Enjuagues con aceite para cuidar tus dientes y encías

Técnica ayurvédica

Oil pulling: el enjuague bucal más sano y eficaz

Es algo tan simple como enjuagarse a diario la boca con aceite de sésamo o coco, una técnica milenaria de la medicina ayurveda que ahora muchos reivindican. Y supone toda una revolución en el cuidado de dientes y encías.

Claudina Navarro

El cepillo de dientes y la seda dental están muy bien, pero la revolución en el cuidado de los dientes y las encías viene de la mano de una técnica milenaria: el oil pulling (en español, "enjuague con aceite").

De hecho, muchas veces vamos al dentista con miedo. Tememos que, pese a seguir todas las rutinas de higiene, pueda descubrirnos otra caries, un peligroso avance del sarro o algo peor. Así que quizá valga la pena que, además de seguir estas rutinas, probemos esta estrategia complementaria que se practica en la India desde hace miles de años.

Sus seguidores dicen que mantiene los dientes blancos, las encías sanas y el aliento fresco. Por algo será...

Beneficios de los enjuagues con aceite

El oil pulling forma parte del ayurveda, la medicina tradicional de la India. En este sistema de salud, se aplican aceites con generosidad en todo el cuerpo, porque nutren los tejidos y los liberan de toxinas. A menudo esos aceites se mezclan con plantas, para aprovechar sus beneficios.

En este contexto, el oil pulling es un automasaje de la cavidad oral que se practica desde hace 2.700 años por lo menos y que consiste en hacer enjuagues bucales con aceites. Los beneficios de estos enjuagues para el cuidado de la boca y los dientes son muchos:

1. Reducen la formación de sarro

En un estudio realizado con 20 niños, publicado en el Journal of Indian Society of Pedodontics and Preventive Dentistry, después de dos semanas de practicar el oil pulling se había reducido la presencia en la boca de la bacteria Streptococcus mutans.

Esta bacteria es una de las principales responsables del avance del sarro que provoca la gingivitis y la caída de dientes.

2. Previenen el mal aliento

Con esta técnica también disminuyen las bacterias que causan halitosis, el mal aliento.

Varios estudios posteriores han confirmado esta propiedad y la anterior. Y tiene lógica: las membranas de las bacterias están formadas por ácidos grasos, por lo que las bacterias se «pegan» al aceite y son arrastradas por la corriente que creamos con el enjuague.

3. Arrastran la suciedad

El aceite que se utiliza para los enjuagues es denso, por lo que, al pasar a través de los dientes, se lleva la suciedad.

4. Forman un jabón antibacteriano

Los estudios realizados indican asimismo que los aceites, tal como se usan en el oil pulling, adquieren propiedades antibacterianas.

Al emulsionarse con la saliva se produce una hidrólisis alcalina, como en la elaboración de jabones a partir de las grasas. Y la sustancia jabonosa creada resulta eficaz para limpiar la boca de bacterias.

5. Masajean y estimulan las encías

Efectúan un masaje sobre las encías que estimula la llegada de sangre cargada de nutrientes y células inmunitarias que luchan contra las infecciones.

6. Son una alternativa a la clorhexidina

El aceite puede sustituir el uso preventivo de colutorios de clorhexidina, pues estos son demasiado agresivos con la microbiota de la boca, con las mucosas e incluso con las papilas gustativas.

Cómo se realiza el 'oil pulling'

A la hora de ponerlo en práctica, la medicina tradicional hindú describe tres técnicas de oil pulling: kavala, gandusha y masaje de encías. Pero primero tenemos que elegir el aceite que vamos a utilizar en ellas. Estos cuatro son ideales por sus propiedades:

  • Aceite de sésamo: es el aceite utilizado tradicionalmente en el ayurveda para realizar el oil pulling. Puede mezclarse con plantas medicinales u otros aceites. Su aroma es agradable.
  • Aceite de coco: es el más utilizado en la actualidad fuera de la India. Es rico en ácido láurico, activo contra virus, bacterias y hongos. Se vuelve sólido por debajo de los 21 C.
  • Aceite de oliva: el aceite propio del Mediterráneo también se ha demostrado eficaz en las investigaciones realizadas. Su efecto es comparable al de los aceites de coco y de sésamo.
  • Aceite de girasol: es adecuado solo o mezclado con otros aceites.

En todos los casos se recomienda utilizar aceites puros de primera presión en frío, es decir, aceites virgen extra.

Una vez elegido el aceite, puedes elegir entre cualquier de estas tres formas de obtener sus beneficios:

Enjuague kavala

Esta técnica consiste en mantener el aceite en la boca durante un rato y luego moverlo, varias veces seguidas. Te lleva aproximadamente un cuarto de hora y se realiza de la siguiente manera:

  1. Por la mañana, pon en la boca una cucharada de aceite y mantenlo quieto durante unos 2 minutos.
  2. Luego muévelo por la boca durante otros 2-3 minutos. Intenta que pase con cierta fuerza entre los dientes. Haz como si masticaras. Utiliza la lengua para llevarlo a todos los rincones de la boca.
  3. Escúpelo.
  4. Repite dos o tres veces.
  5. Algunas personas prefieren hacerlo 15-20 minutos seguidos con el mismo aceite, pero no es necesario y puede cansar los músculos de la cara.
  6. Al finalizar, haz buches con agua templada y cepíllate los dientes.

A la hora de escupir, ten la precaución de escupir el aceite en la basura orgánica, no en un desagüe, porque favorecería los atascos y dificultaría el trabajo de las depuradoras.

Enjuague gandusha

En esta alternativa, el aceite no se agita en la boca:

  1. Llénate la boca de aceite y mantenlo de 3 a 5 minutos, sin enjuagar durante todo este rato.
  2. Escúpelo.
  3. Repite 2 o 3 veces.

Recuerda que debes escupir el aceite a la basura y no al fregadero.

Masaje con aceite

Humedece el dedo índice en aceite y realiza un masaje sobre las encías durante 10 minutos.

Un complemento a la higiene bucal

El oil pulling puede mejorar nuestra salud oral, pero no sustituye el uso del cepillo y de la seda dental. Tampoco las visitas periódicas al dentista, preferiblemente de orientación bioenergética u holística.

Es importante completar la higiene oral son pastas dentífricas naturales, libres de bactericidas como el triclosán, nanopartículas y derivados del petróleo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?