Plantas que calman el síndrome de colon irritable

Algunas plantas antiinflamatorias, antidiarreicas y demulcentes proporcionan un alivio más o menos duradero en el síndrome de colon irritable. Toma nota.

menta1

Se calcula que entre un 3 y un 12% de la población española padece del síndrome de colon irritable. Este trastorno, generalmente crónico, afecta al intestino grueso con síntomas como cólicos, diarreas, prisas por evacuar, dolor abdominal, evacuación incompleta, distensión abdominal más o menos visible o mucosidad en las heces, aunque también, a veces, estreñimiento.

Puede alterar el ritmo de vida e incluso impedir viajar o asistir a reuniones sociales u otros compromisos en no pocos casos. Además, la urgencia por evacuar, a veces en momentos inoportunos, crea inseguridad y angustia.

Causas del síndrome de colon irritable

Las causas del síndrome de colon irritable son casi tan diversas como las personas que lo sufren: problemas de motilidad gastrointestinal, alergias o hipersensibilidad alimentaria, haber pasado una gastroenteritis más o menos severa, un sobrecrecimiento de bacterias en el intestino... Tampoco cabe descartar el factor emocional.

Farmacológicamente se trata con diferentes tipos de medicamentos según el caso, como antibióticos, laxantes, antidiarreicos, antialérgicos o antiinflamatorios. Los síntomas del síndrome de colon irritable suelen mejorar con cambios en el estilo de vida y la alimentación, incluida la adopción temporal de una dieta baja en FODMAP.

Las plantas medicinales pueden ser un apoyo que te aconsejamos explorar consultando en tu herbolario o especialista de confianza. Algunas alivian los síntomas, pero a veces se requiere tiempo. Actúan aportando sus efectos antiinflamatorios, sedantes, laxantes, antidiarreicos, carminativos, antibacterianos o antialérgicos, según convenga.

A continuación encontrarás algunas de las plantas para el colon irritable más eficaces, por su amplia aplicación como remedios digestivos. Muchas las encontrarás en esta infusión para aliviar el colon irritable, que las combina con otras plantas para cubrir una mayor diversidad de síntomas.

1 /9

1 / 9

Shutterstock

Laurel para aliviar los gases y los espasmos

El laurel (Laurus nobilis L.) crece en márgenes de rieras, barrancos y orlas forestales del Mediterráneo oriental y otros puntos de la península. Se usa como apoyo natural para reducir algunos síntomas del síndrome de colon irritable, como gases, espasmos gastrointestinales, pesadez estomacal, falta de apetito o náuseas.

  • Por qué es útil: Es antiespasmódico, antiséptico, antibacteriano, carminativo, digestivo y sedante.
  • Partes que usamos: Las hojas y en menor medida los frutos, así como el aceite esencial que se obtiene de unas y otros.
  • Tómala así: En forma de infusión, mejor con otras plantas de propiedades afines, dos vasos al día; en tintura, hasta 30 gotas al día en tres tomas; y las hojas como condimento de cocina.

Alcachofera, buen remedio preventivo

2 / 9

Gettyimage

Alcachofera, buen remedio preventivo

La alcachofera (Cynara scolymus L.) se cultiva en grandes sembrados. Se usa para tratar alteraciones hepáticas y biliares, o reducir el colesterol. En los ensayos, el extracto de alcachofera reduce de forma notable algunos síntomas del síndrome de colon irritable. Se destina sobre todo a regular la alternancia de diarrea y estreñimiento, restaurar la mucosa intestinal y prevenir la urgencia de evacuar.

  • Por qué es útil: Es protectora y reparadora hepática, colerética, colagoga, digestiva, aperitiva, diurética y antioxidante.
  • Partes que usamos: Las hojas jóvenes y las brácteas de la flor.
  • Tómala así: El extracto en gotas, cápsulas o comprimidos, y las hojas en decocción, con plantas afines, hasta 3 vasos al día.

Hinojo para regular los intestinos

3 / 9

Shutterstock

Hinojo para regular los intestinos

El hinojo (Foeniculum vulgare Miller) crece en márgenes de caminos y sembrados, descampados, prados y herbazales. Se usa para tratar algunos síntomas recurrentes del síndrome de colon irritable, como gases, espasmos gastrointestinales, flatulencias o estreñimiento. Combate los focos de infección gástrica y ayuda a reequilibrar y estimular la motilidad intestinal alterada.

  • Por qué es útil: Es digestivo, aperitivo, carminativo, antiespasmódico, antiinflamatorio, antiséptico, galactógeno y mucolítico.
  • Partes que usamos: Los frutos, pero también la cepa y la raíz.
  • Tómala así: En infusión, con plantas afines, hasta 3 vasos al día; el extracto líquido, hasta 30 gotas en 3 tomas, la tintura, cápsulas de aceite esencial, cápsulas, comprimidos y en polvo.

4 / 9

Gettyimage

Salicaria, un buen remedio para la diarrea

La salicaria (Lythrum salicaria L.) crece en orillas de ríos, lagos, canales, pastizales, marismas, etc. de toda Europa. Es un recurso herbario preferente para el síndrome de colon irritable, muy eficaz frente a la diarrea. Según los investigadores de una revisión publicada en Journal of Etnopharmacology, algunos estudios que han analizado su composición revelan que contiene polifenoles y heteropolisacáridos que explicarían los efectos medicinales observados por el uso. Ayuda a restaurar las mucosas, reequilibrar la motilidad intestinal y superar la debilidad generada por la pérdida de sales minerales.

