aumentar-plaquetas

Medicina natural

5 formas de controlar el descenso de plaquetas

La vitamina K es clave para el funcionamiento de las plaquetas. Es importante controlar su nivel y, si está bajo, tomar más alimentos ricos en ella.

Rosa Guerrero

Las plaquetas son células sanguíneas que produce la médula ósea. Viven entre 8 y 12 días y su principal función es la coagulación, para evitar hemorragias o para que no perdamos demasiada sangre por una herida. La cifra normal de plaquetas oscila entre 150.000 y 400.000 por mm3.

Cuando el nivel es inferior a 100.000 pueden aparecer síntomas como sangrados espontáneos o moratones sin motivo aparente o por pequeños roces. Su disminución puede deberse a una producción deficiente o anómala, a una menor supervivencia por lesiones mecánicas en los vasos sanguíneos (vasculitis, prótesis vasculares), o a una alteración inmunitaria que provoca su autodestrucción.

La acumulación excesiva de plaquetas en el bazo (encargado de retener y destruir estas células) también provoca su descenso (plaquetopenia). Otra causa puede ser una infección por virus, bacterias o protozoos, o bien una enfermedad primaria o la ingesta de ciertos fármacos.

Cómo controlar el descenso de plaquetas con medicina natural

La funcionalidad de las plaquetas depende de la vitamina K, por lo que es importante controlar su nivel y, si está bajo, tomar más alimentos ricos en ella (verduras de hoja verde, brécol, tomates, alfalfa…) y reforzar la flora intestinal, que participa activamente en su síntesis:

1. Es esencial seguir una alimentación rica en enzimas

No deben faltar los germinados, la remolacha, la zanahoria, el apio ni los cítricos. El jugo de aloe (10-30 ml diarios) es muy recomendable por su riqueza en nutrientes regenerativos.

2. Realiza periódicamente un buen drenaje hepático

La hipertensión portal favorece el crecimiento del bazo y, en consecuencia, el secuestro de plaquetas. El extracto de cardo mariano (400-800 mg diarios) es un buen aliado del hígado; y la tintura madre de Ceanothus (15 gotas, tres veces al día) resulta muy efectiva para mejorar la actividad del bazo.

3. Incorpora un suplemento de vitaminas del grupo B

Sobre todo el déficit de folatos y de vitamina B12 puede favorecer esta patología.

4. Cambia de actitud frente a la vida

Desde el punto de vista energético o emocional la plaquetopenia se relaciona con la falta de alegría, el sentimiento de víctima y la sensación de estancamiento vital. Por ello trabajar estos aspectos y cambiar la actitud frente a la vida puede ser también una ayuda.

Etiquetas:  Salud Terapias Vitamina B12

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?