helado de melón más fácil que puedes hacer es cortarlo en triángulos, clavarles palitos y congelar (dentro de un recipiente apto, para evitar quemaduras por frío). El melón piel de sapo y el amarillo congelados hacen unos polos de hielo estupendos.

También puedes batir el melón con leche de coco o yogur vegetal para hacer polos más cremosos, o añadirlo a tus recetas de helado cremoso de frutas. El toque del melón siempre queda muy bien.

Melón al grill

Sé que esta propuesta suena rara, pero es una delicia. Podemos servir como postre unos triángulos de melón marcados al grill. Solo tienes que poner los triángulos en una sartén grill que ya esté bien caliente, con unas gotas de aceite de oliva extendidas por toda la superficie, y dejar que se marque por ambos lados.

Lo que sucede es que los azúcares del melón se caramelizan y se vuelve mucho más dulce, mientras que el interior sigue fresco y crujiente porque no lo hemos dejado suficiente tiempo para que se cocine (de ahí lo de ponerlo en la sartén cuando ya esté bien caliente).

Combina perfectamente con hierbas frescas (albahaca, menta, hierbabuena), helado, cualquier batido, etc., como postre es muy original y además muy dulce.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?