Gel frío para piernas cansadas: háztelo en casa con menta y aloe

Si tienes molestias en las piernas, con esta receta de gel frío casero podrás hidratar y refrescar tus piernas cansadas a la vez que estimulas la circulación.

Gel frío para piernas cansadas casero
iStock

 

Notar las piernas cansadas es algo bastante habitual, especialmente en las mujeres, y puede tener diferentes causas, desde factores relacionados con el estilo de vida hasta algunos problemas médicos. 

Durante el verano, el calor, la deshidratación o el aumento de la actividad física pueden aumentar las molestias.  A continuación, te explicamos cuáles son las causas de las piernas cansadas y todo lo que puedes hacer para aliviar las molestias asociadas, incluida una receta de un gel frío para piernas cansadas que puedes hacer en casa fácilmente.

Síndrome de piernas cansadas: qué es, síntomas y causas

El síndrome de piernas cansadas es una patología vascular que se debe a una insuficiencia en el retorno venoso de la circulación de la sangre. Esto produce una dilatación venosa a raíz de un estancamiento de la sangre y se filtra entonces líquido a los tejidos.

Síntomas más habituales

Si sufres de piernas cansadas tendrás uno o varios de estos síntomas:

  • Dolor o agujetas
  • Pesadez e hinchazón
  • Adormecimiento nocturno de las piernas (parestesia nocturna)
  • Calambres nocturnos
  • Picor
  • Varices

Por qué se produce el síndrome de piernas cansadas

El síndrome de piernas cansadas puede deberse a múltiples factores que suelen darse juntos. Si bien aqueja al 60% de las personas mayores de 65 años por perder la elasticidad venosa con el tiempo, también puede afectarte mucho antes porque dependerá de tu estilo de vida, tu ocupación laboral, tu carga genética y hormonal y hasta el estreñimiento y el estrés.

Si llevas un estilo de vida sedentario, no realizas ejercicio, fumas o tienes sobrepeso podrías padecer piernas cansadas. Lo mismo si pasas muchas horas sentada por tu ocupación, por ejemplo, los profesionales esteticistas, asistentes de vuelo, choferes, oficinistas, informáticos...

Además de todos estos factores, las mujeres somos más propensas a padecer síndrome de piernas cansadas que los hombres, ya que existe una implicación directa de hormonas estrogénicas y progestágenos en su origen.

Gel frío para piernas cansadas

Existen geles fríos y vasodilatadores que ayudarán a mejorar tu circulación. Al aplicarlos y masajear las piernas de abajo hacia arriba, se siente alivio y se reduce la hinchazón.

Puedes hacerte un gel frío casero con muy pocos ingredientes que también aliviará tus piernas cansadas.

Cómo hacer tu propio gel frío paso a paso 

Este gel hidrata y refresca y ayuda, gracias a los aceites esenciales, a estimular la irrigación sanguínea. Además de extracto de caléndula, puedes agregar extractos de consuelda, hamamelis o cola de caballo.

Ingredientes:

Preparación:

  1. Higieniza tus elementos de trabajo con alcohol de 70 °.
  2. Mezcla todos los ingredientes en un pote con tapa esterilizado o bien desinfectado.
  3. Remueve hasta que se integren bien y guarda el gel en tu nevera.

Puede durar hasta 3 meses. Si notas cambios de color, textura o de olor, desecha el gel.

Utilízalo en fresco, masajeando el área desde los pies hacia la cadera.

Otros consejos para aliviar y prevenir las piernas cansadas

Como bien decía mi abuela, es mejor prevenir que curar. Toma nota de qué tienes que hacer para prevenir daños mayores, ya que las piernas cansadas son una patología vascular con insuficiencia venosa que podría acabar en hemorragias internas o trombosis.

  • Haz ejercicio. Si no te gusta hacer deporte, al menos sal a caminar o realiza algún ejercicio físico durante 30 minutos al día. También hay ejercicios específicos para activar la circulación de las piernas.
  • Aliméntate de forma sana. Sigue una dieta saludable, rica en fibras y baja en sal. Hay que evitar el consumo de alcohol y tabaco, refrescos con azúcar, comidas fritas y procesadas. El sobrepeso y la obesidad son dos de las causas más comunes a esta afección. Los suplementos de vitamina C, E, bioflavonoides y zinc ayudan a reforzar las venas.
  • Hidrata tu cuerpo. Bebe mucha agua para mantenerte hidratada y utiliza cremas hidratantes que activen la circulación sanguínea en tus piernas.
  • Una inmersión en agua fría favorece la circulación venosa y si utilizas un par de cucharadas de sales de Epson en tu bañera ayudas a la relajación muscular.
  • Evita la exposición al calor. Tanto tomar sol como poner tus piernas cerca de una estufa o radiador pueden afectar negativamente.
  • Eleva tus piernas. Cuando te encuentres acostada leyendo o mirando tu serie favorita, aprovecha a descansar tus piernas con los pies en alto al menos unos 10 minutos para facilitar el retorno venoso.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?