En recetas dulces y saladas

4 recetas con crema de cacahuete sanas e irresistibles

La mantequilla de cacahuete no solo sirve para untar en las tostadas. Te damos ideas de cómo tomarla y recetas dulces y saladas para que la disfrutes al máximo.

Marketa Kadlecova
Marketa Kadlecova

Food Coach y nutricionista certificada

La mantequilla o crema de cacahuete, que hasta hace poco nos sonaba solo de las películas americanas, se está volviendo cada vez más popular y es ya un básico en muchas despensas. Motivos no faltan: es un ingrediente económico hecho casi exclusivamente a base de cacahuete, gusta a casi todo el mundo y, además, es muy nutritiva y tiene muchas propiedades.

La fama de la crema de cacahuete como buena fuente de proteína ha hecho que se convierta en un alimento indispensable entre los deportistas y las personas que siguen dietas basadas en plantas, es decir, dietas veganas o vegetarianas. Pero además es rica en otros nutrientes como vitamina B3 o vitamina E, minerales como magnesio, zinc, hierro o calcio, y compuestos antioxidantes.

Su poder nutritivo y saciante han llevado a recomendarla también en dietas de pérdida de peso. Se considera adecuada para cuidar de la salud cardiovascular, prevenir las enfermedades neurodegenerativas o la diabetes y fortalecer los músculos y los huesos.

Cómo tomar la mantequilla de cacahuetes

Antes de ver cómo se toma la crema de cacahuetes y ver algunas recetas con crema de cacahuete, es importante tener en cuenta en qué fijarse a la hora de comprarla. Lo único es mirar bien los ingredientes, porque muchas marcas comerciales de mantequilla de cacahuete contienen grasas trans, aceites y azúcar añadido.

Lo mejor es buscar alternativas naturales de crema de cacahuete preparadas únicamente con cacahuetes. También te puedes animar y aprender cómo hacer mantequilla de cacahuete casera, pues es muy sencillo.

En la cocina, la crema de cacahuete tiene sinfín de usos:

  • La podemos usar tal cual para preparar bocadillos: sola o con plátano, mermelada, miel, chocolate... Incluso podemos hacer un delicioso bocadillo sin pan, solo con manzana y crema de cacahuete, como en una de las recetas propuestas en estas meriendas para niños.
  • Se puede añadir al yogur o los cereales para un aporte extra de proteína.
  • Se usa en la cocina para preparar salsas y vinagretas para cereales, Buddha bowls, verduras o maceradas para proteínas vegetales. Tienes un ejemplo en mi receta de tallarines de calabacín al wok con salsa de cacahuete de este artículo de recetas keto vegetarianas.
  • Otra opción es añadir crema de cacahuete a añadir a hamburguesas vegetales para ligar la masa, o a patés vegetales y untables.
  • Podemos añadir un par de cucharadas a estofados o purés para un extra de cremosidad y un toque diferente.
  • En repostería la podemos usar para preparar helados y cremas o añadir a la masa de galletas, bizcochos, brownies y magdalenas en lugar de parte de aceite.
  • Por su textura y perfil nutricional es ideal para preparar barritas y bolitas energéticas, ya que ayuda a ligar la masa y añade proteína. En un artículo anterior ya te propuse unas bolitas de cacahuete y chocolate para hacer con niños. También encontrarás ejemplos de barritas en este artículo de desayunos saludables para niños y este otro de dulces sin harina.

Artículo relacionado

mantequilla-cacahuete

4 usos poco conocidos de la mantequilla de cacahuete

Recetas con crema de cacahuete

Aquí tenéis cuatro recetas con crema de cacahuete muy fáciles de hacer y que gustarán a toda la familia.

1. Magdalenas de crema de cacahuete y chocolate

Preparación: 15 minutos - Cocción: 25 minutos

Una combinación clásica: crema de cacahuete y chocolate. Estas magdalenas contienen más proteínas que habitualmente gracias a la crema de cacahuete y pueden constituir un desayuno o una merienda perfecta.

