Sin manchas en la piel

Queratosis actínica: cómo se trata con medio naturales

Dr. Pablo Saz

La queratosis está estrechamente asociada con una exposición solar excesiva a lo largo de los años. Aprende a prevenirla y tratarla.

La queratosis actínica o solar aparece como una superficie engrosada y escamosa en la piel, que se forma después de muchos años de exposición al sol. Normalmente se desarrolla en la cara, las orejas, el dorso de las manos, los antebrazos, el cuero cabelludo o el cuello.

La queratosis actínica es de crecimiento lento y normalmente no provoca síntomas, sólo el parche o una pequeña mancha de color rosa, rojo o marrón que puede alcanzar los 2,5 cm de diámetro. Suelen darse en personas mayores de 40 años. Un pequeño porcentaje de estas lesiones se pueden convertir eventualmente en cáncer de piel.

¿Cómo reduzco el riesgo de padecer queratosis actínica?

Para reducir el riesgo de queratosis actínica, minimiza tu exposición al sol y protege la piel de una luz solar excesiva. Es importante que estés en contacto con la luz, pero siempre de forma indirecta.

El poco tiempo que dediques a tomar el sol, mejor que lo hagas sin protección, aumentando gradualmente la exposición y evitando las horas centrales del día (entre las 10 y las 16 horas). Empieza con 5 minutos hasta llegar a 20 minutos diarios. Esto es suficiente para obtener los beneficios del sol, como la síntesis de vitamina D en la piel.

Artículo relacionado

chica al sol vitamina d

9 claves para evitar carencias de vitamina D

El resto de tiempo emplea protección total, preferiblemente con ropa y bien tapada. En verano, si utilizas cremas solares, que sean con filtros minerales y certificación ecológica.

Una buena protección a veces mejora las lesiones. A medida que pasa el tiempo la piel envejece, pero la queratosis no tiene por qué empeorar.

Por otra parte, es muy recomendable comer abundantes frutas y verduras con carotenos, y tomarlas frescas. Una dieta baja en grasas saturadas y sin calentarlas también se ha comprobado que disminuye la incidencia de queratosis actínica.

¿Se puede tratar de alguna manera?

La criocirugía con nitrógeno líquido a -195,8 °C es el tratamiento más común, rentable y eficaz para la queratosis actínica y resulta especialmente eficaz cuando existe un número limitado de lesiones.

No son necesarios cortes ni anestesia. Se aplica nitrógeno líquido en las lesiones existentes con un spray o aplicador con punta de algodón a fin de congelarlas. Luego se forman costras y se caen. A partir de aquí es muy importante la protección y la dieta para prevenir su reaparición.

Hay muchos casos que se curan pero es importante atender los pequeños detalles: si la queratosis empeora significa que algo no se está haciendo bien.

Artículo relacionado

sol salud vitamina d

La luz del sol como terapia

Recuerda que ante ante la aparición de cualquier mancha en la piel debes hacer una visita a tu dermatólogo para que realice un diagnóstico, sobre todo si la macha crece o sangra.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?