Con menú semanal descargable

3 recetas con olla lenta y menú semanal

Con una olla lenta podrás dejar cocinando potajes y muchas otras recetas sin tener que estar pendiente, y te quedarán deliciosos. ¡Inclúyelos en tu menú semanal!

La olla lenta o slow cooker viene a recuperar el sabor de los platos hechos con tiempo, a fuego lento. Los potajes y platos hechos de esta forma tienen un gusto diferente. Pero, con nuestro estilo de vida moderno, difícilmente podemos estar toda una mañana para hacer un potaje de lentejas.

Las más conocidas son las de la marca Crockpot, que también le dan nombre a este electrodoméstico. Aunque un uso muy habitual es la cocción de carnes, podemos utilizarla ampliamente para platos veganos. Podremos hacer todo tipos de legumbres, pero también carnes vegetales, incluyendo seitán casero, preparaciones para cremas, patés, ¡incluso bizcochos!

Ahora que estamos en invierno apetecen más que nunca este tipo de recetas, así que he incluido algunos platos ideales para cocinar con olla lenta en el menú vegano semanal que te propongo en este post.

  • Puedes descargarte el menú semanal con olla lenta aquí.

Las ventajas de cocinar en una olla lenta

La olla lenta es justo lo contrario de la olla rápida o exprés y tiene muchas ventajas:

  • Temperatura constante y bajo consumo. Los tiempos se cuentan por horas y es habitual que los platos tarden unas 4 o 6 horas en hacerse, muchas veces 8. Es algo que descoloca, pero el gasto en electricidad es bajo y lo que hace la olla lenta es mantener una temperatura constante.
  • Dos posiciones. Suelen tener solo dos temperaturas, BAJA y ALTA, y una función de mantener caliente. En baja temperatura se cocina entre los 70 ºC y los 95 ºC, según el modelo y el tipo de preparación. Algunas ni siquiera llegar a hervir en modo de alta temperatura, aunque es habitual que lleguen a los 150 ºC.
  • Respeto por los alimentos. Es precisamente este tipo de cocción a posición de temperatura, sin llevar a hervir, a atmósfera normal, su principal virtud. A pesar de los altos tiempos de cocción, no nos vamos a encontrar las verduras ni las legumbres deshechas. Todo lo contrario, van a estar bien enteras y manteniendo mejor muchas de sus propiedades.
  • No necesita que estés vigilando. Otra de las primeras ventajas que vemos en la olla lenta es, precisamente, que no necesita que estemos vigilando el fuego. Es ciertos que las primeras veces que la utilicemos debemos vigilarla, así como seguir algunas sencillas instrucciones. Por ejemplo, no llenarla hasta arriba o no colocarla en una superficie que no se pueda calentar. La olla lenta ha de estar, preferentemente, en una superficie de tipo encimera.
  • Puedes programar la cocción. Otra de las ventajas de utilización es la temporización. Las hay digitales, que se puede programar fácilmente, pero también podemos utilizar un temporizador analógico, que encuentra en cualquier ferretería y es muy económico. Así podemos elegir cuándo empieza y cuándo acaba. Esa cantidad de horas, que a priori puede parecer un inconveniente, es lo que le da juego a este sencillo electrodoméstico. Ella cocina mientras trabajamos o dormimos, y nos encontramos el resultado caliente listo para el táper de la oficina o para la cena.

Tu olla lenta te puede servir perfectamente para hacer una buena cantidad de legumbres desde cero. Tendrás que pasar por el remojo igual que en otro tipo de cocciones, y tardarán mucho más, habitualmente entre 3 y 4 horas, a veces más. Por ello, lo habitual es pasar directamente a cocinar un potaje o los ingredientes de una nutritiva crema de legumbres. Para tener legumbres cocidas es mucho más habitual utilizar directamente la olla exprés.

Recuerda que hay muchos modelos de capacidades muy diferentes, y que las recetas suelen estar escritas para los modelos 3,5 o 5 litros. Algunas necesitan que la crockpot sea ovalada o que sea de las redondas pequeñas. Muchas personas amantes de este tipo de cocción tienen más de un modelo, ya que las más pequeñas son fáciles de guardar y nos sirven para hacer compotas y salsas.

3 recetas para cocinar con olla lenta para tu menú semanal

Aquí van algunas recetas para que empieces a enamorarte de la olla lenta. Con estas cantidades podrás congelar y tendrás varias raciones. Las he incluido en el menú semanal descargable de cocina lenta que te propongo esta semana.

Potaje de lentejas con olla lenta
Stockfood

Potaje de lentejas

Este es el tipo de preparación que te servirá para saber si te gusta o no la olla lenta. También es ideal para probar porque no requiere de preparaciones previas, solo del remojo. Es lo que se conoce en el mundillo como one-pot o "to’pa dentro" y que es, literalmente, meter los ingredientes en la olla una vez limpios y cortados.