Podemos preparar más cantidad y congelar la mitad.

Ingredientes (12 madalenas):

  • 250 ml de bebida vegetal o leche
  • 8 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • 2 huevos o 2 cucharadas de lino molido
  • 120 ml de aceite de oliva suave o aceite de coco derretido
  • 250 g de harina de trigo integral o harina de avena
  • 200 g de azúcar de coco o panela
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 4 cucharaditas de polvo para hornear
  • una pizca de sal
  • 100 g de chips de chocolate o pasas

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180 grados.
  2. Si vas a usar el huevo de lino, en un bol mezcla 2 cucharadas de lino molido con 6 cucharadas de agua y deja reposar.
  3. Mezcla la bebida vegetal con la mantequilla de cacahuete, el aceite y los huevos en un bol. Si la mantequilla de cacahuete es muy densa, mezcla la mantequilla en una olla pequeña con la bebida vegetal o la leche y calienta a baja temperatura hasta que la mantequilla se disuelva y después añade el aceite y los huevos.
  4. En un bol mezcla la harina con el azúcar, la vainilla, una pizca de sal y el polvo para hornear. Añade la mezcla líquida y mezcla bien. Incorpora los chips de chocolate o las pasas.
  5. Llena los moldes para magdalenas y hornea 20-25 minutos o hasta que un palillo introducido sale seco.

Artículo relacionado

Bolitas de cacahuete

Descargable: menú semanal con recetas dulces con frutos secos

2. Granola de crema de cacahuete y arándanos

Preparación: 10 minutos - Cocción: 25 minutos

Una granola crujiente, irresistible y rica en proteína. Es muy fácil de hacer y sirve como desayuno, merienda o tentempié ideal. En un bote cerrado aguanta bien un par de semanas.

Ingredientes (1 bandeja):

  • 250 g de copos de avena gruesos
  • 100 g de frutos secos como almendras, anacardos, nueces o semillas de girasol
  • 1 cucharadita de canela
  • una pizca de sal
  • 80 ml de mantequilla de cacahuete
  • 60 ml de sirope de arce o miel
  • 3 cucharadas de aceite de coco
  • 1 puñado de arándanos
  • 1 puñado de chips de chocolate

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 160 grados.
  2. En una olla mezcla la mantequilla de cacahuete con el sirope y el aceite. Calienta a baja temperatura mezclando hasta que se disuelva.
  3. Pica los frutos secos en trozos grandes.
  4. En un bol grande mezcla los copos de avena con los frutos secos, sal y canela y mezcla bien. Añade la mezcla húmeda y mezcla.
  5. Forra una bandeja para horno con papel vegetal, pon la mezcla y extiende bien para tener solo una capa.
  6. Lleva al horno y hornea unos 25 minutos. Dale la vuelta en mitad de tiempo.
  7. Cuando la saques del horno, añade los arándanos. Luego deja enfriar por completo y añade los chips de chocolate.

Artículo relacionado

Recetas de porridge diferentes

3 recetas de porridge sorprendentes (¡incluido uno salado!)

3. Brochetas de tempeh satay con salsa de cacahuete

Preparación: 20 minutos - Cocción: 15 minutos

Unas brochetas deliciosas con una salsa irresistible hecha con crema de cacahuete. Es tan fácil de hacer que se podría cenar todos los días y tan rica que puede servirte perfectamente para preparar como plato especial para una cena con amigos.

La salsa satay viene de Indonesia, donde se preparara con cacahuetes enteros, pero esta es una versión más fácil.

