Preservar sus propiedades

Cómo cocinar el brocoli (y dos recetas saludables)

Hervirlo no es la mejor forma de cocinarlo, ¿lo sabías? Con estos trucos y recetas tus platos con brócoli estarán en otro nivel.

El brócoli es el pariente verde de la coliflor que más nos gusta. Esos pequeños arbolitos en seguida se convierten en una delicia simplemente aliñados o brevemente cocinados. Los mejores brócolis son los que se ven prietos y compactos, de color verde oscuro, fresco y firme. Estos te durarán más tiempo en la nevera, tardarán más en amarillear, pero como toda verdura u hortaliza fresca es mejor consumirlo cuanto antes.

Las hojas del brócoli también se comen. Es como si fueran hojas de espinaca, así que no las tires. Cuando te hagas un revuelto, un salteado o recetas con acelgas o espinacas, añade también las hojas del brócoli cortadas en los mismos tamaños.

Los ramilletes del brócoli, que son los que más usamos, se pueden comer crudos, por ejemplo en ensaladas. Los aliños de aceite y limón mejoran mucho su sabor y lo hacen más agradable. Si lo prefieres puedes marinarlo antes, así, en crudo.

Los tallos se pueden usar para hacer caldo de verduras. Las partes más bajas del tronco seguramente estarán muy leñosas, pero las de arriba, más cerca de los floretes, quedan tiernas y jugosas tanto en caldos como en salteados. Solo tienes que pelarlo un poco con el pelador de verduras y estará listo para usar.

Cómo se cocina el brócoli

Las mejores formas de cocinar brócoli son cualquiera excepto hervido (salvo platos concretos como guisos y potajes, claro).

El brócoli tiende a soltar olores desagradables cuando lo hervimos, igual que la coliflor y otras coles, porque también contiene esos compuestos organosulfurados de olor fétido. Además necesita poquito tiempo de cocción, y en un hervido, sobre todo si va con otras verduras, es fácil que se nos pase y acabe blando y quebradizo.

  • Al vapor

Al vapor es una muy buena forma de cocer el brócoli. Además es rápida y muy fácil. Pero ¿cómo se cocina el brócoli al vapor?

Solo tienes que lavarlo, deshacerlo en floretes y ponerlo en la vaporera. En 5 minutos lo tendrás listo, de un color verde brillante estupendo y una textura al dente irresistible. Y con muy buen sabor, además.

  • A la plancha o salteado

Como más me gusta es hacerlo a la plancha o salteado. Para saltear el brócoli o cocinarlo a la plancha no se requiere ninguna cocción previa. Simplemente cogemos nuestro brócoli, lo deshacemos en floretes, los cortamos a lo largo y a la sartén.

En 3-5 minutos tienes un brócoli con un sabor muy diferente al hervido, más tostado,
más aromático y ahumado. Va genial para salteados con fideos orientales y otras verduras.

  • Al horno

El brócoli al horno también queda buenísimo: solo hay que tener cuidado de que no se nos tuesten demasiado los floretes, ya que son más delicados que los de la coliflor.

En general, para cocinar el brócoli al horno se tarda unos 15 minutos a 180 ºC y lo puedes poner con otras verduras que se hagan rápido para aprovechar que enciendes el horno.

¿Cómo se cocina el bimi?

El bimi también es un tipo de brócoli, más larguito y con los floretes más pequeños. Es decir, lo que comemos más es el tallo y las hojas que la cabeza floral.

El bimi se puede cocinar exactamente igual que el brócoli pero no hace falta cortarlo: solo lavarlo bien. La mejor forma de hacerlo es a la sartén, salteado, como si fuesen unos espárragos. De esta manera queda delicioso.

Artículo relacionado

brócoli verdura crucífera

Cómo cocinar las verduras crucíferas

2 recetas fáciles con brócoli

Te dejo aquí dos de mis recetas preferidas con brócoli para que lo disfrutes al máximo.

Receta de pasta con brócoli y salsa

Ingredientes:

  • 250 g de tiburones o macarrones
  • 1 brócoli grande
  • ½ cebolla
  • 200 ml de nata de soja para cocinar
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza desamargada
  • ¼ de cucharadita de albahaca
  • ¼ de cucharadita de tomillo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • ¼ de cucharadita de sal
  • Perejil picado al gusto para servir

Preparación:

  1. Pon a hervir la pasta según las instrucciones del paquete.
  2. Mientras, pica la cebolla fina y póchala a fuego medio en una sartén con el aceite de oliva y un poquito de sal.
  3. Lava el brócoli, deshazlo en floretes (si son medianos o grandes córtalos por la mitad) y añádelo a la sartén, junto con la sal y las hierbas. Dóralo todo junto hasta que se haga la pasta.
  4. Añade a la sartén la levadura de cerveza y la nata y mézclalo bien. Retíralo del fuego cuando esté cremoso.
  5. Sirve la pasta con el brócoli y la salsa por encima.

Artículo relacionado

BRUSELAS

7 coles muy saludables

Receta de gratén de brócoli

Ingredientes:

  • 2 brócolis medianos
  • 6 cucharadas de harina de trigo integral
  • 2 tazas de bebida de soja o avena (sin sabores y sin endulzantes)
  • ½ taza de queso vegano rallado (sirve cualquiera que tenga mucho sabor o que funda)
  • ½ taza de pan rallado normal o de maíz
  • 4 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 200 ºC.
  2. Lava los brócolis, quita los tallos, divídelos en floretes y ponlos en una fuente o bandeja grande para horno, espolvoreándolos con sal.
  3. En una cacerola calienta el aceite a fuego medio. Añade la harina poco a poco removiendo hasta formar un roux. Agrega poco a poco la bebida vegetal de elección hasta hacer una bechamel más bien líquida. Salpimenta al gusto.
  4. Vierte la bechamel sobre el brócoli y espolvorea por encima con el queso vegano y el pan rallado.
  5. Hornéalo a 200 ºC hasta que se dore bien la parte superior. Sírvelo caliente.

Cómo conservar el brócoli

Cuando compres brócoli guárdalo inmediatamente en la nevera, preferiblemente dentro de una bolsa o un recipiente medio abierto para que "respire". Así evitamos que le salga moho.

El brócoli es sensible al etileno que producen manzanas, peras, tomates o melocotones al madurar, así que mantenlo lejos de todas estas frutas y verduras si no quieres que te amarillee (y se te amarrone) rápidamente.

Si quieres congelarlo, primero deshazlo en floretes y blanquéalo 2 minutos. Sécalo bien, mételo en recipientes aptos para congelar y guárdalo en tu congelador. Te durará perfectamente 6 meses.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?