  • Por qué es útil: Es astringente, hemostática local, antiinflamatoria, antiséptica, antibacteriana, demulcente y remineralizante.
  • Partes que usamos: Las sumidades floridas.
  • Tómala así: En infusión astringente, hasta 3 vasos diarios, mejor con plantas afines como llantén, malvavisco o malva. También en extracto líquido, tintura, polvos, cápsulas o comprimidos.

5 / 9

Shutterstock

Menta, un eficaz bálsamo intestinal

La menta (Menta x piperita L.) crece en jardines y viveros medicinales. La menta y en especial su aceite esencial ejercen una acción restauradora sobre la mucosa intestinal. Pueden aliviar las enterocolitis, los espasmos gastrointestinales y el síndrome de colon irritable, tal como indica un metaanálisis publicado en BMC Complementary and Alternative Medicine en 2019. Eliminan gases y flatulencias y ayudan a recobrar la motilidad intestinal normal.

  • Por qué es útil: Antiespasmódica, analgésica, antiinflamatoria y carminativa, entre otras.
  • Partes que usamos: Las hojas, ricas en aceite esencial.
  • Tómala así: En infusión, hasta 3 vasos al día. También en extracto líquido, el jugo de la planta fresca, el aceite esencial por vía interna (con precaución) y en cápsulas y comprimidos.

6 / 9

Gettyimage

Chía, rica en mucílagos que te protegen

La chía (Salvia hispánica L.) es nativa del sur de México y Centroamérica, de Guatemala a Panamá. Se usa como apoyo para tratar el síndrome de colon irritable, el estreñimiento crónico, la úlcera gastrointestinal y el colesterol LDL alto. Facilita y normaliza el tránsito intestinal y restauran las mucosas irritadas.

  • Por qué es útil: Las semillas son hipolipemiantes, antioxidantes, antiinflamatorias, laxantes, demulcentes y remineralizantes.
  • Partes que usamos: Las semillas, ricas en omega 3, mucílagos, vitaminas y minerales.
  • Tómala así: Las semillas como aderezo en ensaladas o sopas, o con el yogur. Licuadas y mezcladas con leche vegetal, en polvo o en decocción, junto con otras plantas, 2-3 vasos diarios.

7 / 9

Shutterstock

Melisa para las digestiones nerviosas

La melisa (Melissa officinalis L.) crece en riberas y en jardines y viveros medicinales de Europa mediterránea y oriental, y sur del Reino Unido e Irlanda. Es muy útil cuando el colon irritable tiene un componente nervioso. Combate los espasmos gastrointestinales, los gases y la inflamación intestinal, aliviando el dolor abdominal. También en caso de diarrea e indigestiones nerviosas. En estudios en animales se ha comprobado que regula la hipersensibilidad visceral y el tránsito intestinal, en gran parte por su acción antiinflamatoria. 

  • Por qué es útil: Actúa como digestiva, carminativa, antiespasmódica, sedante, antiséptica, antibacteriana y antivírica.
  • Partes que usamos: Las hojas, las sumidades floridas y el aceite esencial que se obtiene de ellas.
  • Tómala así: En infusión, hasta 3 vasos al día; en tintura, el jugo fresco, el extracto líquido, en cápsulas y en comprimidos.

8 / 9

Gettyimage

Ispágula, un restaurador gastrointestinal

La ispágula (Plantago ovata Forsk) crece en descampados, yermos, costas, zonas predesérticas y viveros medicinales. Por su riqueza en mucílagos, es muy efectiva para tratar el síndrome de colon irritable. Protege y restaura la mucosa gastrointestinal y favorece la evacuación sin producir irritación gástrica.

  • Por qué es útil: Es laxante, demulcente, antiinflamatorio, hipoglucemiante e hipolipemiante.
  • Partes que usamos: Semillas y la fibra que las envuelve.
  • Tómala así: En macerados o decocción, con plantas carminativas para reducir las posibles flatulencias que pueda provocar, 2 vasos diarios. También en polvo, cápsulas y comprimidos. Evítala si tomas medicación para la diabetes o el colesterol.

hibisco

9 / 9

Hibisco frente a la indigestión y el estreñimiento

Existen muchas variedades de hibisco, aunque la más utilizada es el hibisco centroamericano (Hibiscus sabdariffa L.).

  • Por qué es útil: Alivia las indigestiones nerviosas, los espasmos y el estreñimiento.
  • Partes que usamos: Las flores.
  • Tómala así: En infusión simple o asociada a otras hierbas. También en tintura, extracto líquido y en cápsulas.

 

Síntomas del colon irritable y algunos consejos más

Los síntomas más frecuentes del colon irritable son el dolor abdominal, la hinchazón, los gases, la diarrea o el estreñimiento. A veces la diarrea y el estreñimiento se alternan.

La relajación y la dieta vegetal también pueden favorecer la recuperación cuando se sufre síndrome del colon irritable. Es importe asimismo descartar posibles intolerancias y alergias alimentarias.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?