Ingredientes (4 personas):

  • 500 g de tempeh
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • Media cucharadita de comino en polvo
  • Media cucharadita de pimentón ahumado
  • Media cucharadita de cilantro en polvo
  • 1 cucharadita de ajo en polvo o 2 dientes de ajo picados
  • 4 cucharadas de aceite de oliva

Para la salsa satay:

  • 400 ml de leche de coco en conserva
  • 4 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • 4 cucharadas de tamari
  • sal
  • 1 cucharadita de ajo en polvo o 2 dientes de ajo machados
  • 2 cucharaditas de sirope de arce o una pizca de stevia
  • 2 cucharaditas de pasta de curry roja o curry en polvo
  • media cucharadita de cayena seca (optional)
  • zumo de medio limón

Para decorar:

  • 2 cucharadas de cacahuetes tostados
  • 2 cucharadas de cilantro fresco
  • cayena desecada
  • gachas de limón

Preparación:

  1. Corta en tempeh en dados. Como un paso opcional lo puedes primero cocer al vapor, lo que ayuda a quitar el sabor ligeramente amargo y absorber mejor la macerada. En este caso coloca el tempeh sobre un colador. Rellena una olla con agua, coloca el colador por encima sin tocar el agua, cubre con tapa, lleva a ebullición y cocina el tempeh al vapor unos 8 minutos.
  2. Mientras se está cocinando el tempeh, prepara la macerada. Mezcla todos los ingredientes para la macerada en un plato hondo largo. Haz 8 brochetas con los dados de tempeh y añade al plato con la macerada. Cubre bien.
  3. Prepara la salsa. En una olla pequeña mezcla todos los ingredientes menos el zumo de limón. Calienta a temperatura baja removiendo hasta que se disuelva la mantequilla de cacahuete y esté caliente. Apaga el fuego y añade el zumo de limón. Comprueba el sabor y guarda.
  4. Cocina el tempeh. En una sartén calienta 2 cucharadas de aceite. Sofríe las brochetas por todos los lados. También las puedes cocinar al horno a 200 grados unos 15 minutos.
  5. Sirve las brochetas con la salsa y espolvorea con cacahuetes tostados, cilantro y chile. Puedes acompañar por una ensalada verde, verdura salteada o al vapor, arroz, quinoa o tallarines de arroz.

Artículo relacionado

Cacahuetes

9 alimentos ricos en triptófano, el precursor de la serotonina

4. Estofado africano de garbanzos y cacahuete

Preparación: 20 minutos - Cocción: 40 minutos

Este estofado cremoso es un plato básico en África occidental, un estofado cremoso y especiado que entra muy bien en las temporadas frías. Podemos usar la verdura que tengamos a mano, como brócoli, calabacín, calabaza, berenjena, berza, y sustituir los garbanzos por otras legumbres o tofu o tempeh.

Queda rico tal cual o acompañado por arroz integral o quinoa para un plato más completo.

Ingredientes (4-6 raciones):

  • 600 g de garbanzos cocidos
    400 g de tomate triturado

  • 1 boniato
  • 1 pimiento rojo
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • ​3 dientes de ajo
  • 1litro de agua o caldo de verdura
  • 8 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • 4 hojas de kale
  • 1 limón
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 cayena pequeña seca
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • pimienta negra y sal

Para servir:

  • 1 limón
  • cilantro fresco
  • 4 cucharadas de cacahuetes tostados

Preparación:

  1. Prepara la verdura. Pela y pica la cebolla y el ajo. Pela la zanahoria y el boniato y corta en dados. Corta el pimiento en trozos. Quita el tallo a la kale y pícalo.
  2. En una olla calienta el aceite. Añade la cebolla y una pizca de sal y sofríe 7 minutos hasta que se ponga transparente. Añade el ajo, los boniatos, la zanahoria, el pimiento, la cayena y el jengibre fresco, y sofríe unos 5 minutos más.
  3. Añade el resto de las especias y da un par de vueltas a la sartén para que suelten el aroma.
  4. Incorpora el tomate, los garbanzos, sal y el caldo y cocina unos 15 minutos hasta que toda la verdura está cocida.
  5. Agrega la mantequilla de cacahuete y cocina a fuego bajo unos 5 minutos más, hasta que se mezcle bien.
  6. Al final añade el kale, apaga el fuego, cubre y deja reposar unos 5 minutos.
  7. Sirve con unos gajos de limón, salsa picante, cacahuetes tostados y cilantro fresco.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?