Determinadas plantas medicinales son capaces de hacernos sentir que podemos con todo (dentro de ciertos límites). Son auténticos adaptógenos naturales, válidos para tratar de plantar cara al estrés, la fatiga y el exceso de presión física y psicológica.

¿Qué son los adaptógenos?

Existen causas objetivas que favorecen el estrés, como el exceso o la falta de trabajo, los problemas familiares sociales, y los propios conflictos emocionales. Aprender a gestionar el tiempo, las técnicas de relajación o la terapia psicológica pueden ayudar.

Además, la naturaleza nos ofrece plantas que contienen sustancias capaces de regular nuestro sistema nervioso de manera que podemos hacer frente al estrés, el cansancio o las enfermedades.

Estas plantas contienen adaptógenos, que son sustancias (compuestos esteroideos, lignanos, terpenos, alcaloides, etc.) que actúan sobre el eje hipotalámico pituitario adrenal y reducen la respuesta al estrés en la fase de alarma, retrasan o previenen el agotamiento y brindan un cierto grado de protección contra el estrés a largo plazo.

Los adaptógenos, además, suelen tener un efecto regulador sobre la inmunidad y el metabolismo energético.

Desde hace miles de años la humanidad se apoya en ciertas plantas medicinales que son adaptógenos naturales y podemos seguir haciéndolo con tranquilidad.

6 plantas adaptógenas para épocas de estrés

Las plantas adaptógenas regulan la secreción de cortisona, una hormona producida por las glándulas adrenales en respuesta a la situación de estrés. También disminuyen la inflamación y no suelen provocar efectos secundarios: pueden consumirlas personas sanas.

Sus propiedades son un logro de la evolución. Estas plantas son supervivientes que han desarrollado mecanismos para sobrevivir en condiciones extremas, en climas muy fríos o desérticos. Las sustancias creadas nos sirven en momentos de exigencia física o mental

Estos adaptógenos naturales pueden ayudar a vivir con menos ansiedad y cansancio los momentos de estrés:

1 /8
Astrágalo para una mayor resistencia física

1 / 8

Raíz de astrágalo (Astragalus membrananceus)

iStock

Astrágalo, un impulso a tu resistencia física

El astrágalo (Astragalus membranaceus) es un poderoso adaptógeno que crece junto a ríos arenosos y en laderas soleadas de América, Europa y Asia.

  • Aumenta la producción de leucocitos y protege contra las infecciones y las alergias. Tiene efecto antiinflamatorio y defatigante.
  • Conviene en casos de falta de motivación y agotamiento. Ayuda a controlar el estrés y mejora la resistencia muscular y la capacidad pulmonar.
  • Se usan las hojas y la raíz y se pueden beber dos tazas diarias de la raíz preparada en decocción, sola o mezclada con otras hierbas. La dosis recomendada es de 10 a 15 g diarios, en tres tomas. También se encuentra en polvos, tintura y cápsulas de extracto.

adaptogeno bacopa

2 / 8

Bacopa (Bacopa monnieri)

Shutterstock

Bacopa para una mente más clara

La bacopa (Bacopa monnieri) crece en zonas pantanosas en la India, Nepal, Sri Lanka, China, Taiwán y Vietnam.

  • Es antinflamatoria, pero sobre todo aumenta la plasticidad neuronal y los niveles de neurotransmisores del bienestar como la serotonina, la acetilcolina y el ácido GABA.
  • Está indicada cuando el estrés afecta a la memoria y la capacidad de concentración. Es un tónico cerebral.
  • Se usan las sumidades floridas y puedes tomar 500 mg al día en polvo, cápsulas o comprimidos. En la medicina tradicional de la India se combina con gotu kola (Centella asiática), en la mezcla que se denomina «brahmi», que significa «energía de la conciencia universal».

Adaptógeno ashwagandha (Withania somnifera)

3 / 8

Ashwagandha (Withania somnifera)

iStock

Ashwagandha, el adaptógeno que te da serenidad

La ashwaganda (Whitania somnífera) es una planta adaptógena que se distribuye desde la India y Pakistán a Turquía, Grecia y el sur de la península Ibérica.

  • Es el gran revitalizante de la medicina ayurvédica. Se considera adaptógena, estimulante y antidepresiva.
  • Conviene en estados nerviosos, procesos ansiosos y depresivos incipientes, y como ayuda para combatir el insomnio.
  • Se utiliza la raíz, que se puede presentar troceada, entera o en polvo. Puede tomarse en decocción, sola o en combinación con otras plantas medicinales, se beben dos tazas al día. En extracto seco, en cápsulas o comprimidos, de 2 a 6 unidades al día. Para el estrés se recomiendan 300 mg en dos dosis diarias.

adaptogeno natural Schisandra

4 / 8

Schisandra (Whitania somnifera)

GettyImages

Schisandra, fortaleza ante los cambios

La schisandra(Schisandra chinensis) es un adaptógeno que crece en el norte de China y Corea.

  • Conocida en la práctica herbomedicinal china como Wu Wei Zi, se considera uno de sus principales recursos estimulantes. Combate los efectos dañinos de un estrés agudo y prolongado, por la liberación de cortisol y otras hormonas.
  • Está indicado en las situaciones de cambio, difíciles y estresantes, cuando se siente que no llega la energía física y mental. Ayuda a recuperarse después de una enfermedad.
  • Se utiliza el fruto maduro, fresco o deshidratado. Se pueden tomar las bayas, frescas o secas, con el yogur o solas. También se puede tomar una decocción de los frutos, dos vasos al día, en tomas alejadas de la noche.

adaptogeno ginseng (Panax ginseng)

5 / 8

Ginseng coreano (Panax ginseng)

iStock

Ginseng para calmar la ansiedad

El ginseng(Panax ginseng Meyer) es originario de las zonas montañosas del este de Asia. Se cultiva extensamente en Japón, China y Corea del Sur.

