Calma y desinflama

Pon fin al dolor de garganta y las anginas con esta infusión

Esta tisana disminuye la inflamación de las amígdalas y combate la infección, lo que alivia notablemente las molestias tanto en niños como en adultos.

Jordi cebrián
Jordi Cebrián

Periodista especializado en plantas medicinales y ecología

Con la llegada del frío, no es raro que en algún momento u otro se sufra algún catarro o infección de las vías respiratorias. A los niños y algunas personas más vulnerables es fácil que sobre todo les afecte a la garganta y que se les inflamen las amígdalas.

Estos síntomas se deben la mayoría de las veces a una infección viral, aunque también puede ser de origen bacteriana. Si la infección es intensa, las amígdalas se hinchan y enrojecen. El dolor puede hacer que incluso cueste tragar, lo que puede llevar a los niños a no querer comer.

Con gordolobo y otras plantas que combaten la amigdalitis

Esta infusión combina plantas con propiedades diversas que ayudan a combatir estos síntomas. Para ello, reúne en una misma fórmula plantas que estimulan el sistema inmunitario, que combaten los virus, que ayudan a expectorar y que suavizan las mucosas.

Consigue así favorecer la progresiva desinflamación de las anginas, suavizar la garganta y frenar la posible propagación de la infección a otros órganos como los oídos y la cavidad nasal.

Artículo relacionado

Puedes tomar hasta tres tazas de esta infusión al día, la última una media hora antes de acostarte. La menta se incluye para mejorar el sabor.

Ingredientes:

  • Gordolobo
  • Pino silvestre
  • Agrimonia
  • Llantén mayor
  • Lavanda
  • Malvavisco
  • Menta

Preparación:

  1. Mezcla las plantas a partes iguales y separa unos 5 gramos por cada taza que te vayas a preparar.
  2. Hierve la mezcla en agua durante un par de minutos y déjala en reposo unos 10 minutos más. Colamos.
  3. Añádele un poco de zumo de limón al gusto.

Para beber o para hacer gárgaras

Esta misma fórmula, con el añadido opcional de un chorrito de jarabe de granado o de equinácea, lo puedes aplicar en forma de gargarismos unas tres veces al día.

Puedes dárselo a los niños también, para hacer gárgaras: le ayudará a combatir la amigdalitis y le calmará.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?