El placer del agua

¿Ir al spa es realmente una buena manera de alejar el estrés?

La creciente demanda de espacios para relajarse y cuidar la salud ha hecho florecer al sector de spas y balnearios urbanos: una cultura del bienestar natural. ¿Es una buena forma de lograr la calma?

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Los balnearios con agua termal se utilizan de forma complementaria en tratamientos para patologías muy diversas: cardiovasculares, respiratorias, gastrointestinales, endocrinas, neurológicas, cutáneas… Dentro de un balneario las terapias son muy diversas y cada una tiene su propia indicación. Aunque, quizás, la mayoría de las personas lo que buscan en el balneario es un escape al estrés, un lugar que les permita desconectar y descansar.

¿Es el balneario una buena opción para recuperar la calma? Simplemente la sensación de paz y de tiempo detenido que reina en este tipo de espacios ya puede ser eficaz para alejar el estrés. Además, en un balneario se pueden recibir muchos tratamientos antiestrés con poder relajante. Los más conocidos son:

Puede que el poder relajante de los balnearios nazca de la capacidad del agua para retrotraernos al tiempo en que flotábamos plácidamente en el seno materno y también para sumergirnos en un mundo en el que imperan las sensaciones. Quizá por esta razón gusten tanto los spas: la estancia en un balneario es ante todo una experiencia sensual que aquieta la mente y rehabita el cuerpo

Artículo relacionado

¿Qué otras cosas se pueden hacer en un balneario?

En los balnearios no faltan tampoco tratamientos de estética para perder peso y combatir la celulitis (baños de agua y lodo, bañeras y chorros termales, hidroterapia del colon, envolturas, masajes reductores y reafirmantes, drenaje linfáticos, curas dietéticas, gimnasia, etc.) y tratamientos para cuidar la piel (duchas Vichy; envolturas, electroterapia, peelings o sauna).

Los centros cuentan asimismo con tratamientos específicos contra el dolor (baños de barro, masajes con chorros secos de agua, rayos infrarrojos o ultrasonidos).

Por otra parte, en los últimos años han proliferado los spas (abreviatura de Salutem per Acquam), en donde no se goza de los poderes curativos del agua termal pero sí de la temperatura, presión y forma de aplicación del agua.

Aunque también dan importancia a la salud y practican con frecuencia una medicina preventiva, los spas suelen privilegiar el uso lúdico del agua.

Las técnicas que incluye la balneoterapia generalmente carecen de efectos adversos o estos son mínimos. Por este motivo resultan de gran ayuda para los pacientes de edad avanzada con riesgo de desarrollar problemas relacionados con la multimorbilidad –dos o más enfermedades crónicas simultáneamente– y la polimedicación.

Artículo relacionado

Tipos de aguas termales y para qué están indicadas

  • Ingeridas, las aguas bicarbonatadas se indican en casos de acidez estomacal y en las afecciones digestivas crónicas.
  • Las cloruradas ayudan a eliminar toxinas.
  • Las magnésicas favorecen la salud ósea, evitan los calambres y equilibran el sistema nervioso.
  • Las sulfuradas pueden resultar útiles en problemas reumáticos.
  • Las sulfatadas tienen un efecto laxante y antitóxico.

Y existen muchas otras de las que se aprovechan los efectos sin que se sepa aún el principio activo que los desencadena.

Cómo elegir el mejor centro de bienestar

  • Hay que tener en cuenta la diferencia entre balneario (emplea aguas termales mineromedicinales), centro de talasoterapia (realiza tratamientos con agua de mar, algas, sales y lodos marinos) y spa (suele utilizar agua corriente).
  • Dada la gran oferta existente, conviene determinar la disponibilidad económica, los objetivos de la estancia y el entorno que se prefiere.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?