Optometría

Tratamiento natural de las moscas volantes

Jaume Pauné

¿Qué son y cómo se evitan las moscas volantes o miodesopsias?

Las miodesopsias o moscas volantes son en realidad condensaciones de colágeno que se forman en el líquido gelatinoso transparente que rellena el globo ocular, llamado humor vítreo. Cuando la luz pasa a través de estos cúmulos de colágeno, proyectan su sombra sobre la retina y eso se manifiesta en la visión como un conjunto de manchas, puntos o filamentos suspendidos en el campo visual.

Aunque estas manchas parecen estar volando frente al ojo –de ahí que se las denomine moscas volantes– en realidad flotan en el interior de este. Su presencia se puede mantener bajo control mediante pequeños ejercicios o con la ayuda de complementos naturales.

Moscas volantes: cuándo preocuparse

Si bien son molestas, en realidad son el resultado de un proceso de envejecimiento y no son un problema patológico para el ojo o la visión. Ocurre porque el humor vítreo no se renueva, con lo que a lo largo de los años el colágeno puede ir acumulándose hasta formar esas condensaciones capaces de proyectar sombras.

Sin embargo, ante su presencia, conviene realizar un examen del fondo del ojo, una prueba sencilla que consiste en aplicar unas gotas para dilatar la pupila y observar mediante técnicas de imagen el interior del globo ocular. El objetivo de esta prueba es descartar un desprendimiento de retina, un trastorno que también puede provocar la aparición de moscas volantes y que requeriría atención inmediata, puesto que pone en riesgo la visión.

Artículo relacionado

ojos

10 hábitos y alimentos para mantener los ojos sanos

¿Cómo tratar las miodesopsias?

Las "moscas volantes" se ven más en fondos blancos, luminosos, cielos grises... Cuanto más se observan más se perciben, por lo que la recomendación general es no fijarse en ellas y adoptar una mirada relajada, mirando más allá de ellas o como si se viera a su través, ignorándolas.

Los caracteres obsesivos tienen más dificultad en ver de esta manera, pero lo que es claro es que nuestra visión se adapta corticalmente a los cambios y es capaz de “rellenar” o “completar” el mundo visual a partir de imágenes fragmentadas o cortadas. Por tanto, esa actitud de mirada distendida es la mejor recomendación.

Simultáneamente existen en el mercado complementos a base de glucosamina, colágeno hidrolizado y vitamina E, útiles para renovar y proteger los tejidos conectivos del organismo, como el humor vítreo, que pueden ayudar a reducir la cantidad y la intensidad de cuerpos flotantes en el humor vítreo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?