uñas pies hongos

Sin antibióticos

Hongos en las uñas: 4 remedios para tratarlos naturalmente

Los tratamientos convencionales contra los antiestéticos hongos en las uñas no suelen ser eficaces. Prueba con los remedios naturales y un buen cuidado de tus pies.

Claudina Navarro

Los hongos que "adornan" las uñas de los pies son un problema estético que si no se trata puede llegar a ser doloroso. Los medicamentos antibióticos suelen ofrecer, en el mejor de los casos, una solución temporal. Veamos cuáles son los remedios naturales más eficaces.

Las infecciones por hongos (en este caso, dermatofitos) de las uñas de los pies aparecen cuando se entierran debajo de las uñas y estas se engrosan, se quiebran y pierden su color.

Es importante reconocer los primeros síntomas para actuar cuanto antes. Los primeros signos son unas manchas blancas o amarillas que aparecen debajo de la punta de la uña. A medida que los hongos crecen debajo y dentro de la uña, esta comienza a abultarse, decolorarse y oscurecerse.

La infección por hongos puede contraerse al caminar descalzo por zonas húmedas y frecuentadas (por ejemplo, las piscinas o los vestuarios). Las personas con diabetes, las defensas bajas o propensas a la transpiración tienen un riesgo mayor.

Los problemas del tratamiento convencional con antibióticos

El tratamiento convencional consisten en aplicar tópicamente productos antimicóticos, pero no siempre son eficaces.

Existen "lacas para uñas" a base de ciclopirox que se aplica diariamente, pero para ver los resultados hay que esperar entre 6 meses y un año. Este tratamiento es eficaz solo en un 10% de los casos

Otra prescripción tópica es el efinaconazol, que requiere un tratamiento diario durante 48 semanas.

Tomar antibióticos orales es mucho más eficaz, pero el riesgo de sufrir los efectos secundarios –desde erupciones cutáneas hasta daños en el hígado– son un precio demasiado alto para un problema leve que es esencialmente estético.

Antibióticos como fluconazol, itraconazol y terbinafina deben tomarse entre 6 y 12 semanas, ya que estas infecciones no desaparecen rápidamente.

En casos dolorosos, los podólogos pueden eliminar temporalmente la uña infectada, para que se pueda aplicar un medicamento antimicótico directamente en el lecho de la uña. En casos difíciles, puede eliminarse permanentemente.

Cómo tratar los hongos en las uñas de los pies

1. El aceite de árbol de té

Es el mejor recurso natural hacia la cura de hongos en las uñas de los pies. Consigue un producto de calidad, 100% aceite esencial de árbol de té, y pinta con él la uña afectada dos veces al día durante al menos 2 meses. Es posible que no se vean resultados hasta después de un año.

2. Extracto de semillas de pomelo

Se utiliza de la misma manera que el aceite de árbol de té, aplicándolo dos veces al día durante al menos dos meses.

10 alimentos que te ayudan contra el acné

Cuidar la piel desde dentro

10 alimentos que te ayudan contra el acné

3. Vicks VapoRub

Un estudio prueba que el Vicks VapoRub –una pomada que contiene mentol, trementina, alcanfor y eucalipto, entre otros ingredientes, y que está indicada para los síntomas respiratorios de los resfriados y gripes– puede ser eficaz en el 56% de los casos.

Si deseas probarlo, frota un poco de la pomada con un bastoncillo de algodón en la uña afectada dos veces al día.

4. Ajo crudo

De manera complementaria a los tratamientos tópicos, comer de uno a dos dientes de ajo crudo al día también puede ser útil con el tiempo ya que el ajo tiene propiedades antifúngicas significativas.

Si consigues curarte con alguno de estos remedios, puedes prevenir una recaída recurriendo al vinagre. Mezcla una parte de vinagre con dos partes de agua tibia y sumerge los pies durante 15-20 minutos diarios.

Si pese a todos los tratamientos naturales y las medidas preventivas, los hongos continúan reapareciendo en tus uñas, valora con tu médico la posibilidad de tomar un tratamiento antibiótico sistémico.

Es mejor prevenirlos

Los hongos en las uñas son un problema tan pesado que lo mejor es evitar que aparezcan. Para ello se recomienda mantener siempre las uñas bien cortas, dejar tiempo que los pies se sequen después de ducharse, usar calcetines de algodón y descartar los zapatos viejos que puedan contener esporas de hongos.

Recuerda que en los vestuarios y las duchas de los gimnasios, así como en las piscinas, siempre hay que usar sandalias de un material impermeable.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?