6 remedios naturales contra la inflamación

Con algunas plantas medicinales ricas en compuestos antioxidantes antiinflamatorios podemos preparar suaves pero eficaces remedios para reducir la inflamación y calmar el dolor. ¡Descúbrelas!

remedios antiinflamatorios: grosellero negro
istock

La inflamación es una respuesta del organismo ante un desajuste interno o una agresión externa. Es, por tanto, una respuesta natural y deseable, pero en ocasiones conviene reducirla al tiempo que se favorece la solución del desequilibrio.

Ante una lesión o daño, sea un esguince, un golpe, una quemadura, una picadura de insecto o la acción de un microorganismo, el organismo produce unas sustancias similares a las hormonas llamadas prostaglandinas, y como resultado se produce la inflamación. Se genera un aumento del aporte de sangre y de leucocitos a la zona dañada para repararla y eliminar microorganismos.

Los fármacos antiinflamatorios de síntesis disminuyen la producción de prostaglandinas, responsables de la inflamación y del dolor más o menos agudo o persistente que padecemos, al bloquear las dos enzimas fundamentales para su síntesis, las ciclooxigenasas 1 y 2.

No obstante, los antiinflamatorios sintéticos pueden provocar irritación en las mucosas gástricas, sobre todo si se toman de forma prolongada o a dosis elevadas. Por ello, encontrar alternativas más suaves puede ser una buena opción para combatir la inflamación.

Remedios naturales antiinflamatorios

Algunas plantas medicinales actúan también sobre las ciclooxigenasas, por lo que tienen propiedades antiinflamatorias, pero no tienen los mismos efectos secundarios que los fármacos.

Además, reducen la inflamación gracias a su poder antioxidante, o bien gracias a que modulan la respuesta inmunitaria o bloquean las señales inflamatorias y del dolor.

1 /8
Ulmaria para aliviar el dolor reumático

1 / 8

Ulmaria para aliviar el dolor reumático

Uno de los tipos de inflamación más habituales es que se da en procesos reumáticos. La ulmaria (Filipendula ulmaria), una planta que crece en prados húmedos, pastos y pastizales de montaña en Europa, es un remedio de herbolario habitual para el reúma, aunque encontrarás otras en esta selección que también son ideales para el reúma.

Te contamos cómo se utiliza la ulmaria y te damos una infusión en la que se combina contra otras plantas para combatir el dolor y la inflamación por reumatismo:

  • Partes que usamos: Las sumidades floridas. Contiene aceite esencial con salicilaldehído, flavonoides y taninos gálicos.
  • Propiedades de la ulmaria: Se comporta como antiinflamatorio, analgésico, antipirético y diurético.
  • Cuándo se usa la ulmaria: Es un clásico recurso de herbolario para combatir el dolor y la inflamación de las articulaciones en artritis reumatoides, artrosis y gota. Tiene un potente efecto diurético, que favorece la eliminación de toxinas y de ácido úrico con la orina. Alivia las molestias de la gripe.
  • Cómo se toma: En infusión, asociada a otras hierbas, como sauce, cola de caballo y jengibre, dos o tres vasos diarios.

Infusión analgésica para el reúma

Esta tisana combina varias plantas antiinflamatorias y analgésicas que alivian el dolor en las articulaciones: 

  • Plantas que necesitas: Harpagofito, ulmaria, hojas de fresno, uña de gato, cola de caballo, salvia y laurel. 15 g por planta.
  • Cómo se prepara: Separa una cucharada rasa de la mezcla por taza de agua. Hierve 3 minutos y deja que repose otros 10. Puedes endulzar con 1 cucharadita de jarabe de arce.
  • Dosis: Hasta tres vasos al día durante dos semanas.

remedios antiinflamatorios: harpagofito

2 / 8

istock

Harpagofito, la alternativa analgésica

El harpagofito (Harpagophytum procumbens) es originario del desierto de Kalahari, en el sur de África.

  • Partes que se usan: Los tubérculos, que contienen glucósidos amargos como la harpagina y el harpágido.
  • Propiedades: Inhibe la formación de prostaglandinas inflamatorias y posee efecto analgésico, antiespasmódico y diurético.
  • Cuando se usa: Está indicado en la artritis reumatoide, la artrosis, los ataques de gota o la osteoartritis en general. Es una alternativa natural a los antiinflamatorios de síntesis con menos efectos secundarios.
  • Cómo se toma: En forma de cápsulas o comprimidos, aunque también se encuentra la planta seca para decocción. No conviene en caso de gastritis o úlcera.

remedios antiinflamatorios: fresno

3 / 8

Shutterstock

Fresno, descanso para los riñones

El fresno (Fraxinus excelsior) aparece en orlas forestales y prados de montaña en toda Europa.

  • Qué partes usamos: Las hojas y en menor medida las flores y la corteza. Contiene manitol, inositol, cumarinas, taninos, flavonoides, monoterpenos y mucílagos.
  • Propiedades: Es diurético, depurativo, astringente, antibacteriano, antiinflamatorio, analgésico, febrífugo y antirreumático.
  • Cuándo se usa: Se indica para combatir las inflamaciones renales y del tracto urinario, en pielonefritis, cistitis, prostatitis...
  • Cómo se toma: En decocción, asociado a otras hierbas, para ir tomando durante el día. También se encuentra en extracto líquido, tintura o jarabe. La decocción se puede aplicar externamente mediante compresas.

remedios antiinflamatorios: boswellia serrata

4 / 8

istock

Boswelia, para la inflamación digestiva y para la rigidez articular

La boswellia (Boswellia serrata), conocida como árbol de incienso de la India u olíbano, se encuentra también en la península arábiga. Se usa para la rigidez articular, pero también para problemas digestivos. Aquí te contamos cómo utilizarla y te damos una infusión en la que se combina con otras plantas antiinflamatorias que actúan a nivel digestivo.

