Sueño de calidad

Cómo dormir bien cuando hace calor

Una de cada tres personas duerme peor de lo habitual cuando empieza a hacer calor. Te vamos a ofrecer consejos para que puedas dormir sin revolcarte de un lado para otro.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Después del recorrido en bicicleta, una ducha rápida fresquita y por la noche una copa al aire libre. Pero a pesar de que disfrutamos de las estaciones cálidas, por la noche a menudo nos cuesta dormir.

Damos vueltas y vueltas inquietos, pateamos las sábanas, nos molesta el zumbido de los mosquitos, sentimos que la ropa se nos pega al cuerpo. Y cuando finalmente nos hemos quedado dormidos, los primeros rayos de sol nos despiertan.

Una de cada tres personas duerme mal cuando hace calor. Aparentemente, las mujeres sufren más el problema que los hombres y los jóvenes más que las personas mayores.

Artículo relacionado

almendras

¡Dormir 8 horas es posible! 7 alimentos contra el insomnio

7 consejos para dormir mejor cuando hace calor

1. Airea la habitación

Mantén el dormitorio lo más fresco posible. Baja la persiana y cierra las ventanas durante el día. Ventila bien antes de acostarte. Si la luz que pueda proceder del exterior no te molesta, deja la persiana y la ventana abiertas durante la noche.

2. Duerme sin peso encima

En lugar de edredón, por ligero que sea, utiliza una fina sábana de algodón. La ropa de dormir holgada de lino o seda natural es más cómoda que la sintética, además enfría y absorbe el sudor. Pero si duermes sin ropa corres el riesgo de contraer un resfriado.

3. Cena ligero

Evita las comidas difíciles de digerir, picantes y calientes después de las 6 de la tarde. En cambio, son recomendables platos con verduras, ensaladas, frutas y yogures.

4. Hidrátate bien

Bebe lo suficiente durante el día, preferiblemente agua mineral, infusiones sin endulzar y zumos diluidos con agua.

Antes de irte a dormir, bebe una infusión tibia de melisa en lugar de agua fría. El alcohol y las bebidas que contienen cafeína interferirán con tu sueño.

Artículo relacionado

Melisa

4 plantas para tu botiquín de vacaciones

5. Toma una ducha tibia

Toma una ducha rápida con agua tibia antes de acostarte. Es mejor tibia que fría, pues esta contrae los vasos sanguíneos de modo que el cuerpo es menos capaz de disipar el calor almacenado.

6. Rodéate de oscuridad

En verano no solo molesta calor, la luz, sobre todo cuando nos echamos a dormir, también es un problema. Y debemos tener en cuenta que las noches de verano son especialmente cortas.

Como el día se hace más largo, el reloj biológico que gobierna el sueño se atrasa y nos dormimos más tarde de lo habitual. Esto hace que el sueño sea de peor calidad y aumenta la sensibilidad al calor.

La oscuridad es importante para dormir bien, porque permite que tu cerebro segregue melatonina, la hormona del sueño, por lo tanto, oscurece la habitación todo lo que puedas.

Cuando amanece, se corta la producción de melatonina y te puedes levantar descansado.

Artículo relacionado

Cómo dormir bien

Cómo dormir bien: 8 rutinas para descansar de verdad

7. No hagas ejercicio demasiado tarde

Hay algunos errores de comportamiento típicos que pueden complicarnos los sueños de verano:

Si aprovechas la buena temperatura de la noche para hacer deporte, es muy probable que luego te cueste conciliar el sueño.

Las veladas con amigos al aire libre con una comida pesada y alcohol no son recomendables para dormir después a pierna suelta.

Algunas personas creen que el alcohol ayuda a dormir, pero no es cierto, pues aumenta las posibilidades de despertarse durante la noche.

Artículo relacionado

Yoga calor

¿Cuándo hace demasiado calor para hacer ejercicio?

La necesidad de dormir varía de una persona a otra

¿Necesitamos dormir menos en las épocas calurosas? Esta es una cuestión controvertida entre los especialistas en sueño.

Cuando hay luz durante mucho tiempo, el cuerpo produce menos melatonina que promueve el sueño. Sin embargo, los expertos de la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos recomiendan a los adultos que duerman al menos siete horas incluso en verano.

De todos modos, la necesidad de dormir de cada personas es diferente. La prueba de que dormimos lo suficiente es que estemos despejados por la mañana.

Calidad no cantidad

En realidad, deberíamos dormir mejor en verano porque estamos más activos y pasamos más tiempo al aire libre, lo que debería hacer que nos durmiéramos más rápido.

Por otra parte, los estudios confirman que las personas que llegan al sueño profundo con facilidad pasan menos tiempo en la cama.

El estado emocional es muy importante. Es más fácil que el calor moleste a una persona con preocupaciones que le quitan el sueño.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?