Aceite de romero para el pelo: propiedades, beneficios y cómo usarlo

El aceite de romero es un potente tónico para el pelo, pues favorece su crecimiento fuerte y sano, ayuda a evitar su caída y combate la caspa. Descubre cómo incorporarlo a tu rutina de cuidado capilar.

Aceite de romero para el cabello
iStock

El romero se ha usado desde la antigüedad en ritos religiosos y de purificación y se ha considerado un símbolo del amor eterno, la fidelidad, la prosperidad y la inmortalidad.

De él se obtiene un aceite esencial que se considera un potente protector frente al envejecimiento y al que se otorgan diversas propiedades beneficiosas, como la salud y el cuidado del cabello.

Aceite de romero para el pelo: cuál se utiliza 

El romero (Salvia rosmarinus o Rosmarinus officinalis) es una planta de intenso aroma muy habitual en la península ibérica, en especial en la zona mediterránea. Es un arbusto con flores pequeñas de color blanco, rosa, azul o púrpura e intenso aroma que crece en matorrales, claros de bosques, laderas pedregosas y márgenes de caminos.

Del romero se obtiene un aceite esencial con múltiples propiedades antioxidantes y antiinflamatorias beneficiosas para el pelo, la piel, las vías respiratorias, el sistema respiratorio, el sistema nervioso o la memoria, entre otras.

En aromaterapia se utilizan tres tipos diferentes de aceite de romero: el romero quimiotipo 1.8-cineol (Rosmarinus officinalis cineoliferum), el romero quimiotipo verbenona (Rosmarinus officinalis verbenoniferum L.) y el romero quimiotipo alcanfor (Rosmarinus officinalis camphoriferum).

Todos ellos tienen propiedades antioxidantes y antienvejecimiento y son aptos para el cuidado del cabello, pero el quimiotipo 1.8-cineol está más indicado para los problemas respiratorios, el romero quimiotipo verbenona es el más indicado para el cuidado el hígado y el romero quimiotipo alcanfor es mejor descongestionante venoso.

Beneficios del aceite de romero para el pelo

Al aceite de romero se le atribuyen diversos beneficios para el cabello que lo han convertido en un popular remedio natural.

Se cree que mejora la hidratación y la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, lo que permite que llegue más oxígeno al cuero cabelludo y crea un ambiente más óptimo para el crecimiento saludable y fuerte del cabello.

Por otro lado, las propiedades antiinflamatorias del aceite de romero pueden ayudan a calmar la inflamación, la irritación y el picor provocado, por ejemplo, por la caspa o el cuero cabelludo seco.

Es también una ayuda para prevenir el envejecimiento, lo que puede resultar interesante para retrasar la caída del cabello.

Por lo tanto, el aceite de romero puede resultar interesante para todo tipo de personas que buscan tener un pelo más sano y bonito, en especial aquellas que tienen problemas de sequedad en el cuero cabelludo, pelo debilitado o con tendencia a romperse o caída del cabello.

Cómo usar el aceite de romero para el pelo

Usar aceite de romero en tu rutina de cuidado del cabello es muy sencillo, basta con añadirlo a tu champú o acondicionador habitual o aplicarlo directamente en la cabeza (es importante diluirlo para reducir su potencia y disminuir el riesgo de irritación de la piel):

  • Si buscas prevenir o frenar la caída del cabello, la aromatóloga Antonia Jover recomienda añadir una gota de aceite de romero (quimiotipo 1.8-cineol) al champú. Aplícatelo en el pelo, déjalo reposar unos minutos y acláralo con abundante agua. También puedes aplicarte una vez a la semana una mascarilla capilar elaborada con 2 gotas de aceite de romero diluidas en una cuchara sopera de aceite vegetal de comino negro y dejarla reposar un mínimo de 5 minutos.
  • Para tratar la caspa y aliviar la irritación del cuero cabelludo, puedes masajear suavemente una gota de aceite de romero diluida en una cucharada de un aceite portador (por ejemplo, aceite de jojoba) en el cuero cabelludo, dejarlo actuar unos minutos y, a continuación, lavarte el cabello con tu champú habitual.

El aceite de romero se puede usar en cualquier tipo de cabello, natural o teñido, pero antes de aplicarlo por primera vez, conviene hacer una prueba en una pequeña zona de la piel para comprobar su efecto.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?