  • Estimula el sistema nervioso central, pero no produce sensación de excitación. Potencia la concentración y la coordinación.
  • Conviene ante la sensación aguda de fatiga física y psíquica, estrés y ansiedad.
  • Se utilizan las raíces, que se presentan troceadas o en polvo. Se encuentra en herbolarios, farmacias y mercados bio.
  • Una dosis habitual es de 2 a 5 cápsulas diarias de 200 mg. También se puede preparar una decocción con la raíz troceada o en polvo, que se toma por la mañana. Existen extractos fluidos y comprimidos.

adaptogeno maca

6 / 8

Maca andina (Lepidium meyeni)

iStock

Maca, un buen vigorizante físico y emocional

La maca andina (Lepidium meyeni) es una planta adaptógena que crece en los páramos andinos del Perú y Bolivia.

  • Es rica en esteroles y sustancias estimulantes como las macamidas y los macaenos. Se comporta como un vigorizante que aumenta la resistencia física y emocional.
  • Este potente adaptógeno natural onviene ante situaciones de estrés agudo, agotamiento, desgana y astenia. Muchos deportistas la usan para favorecer su rendimiento físico.
  • De la maca se usa la raíz primaria, que se presenta en forma de polvo o harina. Se puede tomar en polvo, disuelto en agua, leche o yogur; de esa manera se pueden tomar 15 g dos veces al día. Las cápsulas con 500 mg de extracto de maca se pueden tomar a razón de 3 a 6 diarias.

adaptogeno albahaca sagrada

7 / 8

Albahaca sagrada (Ocimun sanctum)

Shutterstock

Albahaca sagrada, el adaptógeno relajante que no da sueño

La albahaca sagrada (Ocimun sanctum), también conocida como tulsi, es una planta es originaria de Asia, aunque actualmente crece en todas las regiones tropicales. Se considera que es un adaptógeno que ayuda a relajarse en situaciones de estrés.

  • Es calmante y relajante, pero no produce somnolencia. Favorece el equilibrio hormonal y tiene efecto desintoxicante. Su nombre en hindi, tulsí, significa «la incomparable».
  • Ayuda a recuperar el equilibrio en situaciones de tensión emocional y estrés. Algunos deportistas la toman para mejorar el rendimiento físico. Favorece la recuperación de las infecciones respiratorias.
  • Se usan las hojas frescas o secas. Su sabor es más intenso y picante que el de la albahaca mediterránea. Para combatir la ansiedad se pueden tomar 500 mg de extracto seco al día.

Adaptogeno cordyceps

8 / 8

Cordyceps (Ophiocordyceps sinensis)

GettyImages

Cordyceps, un poderoso hongo adaptógeno

El cordyceps (Ophiocordyceps sinensis) se halla en zonas de altiplano en Asia Central, el Tíbet y Nepal, entre los 3.500 y los 5.000 metros de altitud. Una variedad similar, Cordyceps militaris, puede cultivarse.

  • Es energético y tonificante de la inmunidad. Ayuda a combatir la fatiga y la debilidad. Tradicionalmente se ha usado como afrodisiaco. Sus principales principios activos son la cordicepina y los polisacáridos.
  • Conviene en casos de fatiga, falta de motivación y depresión leve.
  • Se utiliza el cuerpo fructífero o parte exterior y visible del hongo. Se comercializa en polvo, cápsulas y extractos líquidos. Seguir las indicaciones del fabricante.

LECTURA RECOMENDADA

5 adaptógenos para las mujeres

Remedios antiestrés con plantas adaptógenas

Las propiedades de las plantas adaptógenas pueden combinarse entre sí, tal como se hace en las fórmulas de herbolario.

Puedes tomarlas en infusión, tintura, polvo, granulado, cápsula o comprimido. Se pueden tomar solas, combinadas entre sí o con otras plantas. Determinados alimentos pueden complementar su acción, como la avena, el arroz, la lechuga, el azafrán o el cardamomo.

Tisana para mantener la calma

Esta es una tisana que se puede tomar de forma preventiva, antes de una situación que pueda ser estresante, para mantener la calma y sentirse más sereno para afrontarla.

  • Plantas que necesitas: ashwagandha, melisa, rabo de gato, valeriana, angélica, manzanilla y mejorana. 5 g por planta.
  • Cómo se prepara: mezcla las plantas y separa una cucharada rasa de la mezcla por cada taza de agua. Añade agua y calienta sin que llegue a hervir. Apaga el fuego y deja reposar 10 minutos.

 

Tisana para reducir el estrés

Esta es una fórmula equilibrada que te ayuda a superar dificultades cuando sientes que el estrés empieza a superarte.

  • Plantas que necesitas: ashwaganda, schisandra, albahaca sagrada, ginseng, hibisco y naranja amarga. 20 g por planta.
  • Cómo se prepara: haz una decocción con una cucharada de la mezcla por taza durante 3 min. Apaga el fuego y deja que repose 10 min. Puedes tomar tres tazas repartidas durante el día.