Medicina natural

6 tratamientos naturales contra los hongos de las uñas

¿Te aparecen con frecuencia y no sabes cómo tratarlos? Existen remedios naturales eficaces.

Dr. Pedro Ródenas, médico naturista
Dr. Pedro Ródenas

Médico naturista

La infección de las uñas por hongos, cuando se cronifica, cuesta de erradicar. Los tratamientos van dirigidos habitualmente a destruir los gérmenes con medicamentos antimicóticos.

Como es sabido, en estas infecciones, más importante que el agente causante (bacterias, virus u hongos) es el ambiente que facilita o no el crecimiento de estos organismos que conviven con nosotros en armonía, pero que cuando se desarrollan en exceso provocan síntomas molestos secundarios.

Por este motivo, tan importante o más que el tratamiento médico es procurar modificar las circunstancias que favorecen su crecimiento, en este caso la humedad y el calor.

¿Cómo evitar los hongos en las uñas?

Para evitar el contagio hay que ser escrupuloso con la higiene diaria y sobre todo secarse bien las uñas de manos y pies. En la medida de lo posible es mejor hacerlo con aire, para impedir erosionar la zona afectada y evitar el contagio a través de toallas o trapos de cocina, que suelen ser caldo de cultivo para los hongos.

También es importante tener un sistema inmunitario equilibrado. Existen en el mercado multitud de preparados dietéticos y de fitoterapia que aumentan las defensas y que puedes tomar como ayuda.

Mejores remedios

1. Descansar

Para mantenerse con unas buenas defensas e impedir el avance o la reinfección no has de olvidar la importancia de un buen descanso, como dormir de 7 a 8 horas diarias con un sueño reparador.

2. Comer sano

3. Tomar el sol

El sol, tomado tanto a nivel local, sobre las uñas, como a nivel general, también es un poderoso desinfectante e inmunoestimulante que te puede ser útil.

4. Remedios naturales

Como tratamiento tópico y alternativo a los antimicóticos convencionales, especialmente cuando no son efectivos después de varias aplicaciones o recaídas, te sugiero que pruebes alguno de los siguientes remedios, sabiendo que es preciso utilizarlos de forma regular

  • Sumergir dos veces al día durante veinte minutos los dedos en agua tibia con vinagre de manzana o de uva, en la proporción de dos partes de agua por una de vinagre (si la piel lo resiste puede hacerse el baño solo con vinagre unos diez minutos).
  • Frotar o sumergir las uñas afectadas con zumo de limón puro un par de veces al día durante unos minutos y aplicar aceite esencial del árbol del té o de lavanda directamente sobre las zonas afectadas al menos tres veces al día.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?