Cocina zero waste

3 recetas para aprovechar sobras de pasta, verduras y frutas

Claudina Navarro

Ya sean frutas, verduras o pasta, las sobras no van a la basura: siempre es posible reutilizarlas en otra receta tanto o más exquisita. Te proponemos tres ideas para aprovechar las sobras más frecuentes en nuestros hogares.

Tiramos demasiada comida a la basura. Tenemos cifras: los españoles desperdiciamos casi 1.400 millones de kilogramos de comida. Esto significa unos 25 kg de comida por persona y año que acaba en la basura. Se trata sobre todo de frutas, hortalizas, pasta, legumbres y derivados lácteos.

Muchas veces mostramos buenas intenciones. No nos deshacemos directamente de las sobras, sino que las guardamos en la nevera con la idea de utilizarlas el día siguientes. Pero los días pasan y los alimentos acaban estropeándose en el táper. En otros casos, las frutas o hortalizas frescas se nos estropean antes de que lleguemos a ponerlas en el plato. Demasiadas veces estos alimentos acaban en el contenedor orgánico.

Ideas para cocinar con sobras

Para que la comida no se eche a perder, algunas recetas se prestan especialmente para prepararlas con sobras. A continuación te presentamos tres ideales contra el desperdicio de alimentos:

1. Fina sopa minestrone con pasta

Este minestrone es ideal para convertir la pasta ya cocinada en un plato exquisito. Tiene un sabor superdelicioso con varias verduras que se pueden variar, dependiendo de los ingredientes que te hayan sobrado.

Ingredientes para 2 raciones:

  • 250 gramos de restos de pasta cocida (si son macarrones o espaguetis se pueden cortar en trozos más pequeños)
  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria
  • 2 tomates
  • 1/2 apio
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puerro
  • 100 gramos de repollo
  • 700 ml de caldo de verduras (puedes prepararlo con la siguiente receta)
  • 2 cucharadas de tomate concentrado
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • opcionalmente un poco de queso vegano rallado y albahaca

Elaboración:

  1. Sofríe el ajo con el puerro en el aceite en una cacerola grande.
  2. Corta en dados el calabacín, la zanahoria y el el repollo, añade y sofrríe brevemente.
  3. Añade el caldo a la mezcla de verduras, tras unos minutos añade también el tomate concentrado. Tapa la sopa y cocina a fuego medio durante 20 minutos.
  4. Pica los tomates y añádelos a la sopa con la pasta. Termina de cocinar todo junto durante 5 minutos.
  5. Sirve con un poco de parmesano rallado y albahaca, si te apetece.

2. Concentrado fresco casero de verduras para caldos y guisos

Los alimentos frescos, como las frutas y hortalizas pueden pocharse rápidamente. Con las verduras se puede hacer un concentrado fresco que luego se puede usar para hacer caldo, refinar sopas, guisos, salsas y más platos.

Puedes ajustar fácilmente la cantidad, según las verduras que desees utilizar. La regla general es usar una sexta parte del peso de las verduras en forma de sal. También puedes recurrir a hojas de zanahoria, de brócoli u otros restos de verduras para el caldo. ¡Eso ahorra mucho desperdicio de alimentos!

Ingredientes para un tarro grande de concentrado:

  • 500 gramos de verduras de temporada (como apio, zanahoria, lechuga y puerro)
  • 150 gramos de plantas aromáticas frescas o congeladas
  • 2 dientes de ajo
  • 84 gramos de sal

Elaboración:

  1. Pica las verduras, el ajo y las hierbas en un procesador.
  2. Agrega la sal y vierta el concentrado terminado en frascos esterilizados.
  3. El concentrado fresco se puede conservar en el frigorífico durante varios meses, ya que la sal evita la multiplicación de mohos o bacterias.

3. Crumble vegano de frutas

Ya sean manzanas, peras, ciruelas o bayas, puedes preparar un postre realmente delicioso con las frutas que ya están muy maduras.

Ingredientes:

  • 400 gramos de fruta a tu elección
  • 75 gramos de avellanas molidas
  • 75 gramos de harina integral
  • 80 gramos de azúcar de coco
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 90 gramos de margarina vegana sin grasas trans o aceite de oliva

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 200 grados centígrados.
  2. Lava la fruta y córtala en daditos o rodajas.
  3. Deja las bayas enteras.
  4. Engrasa una fuente para hornear plana con un poco de aceite y coloca las frutas en ella.
  5. Prepara una masa desmenuzable con los ingredientes restantes.
  6. Extienda las migas de la masa sobre la fruta.
  7. Hornea el crumble de frutas en el horno durante 30 minutos a 200 grados, hasta que esté dorado.

Otra opción para que no se te estropeen los alimentos: fermentar

Además de estas recetas, puedes alargar las frutas de las hortalizas fermentándolas. Si te interesa el arte de la fermentación casera puedes consultar los siguientes artículos:

5 beneficios de los fermentados para tu salud

Cómo fermentar verduras en casa y sin riesgos

Cómo hacer chucrut en casa paso a paso

3 recetas para fermentar en casa

Fermentar es transformar: todo sobre los mejores probióticos

Fermentados vegetales caseros

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?