  • Qué partes usamos: La resina que se obtiene por incisión del tronco y de las ramas maduras. Contiene ácidos triterpénicos, alcoholes, resinas y gomas.
  • Propiedades: Es antiinflamatoria, analgésica, antioxidante, inmunoestimulante, astringente y expectorante.
  • Cuándo se usa: La boswellia es un recurso muy utilizado en la medicina de la India para tratar el dolor y la inflamación en las articulaciones. También combate las inflamaciones digestivas.
  • Cómo se toma: En cápsulas o comprimidos. También se halla formando parte de cremas, pomadas o champús.

Infusión antiinflamatoria digestiva

Esta infusión ayuda a reducir las molestias gástricas e intestinales:

  • Plantas que necesitas: Boswelia en polvo, malva, ulmaria, llantén, menta y milenrama. 10 g por planta.
  • Cómo se prepara: Realiza la infusión de una cucharada de la mezcla con agua recién hervida, durante 10 minutos. Puedes agregar unas gotas de zumo de limón.
  • Dosis: Una taza después de las comidas.

remedios antiinflamatorios: cayena

5 / 8

istock

Cayena, aliada en los masajes contra el dolor

La cayena (Capsicum frutescens) es originaria de México y de América Central. Se cultiva en Europa.

  • Qué partes usamos: Los frutos de esta especie y de otras muy similares. Contienen capsaicina, capsorrubina, flavonoides, carotenoides y minerales.
  • Propiedades: Posee un efecto analgésico, antiinflamatorio, estimulante circulatorio y de la digestión, inmunoestimulante y antioxidante.
  • Cuándo se usa: Por vía interna, combate el dolor digestivo. Por vía externa, inhibe la transmisión nerviosa de la señal del dolor.
  • Cómo se aplica: La oleorresina, en pomadas o cremas, para aplicarla en masajes o friegas sobre la zona inflamada. En alimentación o suplementación, como refuerzo antioxidante.

remedios antiinflamatorios: cúrcuma

6 / 8

istock

La cúrcuma desinflama el hígado

La cúrcuma (Curcuma longa) es originaria del Asia sudoriental, pero se cultiva en la India, China, Vietnam, Indonesia, Brasil o Perú, entre otros países.

  • Qué partes se usan: El rizoma, que contiene el pigmento curcumina, su principio activo característico y más estudiado.
  • Propiedades: Además de antiinflamatoria, es digestiva, reduce el colesterol y, sobre todo, protege el hígado.
  • Cuándo se usa: En inflamaciones y alteraciones digestivas y hepáticas, como hepatitis moderadas, intoxicaciones y alergias alimentarias.
  • Cómo se toma: En uso alimentario, para condimentar guisos, sopas y ensaladas. En infusión de los polvos, extracto líquido, tintura y en cápsulas.

remedios antiinflamatorios: grosellero negro

7 / 8

istock

Grosellero negro para cuidar la piel

El grosellero negro (Ribes nigrum) se encuentra en matorrales, riberas, orlas forestales y prados húmedos de Europa septentrional y norte de Asia.

  • Partes que se usan: Las hojas, brotes y los frutos. Contienen flavonoides, pectinas, aceite esencial con alfa pineno, alfa cariofileno y alfa sabineno.
  • Propiedades: Es antiinflamatorio, diurético, tónico venoso y digestivo.
  • Cuando se usa: Es útil en caso de inflamaciones en la piel, como dermatitis, eccemas e inflamaciones provocadas por picaduras. También en inflamaciones de las vías urinarias.
  • Cómo se toma: Se aplica la decocción sobre la piel afectada. Además, se puede tomar la infusión, el extracto líquido, en cápsulas o el jugo de los frutos.

remedios antiinflamatorios: uña de gato

8 / 8

istock

Uña de gato, un alivio para la artritis

La uña de gato (Uncaria tomentosa) es una vistosa liana que aparece en selvas de América Central y del Sur.

  • Qué partes se usan: La corteza y, en menor medida, las hojas, los zarcillos y la raíz. Contiene alcaloides, polifenoles, fitosteroles, principios amargos, etc.
  • Propiedades: Ejerce un efecto antiinflamatorio, antirreumático, analgésico, antioxidante, inmunoestimulante y antiviral.
  • Cuándo se usa: Las poblaciones nativas de la selva la utilizan para las inflamaciones osteoarticulares, contracturas y otras lesiones. También para combatir las inflamaciones en el tracto digestivo y respiratorio.
  • Cómo se toma: En decocción o maceración de la corteza, tres o más vasitos al día. Se halla también en extractos seco y líquido.

Antiinflamatorios naturales para las molestias reumáticas

Los trastornos inflamatorios más conocidos son los distintos reumatismos. Hasta cinco millones de españoles sufren algún tipo de reuma. En concreto, la artrosis afecta al 30% de la población adulta y la incidencia aumenta progresivamente con la edad.

Algunas plantas medicinales y algunas especias pueden ejercer una acción antiinflamatoria notable, en muchos casos comparable a la de los antiinflamatorios tipo AINE (antiinflamatorios no esteroideos), con la ventaja de que generalmente están libres de efectos secundarios, como la irritación gástrica. No solo eso, las plantas poseen otras propiedades beneficiosas, como efectos antioxidantes, diuréticos o reguladores de la digestión.

Además, los beneficios se multiplican al combinar varias plantas, como en el caso de las tisanas que te hemos ofrecido en este artículo.

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?