Remedios naturales

7 remedios naturales y caseros para las encías inflamadas (gingivitis)

La inflamación de las encías o gingivitis es una dolencia común que conviene tratar a tiempo para evitar complicaciones. Puedes recurrir a remedios naturales y caseros que son eficaces.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Además, a menudo las puedes ver enrojecidas e hinchadas. Las encías sanas tienen un aspecto rosado y firme. En cambio, las encías inflamadas aparecen hinchadas y enrojecidas. Además pueden sangrar cuando muerdes una manzana o cuando te cepillas los dientes. Si aprecias estos síntomas, es el momento de tomar medidas, pues la simple inflamación puede llevar a una enfermedad de las encías mucho más grave, llamada periodontitis, y a la pérdida de dientes.

Así es como se desarrolla la gingivitis

Ocho de cada diez personas tienen encías inflamadas, es decir, gingivitis. La mayoría ni siquiera lo sabe porque la gingivitis apenas duele. Es causada por bacterias en la cavidad bucal. Si no te cepillas los dientes correctamente, las bacterias se multiplicarán porque se alimentan de los residuos de comida que quedan entre los dientes.

Estas bacterias forman la placa dental y producen ácidos y toxinas que pueden inflamar las encías. No siempre provoca sangrado porque la inflamación se produce en bolsas que se forman entre las encias y los dientes, por lo que el cepillado no llega al foco de la inflamación y no se ve sangre al cepillarse los dientes.

Además de una higiene bucal descuidada, la inflamación de las encías también puede ser causada por cepillarse los dientes con demasiada intensidad. Frotar demasiado fuerte o usar cerdas demasiado duras puede dañar las encías. Las heridas son un caldo de cultivo para las bacterias, lo que promueve la inflamación y las infecciones. Si tienes encías sensibles, usa un cepillo de dientes con cerdas suaves.

Artículo relacionado

Boca sana

Boca y encías sanas de forma natural

Síntomas de las encías inflamadas

Existen algunas señales que indican que las encías están inflamadas. Los más frecuentes son:

  • Enrojecimiento e hinchazón de las encías.
  • Encías sangrantes al cepillarse los dientes u otro contacto
  • Encías blandas
  • Mal aliento que no desaparece

Consecuencias de la inflamación de las encías

Si la gingivitis no se trata, la inflamación puede extenderse a todo el sistema dental. Esto puede hacer que las encías se retraigan y los dientes se caigan. La inflamación de las encías pueden suponer un riesgo para la salud.

Una gingivitis con síntomas leves se puede tratar mejorando la higiene y con remedios caseros, pero si no mejora en un plazo corto de tiempo debes buscar la ayuda del odontólogo.

El cuidado dental juega un papel fundamental en el mantenimiento de encías saludables. Los dientes deben cepillarse a fondo al menos dos veces al día. También hay que usar un enjuague bucal antibacteriano e hilo dental o cepillos especiales para prevenir la inflamación de las encías. Además es muy recomendable hacer una o dos limpiezas dentales profesionales al año.

Tratamiento natural y casero de la gingivitis

1. Infusión de malvavisco

Las raíces de la planta de malvavisco contienen sustancias que forman mucílagos. Al bebér la infusión de malvavisco, estas sustancias mucosas se depositan como una película protectora en las membranas mucosas de la boca, la garganta, la garganta y el estómago y se quedan allí durante mucho tiempo.

Para preparar la infusión, pon 2 cucharaditas de flores y hojas secas de malvavisco (las encontrarás en herbolarios) en 250 ml de agua recién hervida. Espera 15 minutos y luego cuela. Bebe la infusión en pequeños sorbos. Puedes tomar 3 o 4 tazas al día.

2. Infusión de arándanos

Los arándanos tienen un efecto antiinflamatorio y antibacteriano. Su infusión se utiliza para enjuagarse la boca y masajearse las encías después de cepillarte los dientes. El masaje lo puedes hacer con el propio cepillo, muy suavemente, o con un dedo.

Vierte 1 cucharada de arándanos secos sobre 1 taza de agua fría. Llévala a ebullición y luego deja que repose durante 10 minutos. Utiliza esta infusión para enjuagarte la boca, hacer gárgaras y masajearte las encías después de cepillarte los dientes. Si quieres que el efecto sea más rápido, puedes hacerte el masaje cada hora.

3. Zumo de limón

El jugo de limón tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas que pueden ayudar a aliviar la gingivitis. La acidez del limón evita que las bacterias se multipliquen y regula el nivel de pH en la boca, lo que también alivia el mal aliento.

Mezcla de jugo de limón: así es como

Mezcle el jugo de medio limón con una taza de agua tibia. Enjuágate la boca con ella, pero no tragues la mezcla. Enjuague dos veces al día, pero no con demasiada frecuencia ya que el ácido puede atacar el esmalte.

4. Manzanilla

La manzanilla posee un efecto calmante y desinfectante sobre las encías inflamadas. Prepara una infusión de manzanilla durante 5 minutos y utilízala para enjuagarte la boca varias veces al dia.

5. Enjuague bucal de aceite de coco (oil pulling)

El aceite de coco contiene ácido láurico, que se puede utilizar eficazmente contra bacterias y patógenos. Para combatir o prevenir la inflamación de las encías, tome una cucharadita de aceite de coco y deje que se derrita en la boca. Empuja el aceite con fuerza de un lado a otro en la boca y haz que pase entre los dientes durante cinco a diez minutos. Esto le permite llegar a todas las áreas del diente. Esta práctica se llama en inglés oil pulling y se recomienda hacerla cada día o, al menos, dos veces a la semana.

Artículo relacionado

Enjuagues con aceite para cuidar tus dientes y encías

Oil pulling: el enjuague bucal más sano y eficaz

6. Bicarbonato de sodio y agua oxigenada

La combinación de bicarbonato y agua oxigenada es muy eficaz contra las encías inflamadas. Tiene efecto antibacteriano y reduce la placa.

Mezcla 1 cucharadita de bicarbonato de sodio con 2 cucharaditas de agua oxigenada y 1 taza de agua tibia. Después de cepillarte los dientes por la noche, enjuágate la boca durante unos dos minutos con esta preparación. No uses la mezcla más de dos veces al día.

7. Vinagre de manzana

Otro remedio casero popular para las encías inflamadas es el vinagre de sidra de manzana. Diluye dos cucharaditas de vinagre en un vaso de agua y haz gárgaras con la mezcla aproximadamente media hora antes de cepillarte los dientes. Este enjuague oral natural tiene efecto antibacteriano, es antiinflamatorio y estimula la formación de saliva.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?