Ingredientes:

  • 500 g de lentejas
  • 1 cebolla blanca
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro grande
  • 2 pimientos verdes italianos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 chorizo vegetal de seitán o un calabizo
  • 1 horas de laurel
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • Agua

Preparación:

  1. Remojamos las lentejas al menos durante la noche, en agua abundante. Escurrimos las lentejas, desechamos el agua del remojo y las enguajamos.
  2. Colocamos las lentejas en el fondo de la olla.
  3. Pelamos el calabizo o el chorizo vegetal si tiene piel y lo troceamos. Lo colocamos encima de las lentejas
  4. Lavamos bien todas las verduras y eliminamos la piel y los tallos.
  5. Troceamos todas las verduras, idealmente cortadas en dados pequeños.
  6. Mezclamos la verdura y la colocamos toda encima de las lentejas.
  7. En un vaso de agua, mezclamos la salsa de soja el pimentón y el aceite de oliva. Lo añadimos a la olla.
  8. Cubrimos con agua las verduras y solo ponemos un dedo más. Tapamos y cocinamos en lenta durante 7 horas. No removemos.
  9. Puedes apagar y dejar en reposo, tras mezclarlo todo, un par de horas más con el calor residual.
  10. Servimos con una ración de arroz integral al vapor o patata prebiótica recalentada.

Es muy importante seguir las indicaciones de la cantidad de agua. Al no haber prácticamente nada de evaporación, nos puede quedar el plato aguado si nos pasamos. Es un error muy habitual, como llenar de más la olla. Las lentejas van a crecer y si se vierte el contenido fuera puede llegar a la resistencia y ocasionar un cortocirctuito.

Chilli vegano con olla lenta
Stockfood

Chili sin carne

La cocina mexicana tiene algunas recetas que ya se han convertido en universales. Puedes hacer un estupendo chili vegetal utilizando la proteína vegetal texturizada que más te guste. Te recomiendo que no sea muy gruesa, pero tampoco de la más fina. Puedes añadir máas verduras de tu elección.

Ingredientes:

  • 300 de frijoles o judías negras
  • 100 g de proteína vegetal texturizada pequeña
  • 1 pimiento rojo
  • 2 tomates medianos
  • 1 cebolla roja
  • 2 dientes de ajo
  • 1 manojo de cebollino
  • 1 cucharadita rasa de pimentón dulce
  • 2 cucharaditas rasas de comido
  • 1 cucharadita de cayena molida o chile en copos
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Caldo suave de verduras o agua
  • Sal al gusto

Preparación:

  1. Remojamos durante al menos 8 horas las legumbres. Después las escurrimos y enjuagamos.
  2. Si nuestra crockpot no llega a hervir, calentamos agua en un cazo y las hervimos durante 10 minutos. Aprovechamos también el agua y la ponemos en la olla junto con los frijoles.
  3. Limpiamos, pelamos y troceamos las verduras, menos la cebolla y los ajos, en dados medianos o pequeños, según como nos los queramos encontrar después.Guarda un poco de cebollino cortado para decorar.
  4. Colocamos por encima de los frijoles.
  5. Pelamos y troceamos la cebolla y los ajos, y los doramos en una sartén caliente con dos cucharadas de aceite de oliva.
  6. Dejamos que se enfríe y lo colocamos por encima de las verduras.
  7. En un vaso de agua o caldo, mezclamos las especias, dos cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal. Aquí podemos elegir el nivel de picante. Es mejor quedarse corto y añadir después en polvo. También podemos hacer la receta sin picante, cambiándolo por pimienta.
  8. Añadimos a la olla y cubrimos los ingredientes con líquido. Cocinamos en baja durante 8 horas.
  9. Revisa la cantidad de líquido a las 6 horas, por si por el tipo de proteína texturizada ha bajado mucho. Lo importante es que los frijoles estén abajo y cubiertos.
  10. Finalmente, remueve y comprueba que las legumbres están al punto. Puedes seguir cocinando con el calor residual, con todo mezclado.

Se suele servir con arroz blanco o con tortillas de maíz. Puedes añadir aguacate y salsa pico de gallo, parecida a nuestro salpicón.

Compota de manzana, pera y naranja con olla lenta
Stockfood

Compota de manzana, pera y naranja

Vas a poder tener compotas deliciosas durante días gracias a tu olla lenta. No te quedes en la compota de manzana y experimentas con otros sabores.

Ingredientes:

  • 5 manzanas dulces de temporada
  • 2 peras de temporada
  • 2 naranjas
  • 2 cucharadas de panela
  • 1 cucharada rasa de canela

Si la compota te gusta ácida, añádele zumo de limón a la cocción.

Preparación:

  1. Pelamos (opcional) y descorazonamos las peras y las manzanas.
  2. Pelamos las naranjas y separamos los gajos, eliminando la piel blanca.
  3. Troceamos todo en dados pequeños.
  4. Añadimos todos los ingredientes a la olla lenta y mezclamos con una cucharada de madera.
  5. Cocinamos 3 horas en alta.

Si te ha quedado muy entero puedes triturar una vez atemperada la compota.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?